3 claves sobre planes migratorios de Trump que generan incertidumbre

El presidente ha modificado los procesos de inmigración a EE.UU.
3 claves sobre planes migratorios de Trump que generan incertidumbre
El presidente Trump ha modificado los procesos migratorios.
Foto: John Moore/Getty Images

La pandemia de coronavirus ha dado una gran oportunidad al presidente Donald Trump para reforzar algunas de sus políticas migratorias, pero eso ha puesto en incertidumbre a miles de inmigrantes, incluso legales.

Por otro lado, tras el fallo de la Corte Suprema sobre la Acción Diferida (DACA), el mandatario prometió una “reforma” migratoria a través de una orden ejecutiva.

“En un futuro no distante, muy pronto, firmaré una nueva acción de inmigración sobre la base de méritos, basada en la decisión sobre DACA”, dijo en una conferenca de prensa.

1. Una “reforma” incierta

El presidente Trump promete que hará una reforma migratoria que incluso beneficiará a los “dreamers” para que logren la ciudadanía, pero al mandatario se le olvida que el Congreso es el único que puede modificar la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) para asegurar la naturalización de extranjeros.

Esta semana sería cuando el republicano presentaría su plan, pero hasta ahora no hay luces al respecto, en medio también de la premura en la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) por la falta de fondos para mantener a más de 13,000 empleados.

2. DACA en vilo

El Gobierno no ha indicado si, como corresponde de acuerdo al fallo judicial, mantendrá la extensión de permisos a los beneficiarios de DACA, y aceptará las solicitudes de otras personas impedidas de hacerlas desde la decisión de rescindir el programa por parte de Trump.

Esto incluye aquellas personas entre unos 650,000 beneficiarios de DACA que han de renovar los permisos, y más de 300,000 nuevos solicitantes entre quienes se cuentan alrededor de 55,000 individuos que en los últimos tres años han cumplido la edad para ampararse en el programa.

El Centro para Progreso Americano calcula que cualquier decisión sobre DACA afecta a más de 1.1 millón de inmigrantes indocumentados si se cuentan a los familiares de los “soñadores” -como a sí mismos se denominan los beneficiarios directos- y decenas de miles de niños y niñas, hijos de los “soñadores”, que han nacido en EE.UU. y son ciudadanos estadounidenses.

Cansado de esta incertidumbre el profesor Armando Vásquez Ramos retomó este miércoles el programa de viajes al exterior para “soñadores” del Centro de Estudios California de la Universidad Estatal de California Long Beach.

“Es arriesgado pero tenemos que hacer esa apuesta. Exigimos que este “advance parole” (permiso de salida y entrada) sea reinstalado”, dijo el catedrático.

Treinta y tres miembros del Senado enviaron una carta al secretario interino de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Chad Wolf, pidiendo que el gobierno cumpla con la decisión del Tribunal Supremo sobre DACA y reanude los trámites de extensión de permisos y acepte nuevas solicitudes.

3. Niños a la espera de la libertad

Otros que se encuentran en incertidumbre son decenas de niños bajo custodia de las autoridades federales. Tres semanas atrás la jueza federal Dolly Gee determinó que la pandemia de coronavirus se propagaba rápidamente en los centros de detención por lo que dio plazo hasta el 17 de julio para que la agencia deje en libertad a los menores de edad.

La semana pasada el Gobierno de Trump dijo a los tribunales que esas familias no deben quedar en libertad y pidió que se rechazara la orden emitida por la jueza Gee. Hasta hoy, el ICE no ha indicado qué hará en relación con las familias detenidas.

Bridget Cambria, abogada de la organización Aldea People’s Justice Center, dijo que el ICE “tiene tres opciones”, y plazo hasta el viernes para aplicar una de ellas.

“Pueden liberar al grupo familiar, o pueden liberar solo a los menores, o pueden retornar a la política de separación de las familias”, agregó. “Esto último, que consiste en mantener detenidos a los padres y a los niños, pero en sitios diferentes, ya ha sido declarado ilegal en 2018”.

Los médicos Scott Allen, Pamela McPherson y Josiah Rich, expertos en salud mental para la oficina de Libertades y Derechos Civiles en el DHS, enviaron una carta al Congreso explicando su oposición a la separación de las familias.

“La separación de las familias exacerbaría el trauma físico y mental de las familias detenidas que saben que no pueden protegerse de la pandemia mortal, que se propaga rápidamente”, señala la carta de los médicos según el sitio de noticias BuzzFeed.

Con información de EFE