Lactancia en tiempos de coronavirus

Consejera de WIC comparte la historia de una madre con COVID-19 que pudo amamantar a su bebé

Lactancia en tiempos de coronavirus
La leche de madre contiene anticuerpos que ayudan al bebé.
Foto: search.creativecommons

Todos y cada uno de los aspectos de nuestras vidas se han modificado desde el comienzo de la pandemia. Desde las clases de los niños, pasando por la nueva modalidad de trabajar de manera remota hasta los servicios y programas para la comunidad.

La agencia WIC no es una excepción. Y si bien sus puertas ahora están abiertas de manera virtual y la mayoría de los servicios se realizan por teléfono o de manera electrónica, la agencia ha logrado continuar ofreciendo ayuda a miles de madres y sus bebés.

El programa WIC (Women- Infant- Children) busca que las mujeres embarazadas, las madres, sus hijos y sus familias tengan una nutrición sana y para ello ofrece cupones para obtener alimentos sanos, educación sobre nutrición y otros recursos. El programa incluye a mujeres embarazadas, madres, padres, abuelos, bebés, niños de hasta cinco años de edad y niños de crianza (Foster Care). En California, el programa está administrado por el Departamento de Salud Pública.

“Nosotros estamos abiertos, pero no estamos abiertos para el público. Hacemos gran parte del trabajo por teléfono”, explicó Nelly Rivera, consejera del programa de Apoyo Amoroso (Loving Support) de WIC. “Ya en diciembre,  WIC habia iniciado una reforma ‘paperless’, hacemos casi todo de manera electrónica. Las personas reciben una tarjeta o ‘e-card’ y pueden registrar sus beneficios de esta manera”, agregó en entrevista con La Opinión.

Rivera y otras consejeras del programa Apoyo Amoroso guían, educan y ayudan a las mamás en el proceso de lactancia. Su labor comienza desde antes de que el bebé llegue el mundo, aconsejando a las madres sobre los cambios corporales y las necesidades de nutrición durante el embarazo.

Las consejeras de WIC continúan su labor a la distancia.

Leche materna contra el COVID-19

Rivera compartió la historia de una de las madres que participó en el programa de lactancia Apoyo Amoroso. Tanto ella como su esposo tuvieron coronavirus.

“Una de las mamás salió positivo en la prueba de COVID-19. Al nacer su bebita, que no tenía el virus, la madre no tuvo la oportunidad de cargarla en sus brazos. Y si bien tuvo que hacer cuarentena para evitar contagiar a la niña y a sus otros hijos, el doctor le recomendó que le dé su leche a la bebé, para poder transmitirle sus anticuerpos”, compartió.

La leche materna es beneficiosa para los bebés porque les pasa los anticuerpos de la madre, fortaleciendo su sistema inmunológico, ayudándolos así a combatir cualquier enfermedad.

La hermana de la mamá se quedó al cuidado de la bebé. Las consejeras de WIC guiaron a la madre y le prestaron un extractor de leche para que pueda alimentar a la niña, guardando su leche y entregándosela a su hermana, mientras ella cumplía su cuarentena. Rivera dijo que en la actualidad, madre e hija se encuentran en perfecta salud.

Rivera es parte del programa de Apoyo Amoroso para madres.

Preocupaciones y ansiedad

Entre los cambios producidos por la pandemia, Rivera observó más ansiedad y depresión entre las familias con niños pequeños.

“Al aumentar las cifras de desempleo, también aumentan las necesidades de la comunidad. Hay muchos más participantes que están en la necesidad de recibir la ayuda”, notó. “Se puede ver la preocupación que sienten. Por ejemplo, hay mujeres que no saben si el hospital es seguro para aliviarse. En el caso de las madres primerizas también se les hace más difícil porque los hospitales ya no ofrecen los ‘tours’ para que los futuros padres se familiaricen con el lugar, como hacían antes. Los hospitales ahora son más estrictos”.

“Antes de la pandemia podíamos ver con más frecuencia a las mamás. Teníamos la oportunidad de ofrecerles panfletos y hojas educativas, pero ahora es un poco más difícil, seguimos ayudando por teléfono”. Rivera se refirió también a las madres que tienen dificultad para amamantar y necesitan el apoyo de las consejeras.

“Ahora no tenemos la oportunidad de verlas y ayudarles aquí, no podemos mostrarles distintas técnicas en persona. Las guiamos por teléfono y si la situación es muy difícil, las referimos a los expertos de lactancia”.

Para más información en español sobre WIC y sus servicios, o para encontrar el centro más cercano a tu domicilio visita: https://wicparausted.org/