Quiénes recibirán primero la vacuna contra coronavirus en Estados Unidos

Los CDC divide por grupos la inmunización contra COVID-19
Quiénes recibirán primero la vacuna contra coronavirus en Estados Unidos
El personal de salud estaría en el primer grupo en recibir la vacuna.
Foto: Octavio Jones / Getty Images

El Gobierno federal trabaja en una guía sobre quiénes serían los primeros en recibir la vacuna contra el coronavirus.

Los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que serían los 12 millones de los trabajadores de salud, seguridad nacional y otros trabajadores esenciales los primeros en recibir la protección inmunológica.

Otros 110 millones de personas estaría formado por mayores de 65 años que viven en casas de retiro y personas con enfermedades crónicas, así como aquellos que sean considerados trabajadores esenciales, como empleados en suministro de alimentos.

El resto de la población, más de 200 millones, deberá esperar a las indicaciones de autoridades una vez que comience la aplicación de las vacunas.

“No a todos les va a gustar la respuesta”, dijo recientemente el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud cuando se cuestionó sobre el tema. “Habrá muchas personas que sientan que deberían haber estado al inicio de la lista”.

Collins consideró que en la lista inicial también se considerarán la geografía y dónde esté el brote de la pandemia más fuerte, que actualmente suma más de 4.8 millones de contagios en Estados Unidos.

Actualmente California es considerado el epicentro con 515,686 casos; seguido por Florida con 454,346 casos y Texas con 545,364. Nueva York se coloca en quinta posición con 445,619, pero su tasa de contagios se estacionó por arriba de los 600 diarios, mientras los muertos no rebasan los 10 diarios, a diferencia de las otras entidades mencionadas.

Moderna Inc. y Pfizer Inc. comenzaron hacer pruebas la semana pasada con 30,000 voluntarios cada una, pero en los próximos meses habrá otras farmacéuticas, como AstraZeneca, Johnson & Johnson y Novavax que convocarán a más personas.

El Dr. Anthony Fauci ha indicado que EE.UU. contará con dosis suficientes de vacunas hasta principios de 2021, dependiendo de los resultados de las actuales pruebas en grupos amplios.

Un reporte del Centro para el Progreso Americano (CAP), realizado por Topher Spiro, vicepresidente de Política de Salud, destacó que los dos retos del Gobierno federal son encontrar la vacuna y garantizar su distribución en masa.

“La rápida fabricación y distribución de una vacuna contra el COVID-19 se ubicará como una de las iniciativas gubernamentales más desafiantes jamás emprendidas”, indican las conclusiones, donde se destaca que las vidas de los estadounidenses dependerán de una planificación, gestión y financiación agresivas de la Administración federal.

La división por grupos

El reporte “Un plan integral de vacuna COVID-19” sugiere grupos similares como los detacados por CDC y Collins.

En el Nivel Uno se integraría por trabajadores de atención médica de primera respuesta; personal de hospitales y de las áreas de emergencias del Gobierno; hogares para ancianos y trabajadores de salud en el hogar; también funcionarios federales, estatales y locales de salud; los administradores de la inmunización, así como las productores de las vacunas.

La estrategia sugiere que en el Nivel Dos se integre a trabajadores esenciales y otro personal de salud (administrativos), así como profesores y personal escolar y de guarderías; trabajadores de procesamiento de alimentos, supermercados, de servicios postales y navieras, del transporte público, policías y bomberos.

En el Nivel Tres se sumaría a embarazadas y a niños de alto riesgo, así como adultos de alto riesgo (con enfermedades crónicas) y mayores de 65 años. El Nivel Cuatro sería para la población en general.

“El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC, que siempre ha evaluado los beneficios de las vacunas para varias poblaciones, debe emitir directrices para los estados”, recomendó el reporte de Spiro.

Destaca una campaña masiva de conscientización sobre la vacuna, considerando que hay comunidades, como la afroamericana y la hispana, que han sido las más afectadas por la pandemia, pero también están escépticas a la inmunización.

“Se necesita una campaña masiva para educar al público sobre los beneficios de la vacuna COVID-19”, advierte Spiro. “Según una encuesta reciente, solo alrededor de la mitad de los estadounidenses dicen que recibirían una vacuna COVID-19, aunque aproximadamente un tercio no están seguros”.

Advierte que solamente el 25 por ciento de los afroamericanos y el 37 por ciento de los hispanos dicen que aceptarían vacunarse, a pesar de ser de las comunidades más afectadas.