Karla Martínez: “Me levantaba y le decía al COVID, ‘tú no puedes conmigo y no te lo voy a permitir’”

La presentadora de 'Despierta América' en exclusiva nos cuenta cómo la fe, el optimismo, una vida sana y las ganas de ayudar al prójimo la salvó del coronavirus
Karla Martínez: “Me levantaba y le decía al COVID, ‘tú no puedes conmigo y no te lo voy a permitir’”
Karla Martínez.
Foto: Karla Martínez / Cortesía

A dos semanas de haber comenzado a sentir los síntomas que luego confirmarían que era COVID-19, y ya de salida de la enfermedad, Karla Martínez nos dio una entrevista en exclusiva, la primera durante todo este proceso, para contarnos cómo la fe, el optimismo, llevar una vida sana y su deseo de ayudar al prójimo donando plasma, la salvaron.

“Estoy seguro de que tienes coronavirus”, fueron las palabras contundentes que la presentadora de ‘Despierta América’, recibió de parte de su compañero, el doctor Juan Rivera, y aunque ese día recién se había hecho el test, Karla se preparó para darle batalla al virus, al que hasta le hablaba para decirle que no iba a poder con ella.

¿Qué siguió a esas palabras? Tomar medidas, aislarse dentro de su casa, hablar con sus hijas Michaella y Antonella, y con su esposo, Émerson, planear cómo serían las futuras semanas. Con los resultados negativos del resto de la familia en sus test, la nueva aventura comenzaba.

-¿Cómo te diste cuenta que estabas contagiada con coronavirus?
Karla Martínez: El lunes 13 y el martes 14 julio fui a trabajar… El martes en la noche, no me sentí mal, pero sí tuve una noche muy mala, no dormí, entonces me desperté y me sentía rara, me tomé la temperatura y la traía muy alta. Le hablé a mi jefa, Luzma (Doria), y le dije. Me quedé el miércoles en la casa a descasar, me sentía muy raro, muy débil, llamé a doctor Juan, vino una persona hacerme en examen. Pero el doctor me dijo: “Estoy seguro que tienes coronavirus”… Cada día que pasaba me sentía peor, más síntomas, perdí el olfato, perdí el sentido del gusto, me dolía horrible el cuerpo, un agotamiento extraño que no es común en mí, yo siempre soy súper energética, no tenía energía ni para ir al baño, ni para pararme de la cama, no tenía apetito, y aparte nada te sabe… Duré con fiebre como 7 días, y más que nada fueron como 10 días en cama muy pero muy débil… El lunes fue que me llegó el resultado y la verdad ya ni me sorprendí.

-¿Cómo fue el momento en el que el doctor Juan, con el que además has trabajado súper de cerca sobre este tema, te dijo: ‘Tienes coronavirus’?
K.M: No me asusté… He escuchado muchos testimonios de gente que se asusta y que lo primero que se le viene a la cabeza es, “me voy a morir”… Yo siempre he sido una persona que tengo mucha fe en que las cosas pasan por algo y jamás, de verdad, te lo digo de todo corazón me dije: “Me voy a morir” o jamás pensé, “¡Ay esto es algo horrible! ¿por qué me tocó esto?”… Nunca lo vi como algo malo.

-¿Cómo lo viste?
K.M.: Me dije: “Ya ni modo, pues a recuperarme”… Lo único que pensé fue a recuperarme, no me eche a llorar, ni tuve miedo, ni me cruzaron pensamientos fatalistas. Soy una más de la estadística, lamentablemente, y me tengo que enfocar en recuperarme, para eso tengo que ser positiva.

-Si bien tus hijas ya no son niñitas, son jovencitas, ¿cómo manejaste el tema en tu casa?
K.M.: Eso es lo más difícil de todo, a parte yo soy una mamá muy cariñosa, el no poder abrazarlas y estar como muérgano, como decimos los mexicanos, yo me acuesto con ellas y las abrazo y les doy besos, y todavía no lo estoy haciendo… Se los expliqué tal cual, muy tranquilas, yo no quería ni asustarlas: “Oigan amores, qué creen mami tiene Covid, pero voy a estar bien, me siento bien dentro de todo, hay gente que está peor que yo, no se preocupen voy a estar con mascara, me voy a encerrar en mi cuarto, voy a alejarme de ustedes un ratito, pero esto va a pasar. Si tienen alguna duda o alguna pregunta”… Lo único que me preguntaron es si iba a estar bien. Igual mi esposo ha manejado las cosas de una manera muy madura y gracias a Dios todos estamos bien.

Karla Martínez con sus hijas Michaella y Antonella cuando eran más pequeñas
Karla Martínez con sus hijas Michaella y Antonella cuando eran más pequeñas. Foto: Mezcalent

-Cuentas no tuviste miedo, ni pensaste en muerte, pero sí pensaste en el prójimo y en recuperarte no solo para estar bien, sino para donar tu plasma.
K.M: En el momento que me sentía muy débil pensaba en toda la gente que estaba pasándola peor que yo, porque yo tengo una casa y me puedo esconder en una habitación, hay gente que no puede hacer eso porque tiene compartir su cuarto con familia, o que no tiene trabajo, que no tienen ni alimento, y yo me sentí tan bendecida dentro de mi enfermedad. Creo que me ha tocado vivir esto, como figura pública, quizás para darle la esperanza a la gente de que se pueden recuperar del COVID, que no todo es muerte alrededor, porque creo que todo el mundo escuchamos la palabra, y pensamos en algo negativo, y la mayoría se recupera, no se nos puede olvidar eso. Quizás me tocó que la gente me viera enferma.

Y la oportunidad de hablarles acerca de la importancia de donar sangre y plasma, que los que ya lo tuvieron, pueden ahora ayudar a otras personas a no pasar por lo mismo, que quizás ellos pasaron o quizás ellos tuvieron la dicha de ser bendecidos y ni sentir nada, entonces qué manera de agradecer a la vida, que pasaste por estos procesos quizás siendo más fuerte, que ayudando a los demás… Yo de verdad lo único que estoy esperando es poder ayudar a alguien porque no me quiero ni imaginar la incertidumbre y el dolor de la gente que está en un hospital.

-Todo este tiempo habrán pasado muchas cosas por tu cabeza, habrás tenido tiempo de pensar, ¿en qué te modificó el COVID-19?
K.M: Soy amante de la vida, con sus cosas buenas y las no tan buenas ,y este momento difícil me volvió a reafirmar que soy tan bendecida. La cantidad de gente que me escribió, que me acompañó de Univisión, de gente que ni me conoces y me mandaba una oración… Esto vino a reafirmarme la cantidad de gente con la que yo puedo contar. Dicen que en la cama y en la cárcel se conocen a los amigos (risas), y la verdad es que me di cuenta que tengo muchos que piensa en mí, que me quiere y de alguna manera me volví a sentir comprometida a no perder mi energía positiva, son como pruebas. Lo hablaba con mi marido, es como un juego mental, es como ver quién aguanta más.

-¿Alguna vez sentiste que no podías?
K.M.: Yo me levantaba a veces y le decía al COVID: “tú no puedes conmigo, no puedes y no te lo voy a permitir”… Es ese mi compromiso de vida, es decir que las cosas malas que se me pueden acercar no pueden conmigo, mi compromiso con Dios y la energía positiva es más fuerte, entonces eso es lo que me reafirmó esta situación que ser positiva sí ayuda.

-¿Hubo algo que te sorprendió en este periodo, algo que ni te imaginabas?
K.M: Me sorprendió mi capacidad de recuperarme… Un día le preguntó al doctor: “¿Doctor Juan, solo quiero que me digas que ya voy de salida, esto no va a empeorar, verdad?”… Y entonces me dijo que los días más difíciles son entre en 7 y el 10 porque es cuando se define si mejoras o empeoras, y en esos días yo decía, no ahora más que nunca hay que echarle toda la energía positiva a mi cuerpo, yo solita me visualizaba en luz, puras cosas bonitas, me sorprendió mi capacidad de recuperación.

-El 3 de abril en ‘Despierta América’ dijiste una frase que quizás la hayas sentido en carne propia en este momento: “Es triste que un virus haya hecho que nos hincáramos ante Dios”…
K.M: Hay tantas razones para hincarnos ante Dios todos los días para darle gracias, y me da mucha tristeza que solo cuando nos vemos en momentos muy duros o adversidad nos hincamos para pedir… ¿por qué ahora si estamos todos sentados ante Dios pidiendo? Cuando todos los días podemos hincarnos y agradecer.

Karla Martínez. Foto: Karla Martínez

-Además de lo espiritual y del positivismo, que es fundamental, el estar físicamente activa, sana y cuidarte ayudó a tu recuperación, ¿qué consejos le das a la gente? ¿Cómo prepararse para la posibilidad del coronavirus?
K.M: Hasta el mismo Doctor Juan me decía: “Tú eres una mujer fuerte, sana, no tienes problemas”, y eso es tan importante. Yo, por ejemplo, hago ejercicios todos los días, me cuido mi alimentación, trato de ser lo más sana posible dentro de lo que cabe, y creo que todo esto me ayudó a poderme recuperar, y si es importante enviar el mensaje correcto: La gente tiene que cuidarse por salud, ya ni siquiera hacer el sacrificio por verte bien, es comer sano por salud, es no fumar… Todas estas cosas que nos dicen todos los días claro que interfieren a que tu enfermedad sea o grave o que sea, bendito Dios, que la libras.

-¿Pudiste identificar dónde o cómo te contagiaste?
K.M: Esa es la pregunta del millón, y al que le preguntes, te dice todo el tiempo lo mismo… Usaba mascarilla todo el tiempo, yo llegaba a Univision con mascarilla, y lo primero que hacía era lavarme las manos. El único momento cuando me la quitaba, era cuando iba al aire. Trato de repasar todo lo que hice, iba solo hasta el súper con máscara, a la farmacia llegué a ir con máscara, no tocaba nada, me lavaba las manos, me desinfectaba, en mi carro traigo antibacterial, en la casa en la entrada tengo antibacterial. Llegaba de la calle y me bañaba completica. Por más que me pregunto, no sé de dónde. No iba a fiestas, no estuve en reuniones. No estuve con gente que no fuera mi esposo y mis hijas. El único momento cuando me quito la máscara es cuando estoy al aire, y qué casualidad que se enfermaron varios al mismo tiempo, creo que fue ahí.

Karla Martínez. Foto: Karla Martínez

-¿Cómo te imaginas el momento en el que veas la palabra “negativo” en tu test?
K.M: ¡Que emoción!, me voy a sentir completamente liberada, porque ahorita me siento ya que estoy de salida, pero creo que hasta que vea en el papel la palabra ‘negativo’, diré, ¡ya lo vencí! Y le diré: “te gané, todos los días te lo digo, pero te lo voy a reafirma, ¿viste? ¡te dije que no podías conmigo!”.

-¿Qué mensaje le das a tú público de lo que es y cómo enfrentar al coronavirus ahora que lo vives en carne propia?
K.M: Esto le puede pasar a cualquiera, independientemente de que te cuides o no, tengas dinero o no, vivas en donde vivas, todos somos vulnerables ante una situación como esta, y lo que sí me gustaría es que no tengan miedo, que si te llega a pasar, tienes muchas probabilidades de sobrellevar el coronavirus, de recuperarte bien…. Yo lo que más quiero es que la gente no tengan miedo, que se concentren en su recuperación, y que cuando se recuperen, lo primero que hagan es donar su plasma para ayudar a la gente que está en las mismas condiciones. Si nos tocó vivirlo es quizás para ayudar a alguien que está peor que nosotros. En un momento me sentí muy débil, pero siempre pensaba que había alguien peor. Nunca quise que el público me viera mal, preocupar a nadie, a mi no me gusta hacerme la víctima de nada. Por eso me desconecté de mis redes, yo prefiero que la gente me vea bien y mandar el mensaje correcto, de energía, de fortaleza, de fe, que no tengan miedo, se pueden recuperar.

ASÍ REGRESÓ A ‘DESPIERTA AMÉRICA’: