Descubre el poder curativo de la lavanda: dos remedios caseros para relajar el cuerpo y eliminar el estrés

La lavanda es una planta de inigualable poder curativo, fundamental en la medicina natural. Descubre dos maravillosos remedios que se caracterizan por sus beneficios calmantes
Descubre el poder curativo de la lavanda: dos remedios caseros para relajar el cuerpo y eliminar el estrés
La lavanda es una de las hierbas medicinales más valoradas para calmar el estrés, la ansiedad y mejorar la calidad del sueño.
Foto: MireXa / Pixabay

La lavanda es una planta aromática endémica originaria de la región mediterránea, que tiene la peculiaridad de crecer entre prados secos y malezas. Si bien existen diferentes variantes de lavandas silvestres, las que más llaman la atención son las que se caracterizan por sus potencial medicinal. Su principal cualidad se relaciona con sus extraordinarios efectos para relajar al sistema nervioso central y así disminuir el estrés, la ansiedad, el nerviosismo y los trastornos de sueño. 

El nombre de la lavanda procede de la palabra en latín: lavandere, en alusión a sus propiedades depurativas. Existe una variante que es la más utilizada por herbolarios y medicina natural, se trata de la lavanda oficinal o espliego (Lavandula angustifolia officinalis) y se relaciona con un inmenso poder relajante y otras cualidades curativas de gran interés.

No en vano la lavanda ha sido de las plantas medicinales más utilizadas desde la antigüedad, en principio por su inigualable aroma que se utiliza como un gran antídoto en aromaterapia para controlar condiciones como el estrés, insomnio y algunas dolencias comunes. 

La composición de la lavanda es única y se caracteriza por su contenido en un aceite esencial que contiene linalol, alcanfor y cineol, también aporta de ácido rosmarínico, flavonoides, fitosteroles y taninos. Estos compuestos son responsables de su potencial terapéutico que se relaciona con grandes propiedades sedantes, antiinflamatorias, digestivas, antibacterianas, diuréticas, antisépticas y cicatrizantes. 

Descubre dos populares remedios caseros y 100% naturales, que serán el complemento perfecto para tratar el insomnio crónico y los estados mentales alterados. Lo mejor de todo es que son muy fáciles de elaborar y sin efectos secundarios. 

Dos grandiosos remedios con lavanda:

1. Remedio de lavanda para dormir mejor

Una de las grandes cualidades de la lavanda se debe a sus inmensas propiedades relajantes, que actúan como un sedante natural. Beber dos infusiones de lavanda al día (se recomienda una taza después de comer y otra antes de acostarse) es un gran aliado para favorecer y mejorar la calidad del sueño, también resulta un magnífico remedio para disminuir los episodios de nerviosismo, ansiedad y estados de ánimo alterados. 

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de flores de manzanilla
  • 2 cucharadas de lavanda
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Modo de elaboración:

  1. En una olla mediana agrega el agua y permite que hierva. Al alcanzar el primer hervor agrega las flores de manzanilla y la lavanda.
  2. Baja el fuego y permite que los ingredientes se infusionen durante 5 minutos.
  3. Apaga el fuego y tapa el líquido. Reposa durante 5 minutos adicionales.
  4. Cuela y sirve bien calientita.
  5. Disfruta de dos tazas al día, te ayudarán a relajarte, equilibrar al sistema nervioso y descansar mucho mejor.
Infusión de lavanda. /Crédito: Pxhere

2. Remedio de lavanda para combatir el estrés

La lavanda es uno de los elementos más fundamentales de la aromaterapia y es clave para reducir los altos niveles de estrés. Sus cualidades se deben a su alto contenido en compuestos volátiles que regulan al sistema nervioso y producen un efecto calmante en el organismo. Esta bebida también se relaciona con grandes bondades para relajar la tensión muscular, combatir los dolores de cabeza (asociados con el estrés) y regular la respiración. 

Ingredientes:

  • 4 ramitas de lavanda fresca
  • 2 ramitas de romero fresco
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 1 cucharada de miel natural

Modo de elaboración:

  1. En una olla mediana agrega el agua, permite que hierva. Cuando alcance el primer hervor agrega las ramitas de lavanda y de romero.
  2. Permite que liberen sus propiedades a fuego muy bajito durante 5 minutos.
  3. Tapa por tres minutos con el fuego apagado.
  4. Sirve y disuelve la miel.
  5. Consume como infusión o agua tibia para relajarte en un día pesado.
Lavanda y romero.
Lavanda y romero. /Foto: Pixabay