Por qué en México mueren más por COVID

México es en estos momentos uno de los “puntos calientes” de la pandemia de COVID-19. El país es el séptimo en el mundo en número de casos, pero el cuarto en número de muertes.

Al 14 de septiembre, se contabilizaban cerca de 668,400 casos con 70,821 muertes. La Ciudad de México registra la mayor cantidad de ambos: 102,000 casos y 10,725 muertes, a la misma fecha.

En un video presentado ante colegas, el doctor Francisco Moreno Sánchez, jefe de Medicina Interna en el Centro Médico ABC de la Ciudad de México, y encargado del Programa COVID-19 del mismo hospital, explicó las razones posibles por las cuales la tasa de muertes se mantiene alta. Habló del estado actual de COVID en la nación y de cómo  puede frenarse la pandemia.

Lo siguiente es un extracto de conceptos destacados de la charla de Moreno Sánchez que iluminan sobre el problema nacional y global (el texto está ligeramente editado para claridad).

La situación actual en México

  • Hay dos escenarios posibles, de acuerdo a la forma en el que un país responde a una pandemia. Uno es en donde no se puede frenar el brote, se sobrecargan los sistemas de salud y existe una alta mortalidad. El segundo es cuando sí se logra contener la pandemia, nunca se superan los sistemas de salud y entonces la mortalidad es baja.

| Fuente: Informe COVID gobierno de México.

  • Aquí en México no hemos superado las camas pero el problema es que esta enfermedad requiere de terapia intensiva y medicina crítica, necesita de gente que sepa manejar ventiladores, personal que sepa lidiar con los problemas que presentan muchos de estos pacientes. Esa es la razón por la que tenemos una mortalidad del 11% , a nivel global una de las más altas del mundo y por la que somos el tercer país con más muertos reconocidos en el mundo.
  • En México, el número oficial de pacientes detectados con coronavirus es infinitamente inferior al real. También las muertes porque… hay gente que se muere antes de tener una prueba para COVID-19, y que nunca fueron a un hospital.
  • Además, se ha generado esa idea de que si vas al hospital te mueres, lo que muchas veces es real, entonces la mortalidad se calcula que es tres veces este número.
  • El 2 de junio volvimos a la “nueva normalidad”, ese fue el nombre que le dieron, ese día habían 10,000 muertes registradas. El 10 de junio tratamos de revertir esto con una petición que hicimos al gobierno, alertando que todavía no era tiempo [para una reapertura]. Del 2 de junio hasta ahora ha aumentado cinco veces el número de muertes.
  • Esto habla de cómo se ha manejado la pandemia en México.
  • En México no tenemos una ola, tenemos un tsunami de casos: 13 semanas con muertes en alza. En los países que tomaron medidas adecuadas puede haber pequeñas olas, aquí siguen aumentando los casos.
  • La obesidad parece ser uno de los principales factores de riesgo, el 85% de los pacientes de COVID que están internados en nuestro hospital tienen sobrepeso u obesidad.
  • En un país en donde vemos que los recursos médicos son insuficientes, las mejores medidas son las preventivas.
  • Si todos practicáramos la distancia social, usáramos máscaras y nos protegiéramos los ojos por seis semanas, se acaba el COVID.
  • Si una persona se contagia, a los 4 o 5 días el virus estará detectable, tendrá síntomas, ya sabemos que a los 14 días, el virus ya está muerto. 
  • Con otros virus, luego de ese tiempo se genera una inmunidad que suele perdurar de por vida. Con este virus esto no ocurre: al menos el 30% de las personas no produce anticuerpos. Cuando comenzó la pandemia, pensamos que este marcador iba a servir como un “pasaporte de inmunidad”, pero ahora no puede ser utilizado como marcador porque ya sabemos que no todos logran el mismo nivel de inmunidad.
  • Pero si una persona se infectó, tuvo síntomas y se recuperó, tiene ese antecedente que la protege. Por eso es muy importante hacerse pruebas. Mucha gente dice “para qué hacerme la prueba si tengo todos los síntomas”, pues puede ser que los síntomas sean de otra cosa. 
  • La única salida que veo a la situación de México es esa. Se contagió muchísima gente, los más de 24 millones de infectados en el mundo se empiezan a curar y se empiezan a inmunizar, comienzan a mantener en su cuerpo una capacidad de ya no volverse a infectar.
  • El virus a los 14 días debe buscar otro cuerpo porque no vive en superficies inertes, tiene que vivir dentro de una célula humana. Cuando llegas a un 70% de inmunes, la propagación del virus en ese lugar disminuye.
  • En Italia ahora todo está abierto, puedes ir a restaurantes, bares. Ellos tuvieron una enfermedad brutal que causó mucha inmunidad. Espero, quiero, que México sea igual.

Conceptos básicos para entender la pandemia

  • Para entender un poco la brutalidad de esta infección. Este virus es algo que no se conocía en diciembre de 2019. El último día del año, China le alertó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que tenían un brote de una enfermedad que no sabían que era, que creían que era un coronavirus y que estaba afectando a la población de Wuhan.
  • El virus pasó de una persona a otra y en siete meses se infectaron casi 24 millones de personas, y es posible que el número sea mayor porque hay muchas personas que tienen el virus pero no presentan síntomas.
  • El dato positivo es que más de la mitad de las personas que se enfermaron se han recuperado.
  • No hay evidencias de re infección y al parecer la enfermedad genera cierta inmunidad.
  • Como es una enfermedad que afecta a todo el mundo, a todos los individuos, siempre van a estar esos puntitos que se salen de la media: el hombre de 103 años que fue asintomático o el niño de 4 años que tuvo una forma grave de la enfermedad.
  • ¿Por qué están importante hacer pruebas y pruebas? Porque, como dijimos, en esta enfermedad hay muchas personas que están infectadas pero no presentan síntomas. Son muy afortunados porque no van a padecer la enfermedad pero la van a estar diseminando. No sufren síntomas, pero sí la tienen y sí la contagian. En Corea, un ministro de la Iglesia contagió él solo a cerca de 1,600 personas.
  • De los que tienen síntomas, cerca del 80% se cura de esta enfermedad que puede presentar fiebre, malestar general, fatiga, dolor de cuerpo, hasta una pequeña neumonía que manejes en casa. La mayoría de estos pacientes se va a curar sin necesidad de tener que ir a un hospital.
  • De 100 pacientes con síntomas, 20 van a ser casos severos. Los casos severos no necesitan cama de hospital, pero sí requieren de unidades especializadas.
  • La enfermedad es totalmente respiratoria. Se transmite a través de secreciones, de gotitas respiratorias de la boca y la nariz. Por eso, si a este individuo que no sabe que está infectado, le colocamos un cubrebocas, evita que esté diseminando la enfermedad. Lo único que tiene que hacer es cubrir la nariz y la boca.

| Foto: Getty Images

  • Es real que la enfermedad puede entrar aun con cubrebocas o máscara, puede entrar a través de los ojos, pero sí evito que una persona que no sabe que es asintomática o que es pre sintomática no ande diseminando el virus. Por eso cubrirse la boca es la medida más importante que hay que tomar.
  • Hay un estudio muy reciente que dice incluso que si la persona usa cubrebocas y se contagia, la cantidad de virus que va a adquirir en el momento del contagio va a ser mucho menor al que recibiría si no usara cubrebocas.
  • El 20% de las personas va a presentar dificultad para respirar pero como este síntoma es algo progresivo, no se da cuenta que su cuerpo va perdiendo oxígeno.

Prevención

  • Si las gotitas que trasmiten el virus caen en una superficie inerte, el virus no va a vivir por mucho tiempo, pero sí lo suficiente para que alguien toque la superficie y se contamine la mano. Nos tocamos unas 20 veces la cara por hora, si esa mano está contaminada nosotros mismos nos infectamos.
  • De ahí que las medidas preventivas como lavarse las manos con frecuencia también ayuden tanto.
  • Las gotitas que expele una persona viajan aproximadamente dos metros, por eso practicar la distancia social es tan importante.
  • Si te contagias, a los 4 o 5 días el virus estará detectable, y, si tienes síntomas, ya sabemos que a los 14 días, el virus ya estará muerto. 
  •  Algunos generarán inmunidad y otros no. Pero los que generen irán limitando la posibilidad del virus de propagarse.

El doctor  Moreno Sánchez agrega que hay que resistir hasta que al menos una o varias de las vacunas que se están investigando demuestren ser eficaces y seguras, y comience el largo y esperado proceso de imunización global.

Esta es una situación de salud pública que estamos viviendo, en vivo, destaca. Por eso, todavía hay muchas incertidumbres y recuerda que, como dijo el escritor Mario Benedetti, “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, aparecen más preguntas”.