Dos semanas después de asesinato en México, familia reclama envíen cuerpo de Lizbeth Flores a Texas

A Lizbeth Flores, de 23 años, la torturaron, le arrancaron parte del cuero cabelludo y la dentadura, en la ciudad fronteriza de Matamoros

Flores murió a consecuencia de las heridas en la cabeza.
Flores murió a consecuencia de las heridas en la cabeza.
Foto: Telemundo / Cortesía

María Rubio pidió una vez más ayuda para que se agilice el traslado del cuerpo de su hija Lizbeth Flores, que fue asesinada en la ciudad de Matamoros, México, en medio de un alegado robo.

Aunque el Consulado de México en Brownsville, Texas, indicó que ayudaría en el proceso de repatriación, aún el traslado no se ha realizado.

“Le estamos pidiendo a la comunidad que si nos pueden ayudar un poco para los gastos del funeral”, manifestó María Rubio quien no ve la hora en que transporten el cadáver de su hija para despedirla oficialmente.

La madre, quien se está haciendo cargo de los hijos que dejó Flores de 4 años y 8 meses, respectivamente, agregó que la mayor es la que sufre la ausencia de su progenitora.

“La niña es la que está un poco mal porque ella ya está grande, tiene cuatro años, y ella mira que su mamá no llega”, relató la mexicana en entrevista con Telemundo 40.

La mujer agregó que “pedimos justicia, por todas las personas que tuvieron que ver con eso”.

Más allá de que se trató de un robo, las autoridades no han dado mayores detalles sobre las circunstancias que llevaron al crimen.

Lo que ha trascendido públicamente es que Flores cruzó la frontera desde Brownsville a Tamaulipas el 9 de agosto porque el acusado en el caso, Braulio Treviño Martínez, de 39 años, llamó a la víctima antes para decirle que su pareja había sido secuestrada y que pedían una recompensa.

Sin embargo, a esta fecha, ni siquiera se tienen detalles de la identidad de la pareja de Flores ni el tipo de relación que llevaban.

Una fuente oficial dijo al Daily Mail que Flores y su familia conocían el presunto asesino.

La hermana de la víctima, Carmen, manifestó por Facebook que Martínez le envío un mensaje para indicar que no sabía dónde estaba Lizbeth.

“Tengo un poco más de paz al saber que lo agarraron . El tiene que pagar por lo que hizo y ni así va hacer suficiente por lo que le hizo a mi hermana. Pero es mejor que esté encerrado que a que le pase algo a alguien más. El es un sinvergüenza, mentiroso que hasta me mando un mensaje diciendo me que no podía encontrar a Lizbeth en ningún lugar en Matamoros. Pero dejo bastante evidencia. Este hombre es el culpable y la gente debe de aceptarlo y dejar el chisme. Hay un Dios muy grande y todo se paga en este mundo”, compartió la pariente por Facebook.

El cuerpo de la joven de 23 años fue hallado con un golpe en la cabeza, sin parte del cuero cabelludo y le habían arrancado la dentadura.