¿Qué implica para los trabajadores el recorte de impuesto a la nómina firmado por Trump mediante orden ejecutiva?

El plan del presidente parece tener más desventajas que beneficios

El presidente de EEUU, Donald Trump.
El presidente de EEUU, Donald Trump.
Foto: EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no cede en su propuesta de reducir el impuesto a la nómina como medida económica para enfrentar la crisis por el coronavirus.

A esos fines firmó una orden ejecutiva el sábado pasado para darle paso a su plan y diferir los impuestos sobre la nómina de algunos estadounidenses.

Trump dijo que la reducción del impuesto se aplicaría a quienes ganan menos de $100,000 dólares al año.

Agregó que, de ser reelegido en noviembre, consideraría la posibilidad de hacer permanente el recorte sobre la nómina.

Sin embargo, el mandatario no ha especificado cómo funcionaría el aplazamiento del pago de estos “taxes”. Tampoco ha sido claro sobre si tiene o no la autoridad para tomar tal acción sin la aprobación del Congreso.

Sin embargo, desde antes que el plan tomara forma ya expertos habían alertado de las deficiencias en la iniciativa, entre otras cosas porque impacta directamente los ingresos del Seguro Social y del Medicare; y no considera a los millones de desempleados que no están en nómina y que son los que más están sufriendo la crisis económica.

A continuación algunos puntos para entender la propuesta de Trump recogidos por Market Watch:

  1. El impuesto a la nómica consiste en los pagos al programa del Seguro Social y Medicare. Cada periodo de pago, el empleado suministra 6.2 % de sus ingresos al Seguro Social y un 1.45 % al Medicare.
  2. Por su parte, el empleador paga la misma tasa por cheque añadiendo 12.4 % por Seguro Social y 2.9% de impuestos por Medicare.
  3. Bajo la medida que impulsa el presidente, se suspendería la obligación de pago de los trabajadores del 6.2% al Seguro Social desde el 1 de septiembre hasta finales de año.
  4. El impuesto del 6.2% que se saca de cada sueldo, sería equivalente a $152 dólares. Con dos pagos cada mes desde septiembre hasta finales de año, la cantidad diferida sería de $1,220, cifra que se acerca a la propuesta del segundo cheque de estímulo ($1,200 mínimos) que se encuentra paralizada en el Congreso en estos momentos.
  5. Por ser fondos diferidos, en tres meses los beneficiarios deberán pagar de vuelta la exención.
  6. El expresidente Barack Obama tomó medidas de este tipo para recortar el impuesto al 4.2% en 2011 y 2012.
  7. Estos impuestos proveyeron con $914 mil millones de dólares al Seguro Social durante el año fiscal 2019, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso.
  8. El economista en jefe de Amherst Pierpont Stephen Stanley anticipó que muchos empleadores estarían reacios a seguir los procedimientos que requiere el plan de Trump. “Es altamente cuestionable si las firmas realmente le pasarán el dinero a los trabajadores porque es el negocio el que está en el gancho por los impuestos”, planteó.