Tres años más tarde, Puerto Rico continúa viviendo con las consecuencias del huracán María

La crisis climática es el desafío más importante de nuestra generación

El sector del agro de Puerto Rico aún lucha por levantar cabeza. El huracán destruyó muchos cultivos.
El sector del agro de Puerto Rico aún lucha por levantar cabeza. El huracán destruyó muchos cultivos.
Foto: El Diario / El Diario

El tercer aniversario del Huracán María es un doloroso recordatorio de cómo el cambio climático está alterando radicalmente las vidas de los puertorriqueños, dejando efectos duraderos en las víctimas y sus hogares. 

El huracán María dejó 4,000 personas muertas y dañó más de 786,000 hogares. Esta catástrofe obligó el desplazamiento de más de 130,000 personasCasi el 4% de la población de Puerto Rico abandonó la isla tras el huracán; se mudaron permanentemente, después de sufrir apagones prolongados, fallas en la comunicación, falta de acceso a educación y empleos. Aunque la población de Puerto Rico ha estado disminuyendo por varios años, María hizo que la vida en la isla fuera mucho más difícil. De acuerdo a la información del Censo, el éxodo de 2018 no tiene precedentes y duplicó los récords de años anteriores. 

Durante los últimos 25 años, Puerto Rico ha experimentado 17 huracanes y tormentas tropicales graves, incluyendo al huracán María. La isla se encuentra más vulnerable que nunca ante los efectos del cambio climático y el ritmo de recuperación no es suficientemente rápido para resistir el siguiente desastre climático. 

 Este año, Puerto Rico sufrió apagones, inundaciones y derrumbes después de que huracanas y tormentas tropicales afectaran la isla, como cimos con Laura, Marco e Isaias. Estamos viviendo una temporada de huracanes sin precedentes que todavía no acaba, al contrario, continúa intensificándose. 

Puerto Rico no ha podido restablecer infraestructura vital. La isla ha recibido $16.6 mil millones de los fondos de recuperación, a pesar de que el Congreso asignó más de $50 mil millones desde el huracán María.

La administración Trump está reteniendo cerca de $35 mil millones; dinero esencial para reconstruir hogares permanentes para los cientos de personas que continúan viviendo bajo toldos azules y para recuperar una economía que ha sido golpeada por una recesión, huracanes y ahora, la pandemia de coronavirus. Según los registros de FEMA, solamente 190 proyectos de recuperación de largo plazo han sido financiados en Puerto Rico, entre más de 9,000 solicitudes.

A estas alturas, la mayoría del país ya se ha olvidado de la destrucción y la desolación sufrida tras el huracán María; esas imágenes impresionantes de muerte y profundo dolor. Pero para Puerto Rico, esta tragedia no se ha acabado aún y continuará empeorando huracán tras huracán. El calentamiento global ha alimentado huracanes más fuertes y destructivos.

No olvidemos que los estragos del huracán María no son un fantasma del pasado. Este es nuestro presente y futuro, no sólo para Puerto Rico, sino para el país entero. La crisis climática es el desafío más importante de nuestra generación. Cuanto antes comprendamos eso, podremos empezar a exigir acciones concretas, audaces y decisivas por parte de nuestros líderes, elegidos para protegernos a todos y no para exponernos aún más a las mayores amenazas de nuestro tiempo.

 Antonieta Cádiz es Portavoz de Climate Power 2020