“Ella no es capaz de matar ni una araña”, esposo de acusada en asesinato de Vanessa Guillén la defiende

Es la primera vez que Keon Devonte Aguilar se expresa ante los medios de comunicación sobre su relación con Cecily Aguilar; la pareja se encuentra casada legalmente, pero separada desde febrero
“Ella no es capaz de matar ni una araña”, esposo de acusada en asesinato de Vanessa Guillén la defiende
Cecily Aguilar y Aaron Robinson.
Foto: Bell County Sheriffs Oficce / Cortesía

El esposo de Cecily Aguilar, acusada de ayudar a desmembrar el cadáver de la soldado de Fort Hood, Vanessa Guillén, dijo que la joven de la que se encuentra separado, no es capaz de “matar una araña”.

Keon Devonte Aguilar acudió este martes a la audiencia en una corte de Waco, Texas, en la que la acusada de 22 años se declaró no culpable de los tres cargos federales de manipulación de evidencia que fueron presentados en su contra en relación con el asesinato y disposición del cuerpo de Guillén.

“Ella no es capaz de matar ni una araña”, dijo Devonte Aguilar, exsoldado también destacado en Fort Hood, como parte de la defensa a su aún esposa.

Aunque Devonte Aguilar se casó con la mujer en mayo del 2018, vivían separados desde febrero de este año.

Las razones de la separación se desconocen.

En el intercambio con los medios esta semana- el primero del que se tiene conocimiento público, el también originario de Michigan, se definió como un hombre profundamente religioso. Dijo que, incluso, pensaba comenzar con su esposa un camino como misioneros.

Aunque reconoció no haber leído la denuncia oficial donde se le acusa del crimen, insistió en que no cree capaz a Cecily de haber cometido tal atrocidad.

Macabros detalles en denuncia criminal

La denuncia se refiere a la presunta colaboración de Aguilar a su novio, el soldado Aaron David Robinson, originario de Illinois, para disponer del cadáver de Vanessa al que supuestamente ayudó a desmembrar y a distribuir los restos en al menos tres fosas cerca del río León.

A medida que avanza el documento, se indica que Aguilar, en principio alegó, que el día de la desaparición de Vanessa, Robinson estuvo con ella en su residencia toda la noche. Luego se retractó y admitió que mintió en la primera entrevista; y, que esa noche, se había ido a un largo viaje con su novio a un parque en Belton a ver las estrellas y que luego regresaron a la casa.

Posteriormente, Aguilar le dijo a las autoridades que Robinson le confesó que había golpeado a Guillén en la cabeza varias veces con un martillo en la armería de la base militar y que la joven no salió viva de allí.

De acuerdo con el documento judicial, “para disponer más fácilmente del cadáver y ocultar el cuerpo de la mujer muerta, Robinson y Aguilar procedieron a desmembrar el cadáver de la joven. Ellos usaron un hacha o un hacha pequeña (hatchet or ax) y un cuchillo tipo machete. Ellos removieron las extremidades y la cabeza del cuerpo. SPC Robinson y Aguilar intentaron quemar el cuerpo; sin embargo, el cuerpo no se quemaba”.

El mismo documento indica que Aguilar ayudó a las autoridades de ley a localizar a Robinson mientras se encontraba caminando por Killeen, Texas. Cuando el Especialista del Ejército fue abordado, este 30 de junio, por un agente, sacó un arma y se disparó en la cabeza, precisa el texto.

Aunque la querella no da detalles sobre las razones que pudieron desencadenar el altercado entre los militares, las autoridades manejan la versión de que Vanessa le reclamó al soldado sobre la relación prohibida que mantenía con Aguilar en vista de que ésta estaba casada legalmente con Devonte Aguilar.

Este martes, el aludido dijo que Cecily le contó sobre su relación con Robinson y que lo conocía.

Sospechosas cuentas en redes sociales

En la audiencia de esta semana, el fiscal federal Mark Frazier argumentó que Aguilar borró cuentas de Google que pertenecían tanto a ella como a Robinson.

Frazier detalló que, estando en prisión, Aguilar borró sus cuentas en un intento por no incriminarse. Adicional, la acusada habría contactado a alguien por teléfono desde la cárcel para que borrara su cuenta de Facebook.

La alegada movida de la imputada no debe sorprender en vista de todos los detalles íntimos que deja expuestos en sus perfiles.

Algunas notas sobre el uso de redes sociales por parte de Aguilar:

Posteriormente, de acuerdo con el fiscal, mediante otra llamada, la joven presuntamente le dijo a alguien que quería huir del país haciendo uso de una tarjeta de crédito de $5,000 dólares.