Cómo un fuerte “olor a pescado” vaginal puede relacionarse con el sexo oral

Porque no todo es el placer...

Cómo un fuerte “olor a pescado” vaginal puede relacionarse con el sexo oral
Las bacterias de la boca pueden pasar a la vagina durante el sexo oral.
Foto: Shutterstock

El momento en que una mujer recibe sexo oral puede relacionarse con una afección que provoca un fuerte “olor a pescado” vaginal y un flujo inusual. ¿Cómo? Mediante las bacterias que pasan de la boca a los genitales durante esta práctica.

Investigadores de la Universidad de California en San Diego encontraron que las bacterias presentes en la cavidad oral, y transmitidas a la vagina a través del sexo oral, pueden aumentar el riesgo de desarrollar vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana (VB) es una inflamación vaginal provocada por un crecimiento excesivo de las bacterias que naturalmente se encuentran en la vagina. Algunas mujeres pueden no presentar síntomas, mientras otras desarrollan un olor vaginal fétido, como “a pescado”; secreciones vaginales grises, blancas o verdes; comezón y ardor al orinar.

Las mujeres que sufren vaginosis bacteriana pueden ser más susceptibles a contraer enfermedades de transmisión sexual como clamidia, gonorrea, VIH o herpes, así como infecciones en el útero y partos prematuros. Se calcula que un 29 por ciento de mujeres en Estados Unidos la padecen.

Para  comprobar la relación entre el sexo oral y la VB, los investigadores realizaron experimentos en ratones a quienes infectaron con la bacteria Fusobacterium nuleatum, que se encuentra en la boca y provoca enfermedad de las encías. Observaron que esta bacteria aumentó las actividades bioquímicas de la VB en muestras vaginales de 21 mujeres.

La Fusobacterium está muy extendida en la boca humana y crece demasiado en la placa dental; los autores especulan que puede introducirse durante el sexo oral, lo que ha sido identificado en algunos estudios clínicos como un factor de riesgo para la VB”, señala la investigación publicada en PLOS Biology.

Otra investigación reciente advirtió también sobre el riesgo que las bacterias presentes en el pene puede representar en el desarrollo de la misma afección.