Abogado de familia de Dijon Kizzee dice que agentes en Los Angeles lo “ejecutaron a sangre fría”

El afroamericano que viajaba en bicicleta fue abatido mientras huía de oficiales que intentaban detenerlo por una violación al código de vehículos

Dijon Kizzee, abatido por la Policía en Los Ángeles, tenía 29 años.
Dijon Kizzee, abatido por la Policía en Los Ángeles, tenía 29 años.
Foto: Cortesía

El abogado de la familia de Dijon Kizzee, el afroamericano que fue baleado fatalmente por agentes del condado de Los Angeles, California, esta semana, dijo que cuando el hombre fue tiroteado corría de los oficiales.

“Dijon Kizzee no merecía ser ejecutado de esta forma a sangre fría mientras huía”, planteó este miércoles Benjamin Crump durante una conferencia de prensa virtual.

Ante el argumento del abogado, la oficina del alguacil del condado indicó a la cadena CNN que la “investigación está en curso y no hay información adicional disponible a este momento”.

Autoridades forenses confirmaron este jueves que Kizzee, de 29 años, murió como resultado de un homicidio. Aunque fue baleado en múltiples ocasiones por los agentes, aún no se ha precisado cuántos balas impactaron al afroamericano.

El informe final del caso podría tomar varias semanas.

El caso de Kizzee se reporta en un país convulsionado ya por los tiroteos a otros afroamericanos como George Floyd, Jacob Blake, Ahmaud Arbery y Breonna Taylor, que han generado protestas en varios estados.

En Los Angeles, activistas contra la violencia policial también se han manifestando para pedir justicia en nombre de Kizzee y su familia.

“Esto es telerrealidad que nadie quiere ver más”, argumentó Crump acompañado por la tía del fallecido, Fletcher Fair. “Ya fue suficiente cuando tuvimos que ver a George Floyd narrando el documental de su propio asesinato mientras era torturado hasta la muerte”, planteó.

El departamento policial reportó que a eso de las 3:15 p.m. de este lunes, dos agentes tratando de detener a Kizzee mientras corría su bicicleta por el bloque 1200 de 109th Place, en Budlong Avenue del sur de Los Angeles.

Los oficiales buscaban detener al hombre por una presunta violación al código de vehículos.

Pero cuando se le aproximaron, Kizzee huyó. Cuando lo alcanzaron, el sospechoso alegadamente golpeó en el rostro a uno de los policías. Seguidamente, se le cayó la bolsa de ropa que cargaba.

En ese momento, los uniformados presuntamente vieron que entre los artículos se encontraba un arma, por lo que le dispararon varias veces.

En un intercambio con los medios este miércoles, el alguacil del condado Alex Villanueva dijo que los oficiales no tienen otra opción cuando responden a incidentes de este tipo que escalan si no es el uso de fuerza letal.