Llamada al 911 aumenta misterio en caso de soldado hispano desmembrado en North Carolina como Vanessa Guillén

Otros militares que acompañaban a Enrique Román-Martínez en la isla de South Core Banks no reportaron su desaparición hasta casi un día después
Llamada al 911 aumenta misterio en caso de soldado hispano desmembrado en North Carolina como Vanessa Guillén
El soldado Enrique Román-Martínez desapareció el pasado 22 de mayo cuando acampaba con otros soldados en South Core Banks.
Foto: Ejército de EEUU / Cortesía

Una llamada al sistema de emergencia 911 en lugar de despejar dudas en el caso por el asesinato del soldado hispano Enrique Román-Martínez en North Carolina, complica el panorama.

El Especialista del Ejército, destacado en Fort Bragg, desapareció el pasado 22 de mayo cuando acampaba con otros soldados en South Core Banks, una isla en la costa del referido estado como parte del fin de semana de Memorial Day.

Esta semana, KABC reseñó el contenido de una llamada al sistema a eso de las 7 p.m. del sábado, 23 de mayo.

En la comunicación, una persona indica que están preocupados porque no pueden localizar a Roman-Martínez.

Uno de los que se encontraba con el joven de 21 años antes de que desapareciera indica que vio al soldado irse caminando solo vestido con sus pantalones cortos a eso de la medianoche, aproximadamente, 19 horas antes de que hicieran la llamada.

“Cuando nosotros nos despertamos, él no estaba aquí y hemos estado buscándolo todo el día”, indicó la persona al despachador.

A medida que avanza la conversación, la persona que llama indica que temen que Román-Martínez se haya suicidado.”Nosotros tenemos miedo que él se haya hecho daño pero realmente no estamos seguros”, indica la persona.

“El no estaba diagnosticado, pero tenía tendencias suicidas”, agrega el miembro del grupo en el que se encontraba el soldado.

Nate Toering, un vigilante del parque, confirmó a la cadena que dos guardabosques uniformados y con vehículos oficiales contactaron a los soldados entre la 1 p.m. y 2 p.m. del sábado para requerirles que movieran algunos de sus autos que estacionaron ilegalmente en un espacio.

“En ningún punto de la interacción ninguno del grupo mencionó a una persona desaparecida”, planteó Toering.

No es fácil perderse

El parque nacional en el que desapareció y fue hallado muerto el militar estuvo muy concurrido ese fin de semana festivo.

Sin embargo, de acuerdo con el entrevistado, no es fácil perderse en la isla de unas 26 millas de longitud.

El experto agregó que la geografía de la zona hace difícil perderse por largos periodos de tiempo a menos que se experimentando algún otro problema.

“Es seguro asumir que habían cientos de vehículos y miles de visitantes en la isla durante el curso de ese fin de semana”, declaró el guardabosques.

Su hermana

Hace un año, el soldado empezó a manifestarle a su hermana Griselda Martínez que se estaba cansando de sus labores militares y que quería regresar a la casa.

“El empezó a manifestar que no quería estar allí y que solo quería regresar a la casa”, dijo la hermana mayor al mismo medio.

A la pariente le llamó la atención que su fraterno hiciera esas expresiones a menos de un año de cumplir el término de sus servicios en las Fuerzas Armadas.

“El quería vivir. Nosotros teníamos todos estos planes. El iba a comprar su primer carro aquí. El se iba a mudar conmigo. El quería regresar a estudiar. Ibamos a hacer un viaje a Japón”, enumeró Griselda.

El 29 de mayo, el Ejército de Estados Unidos encontró algunos restos del joven en la orilla de Shackleford Banks cerca del lugar donde acampaba. Su muerte fue clasificada como homicidio.

Las autoridades militares ofrecen una recompensa de $25,000 por pistas que ayuden a esclarecer el caso y a detener a los sospechosos.

La información puede ser suministrada a los agentes especiales del CID por medio del número: (910) 396-8777; a la Policía Militar al: (910) 396-1179 o mediante internet en la página: https://www.p3tips.com/.