Biden culpa a Trump de protestas raciales; el presidente se defiende

Los disturbios por conflictos de raza toman por asalto la campaña electoral

Biden culpa a Trump de protestas raciales; el presidente se defiende
Aaron “Jay” Danielson, del grupo supremacista "Patriot Prayer", murió de un disparo en Portland.
Foto: Nathan Howard / Getty Images

El candidato demócrata a la Presidencia, Joe Biden, ofreció un duro mensaje sobre las protestas y la división racial que enfrenta el país y culpó al presidente Donald Trump de atizar el conflicto que ha causado muertes, en lugar de ayudar a la conciliación.

El exvicepresidente rechazó también apoyar la violencia en las protestas de Black Lives Matter por los abusos policiales que han derivado en las recientes muertes de George Floyd y Jacob Blake.

“Quiero ser claro sobre esto: disturbios no es protestar. Saquear no es protestar. Encender fuego no es protestar. Nada de esto es protesta, es anarquía, simple y llanamente”, expresó Biden desde Pittsburgh, Pensilvania. “Quienes lo hagan deberían ser procesados. La violencia no traerá cambios, solo destrucción. Está mal en todos los sentidos. Divide en lugar de unir”.

Luego apuntó hacia el presidente Trump, criticando su estrategia de “la ley y el orden”, sin llamar a la sensatez y buscar un punto medio que ayude a conciliar.

“Este presidente perdió hace mucho tiempo cualquier liderazgo moral en este país. No puede detener la violencia, porque durante años la ha fomentado”, expresó Biden. “Puede creer que pronunciar las palabras ley y orden lo hace fuerte, pero el hecho de que no pida a sus propios seguidores que dejen de actuar como milicia armada en este país demuestra lo débil que es. ¿Alguien cree que habrá menos violencia en Estados Unidos si Donald Trump es reelecto?”.

Apuntó que EE.UU. está inmerso en serios problemas que parecen multiplicarse bajo la actual Administración: COVID-19, devastación económica, violencia policial injustificada, nacionalistas blancos envalentonados, un ajuste de cuentas sobre la raza, entre otros. Cuestionó cuál era el punto común de esas crisis.

“Un presidente en ejercicio que empeora las cosas, no las mejora”, acusó. “Un presidente en ejercicio que siembra el caos en lugar del orden. Un presidente en funciones que no cumple con el deber básico del trabajo: promover la verdad de que todos nacemos con el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

El presidente Trump respondió vía Twitter el mensaje, el cual devolvió acusaciones, sin ningún llamado a la conciliación.

“Acabo de escuchar lo que Biden tenía que decir. Desde mi punto de vista, está culpando a la Policía mucho más que a los alborotadores, anarquistas, agitadores y saqueadores, a los que nunca podría culpar”, expresó.

Afirmó, sin presentar pruebas, que esos manifestantes apoyan lo que calificó “izquierda radical”, la cual –acusó– respalda a Bernie Sanders, el senador de Vermont y exaspirante presidencial.

La tarde del domingo, el mandatario ya había lanzado varias acusaciones contra Biden sobre su “apoyo” a las protestas.

El exvicepresidente Biden habló de las pérdidas de empleo en Ohio, Michigan, Florida, a lo largo y ancho del país, sin importar la raza o etnia.

“Estoy en esta campaña para ti, sin importar tu color, sin importar tu código postal… Cuando pienso en la presidencia, no pienso en mí. No se trata de mi marca. Se trata de ti”, expresó. “El camino del retorno comienza ahora, en esta campaña. Ya sabes como soy. Conoces mi corazón y conoces mi historia, la historia de mi familia. Pregúntate: ¿Me veo como un socialista radical con debilidad por los alborotadores? ¿De Verdad?”.

Incluso cuestionó a la audiencia si se sentía segura en este momento con la Administración Trump.

“Quiero un Estados Unidos seguro, a salvo de COVID, a salvo del crimen y el saqueo, a salvo de la violencia por motivos raciales, a salvo de policías malos. Y seamos muy claros: a salvo de cuatro años más de Donald Trump”, asestó.

La guerra en Twitter

Las campañas de Biden y Trump protagonizaron una guerra de acusaciones en Twitter, donde generaron tendencia con las etiquetas #BidenRiots y #TrumpRiots, es decir #DisturbiosDeBiden y #DisturbiosdeTrump.

Esto luego de los recientes enfrentamientos que dejaron un muerto en Portland, Georgia, la ciudad donde las manifestaciones no han parado desde junio, tras la muerte de Floyd, que derivó en la muerte de Aaron “Jay” Danielson, miembro del grupo supremacista blanco “Patriot Prayer”.

El momento fue captado en un video publicado en Facebook por el activista Justin Dunlap.

El presidente Trump no habló del movimiento extremista blanco, pero deseó paz a Jay.

“¡Descansa en paz Jay!”, escribió.

Este lunes el mandatario advitió que visitará este martes viajará a Kenocha, Wisconsin, donde pretende reunirse con la familia de Jacob Blake, quien un policía le disparó siete veces por la espalda, ante el temor de que pudiera atacarlo con un cuchillo, hecho que ha reencendido las protestas.

El mandatario, sin embargo, no ha hablado del caso del adolescente blanco Kyle Rittenhouse, de 17 años, acusado de matar a dos manifestantes en Kenocha, Wisconsin.

Presumió en un tuit que “si no hubiera insistido” en el despliegue de la Guardia Nacional en Kenocha, esa ciudad no existiría en este momento.

“Habría habido grandes muertos y heridos. Quiero agradecer a las fuerzas del orden y la Guardia Nacional. ¡Los veo el martes!”, adelantó.