Segundo cheque de estímulo en el limbo, mientras congresistas solo se reparten culpas y compiten por protagonismo

Las posibilidades de que nuevos pagos lleguen a los estadounidenses antes de septiembre son prácticamente nulas
Segundo cheque de estímulo en el limbo, mientras congresistas solo se reparten culpas y compiten por protagonismo
El presidente Donald Trump junto al portavoz de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.
Foto: KEVIN DIETSCH / POOL / EFE

Lo único que parece estar seguro en la discusión de un nuevo paquete de estímulo económico en el Congreso federal es que las partes no llegarán a feliz término en un futuro cercano.

A juzgar por las declaraciones de los principales líderes demócratas y republicanos, los legisladores han dedicado la mayor parte de sus energías a culparse unos a otros del fallido proceso de negociación.

El hecho es que los congresistas permanecen en receso, y, según las declaraciones del portavoz de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, los legisladores no regresarán a sus labores hasta que se llegue a un acuerdo para llevarlo a votación.

En vista de lo anterior, las posibilidades de que un nuevo cheque de estímulo llegue a los estadounidenses antes de septiembre es prácticamente nulo.

El secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, le habría indicado a la portavoz de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que estaba dispuesto a adelantar parte de las propuestas sobre ayuda, pero que no cedería en los fondos para las elecciones.

Kayleigh McEnany, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, tildó de “partidismo flagrante” el pedido de Pelosi.

“La portavoz Pelosi no ha sido seria en estas negociaciones al envolverse en el partidismo flagrante”, dijo McEnany a reporteros.

Según la vocero de la administración Trump, Pelosi pidió $3.5 mil millones de dólares en fondos para los comicios.

“Esto no es fundamentalmente serio…Yo hablé con la Oficina de Administración y Presupuesto. Ellos dijeron que a los estados se les había dado más de $1.2 mil millones de dólares en fondos para asistencia en las elecciones desde el año fiscal 2018”, sostuvo según citada por Reuters.

Sin embargo, Pelosi plantea otra cosa.

“No es de extrañar que tenemos amplias diferencias con esta administración, otros republicanos en el Congreso nunca han entendido la gravedad de esta situación”, manifestó Pelosi ayer en una conferencia de prensa.

Estadounidenses siguen víctimas de la crisis

Mientras los políticos siguen repartiéndose culpas mutuamente, millones de estadounidenses no ven el día en que recibirán nuevos fondos de seguro por desempleo. La ayuda adicional semanal de $600 expiró a finales de julio sin garantías de que se concrete una segunda ampliación.

El fin de semana pasado también expiró el programa de préstamos para negocios (Programa de Protección de Cheques de Pago o PPP) que ha permitido mantener a flote unos 5 millones de negocios en EEUU.

Tampoco está claro que pasará con los millones de inquilinos que no han podido pagar la totalidad de la renta durante los pasados meses ante el fin de la moratoria de desalojos.

Sobre el alcance de las órdenes ejecutivas firmadas por el presidente la semana pasada para tratar los dos temas anteriores y otros, no se tiene información precisa.