Tener sexo regularmente después de un infarto puede salvarte la vida

Contrariamente a lo que se piensa, la actividad sexual puede ser favorable

Tener sexo regularmente después de un infarto puede salvarte la vida
La actividad sexual incrementa repentinamente el ritmo cardiaco.
Foto: Unsplash

Es común: las personas que han sufrido un ataque cardiaco suelen ser más cuidadosas con sus actividades físicas, entre ellas la intimidad sexual. Sin embargo, tener sexo regularmente después de un infarto puede salvarte la vida.

Un estudio de investigadores de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, señala que la actividad sexual es un marcador de bienestar, por lo que reanudarla después de sufrir un evento cardiaco puede tener beneficios en la salud.

Los expertos monitorearon a 495 parejas durante 20 años y hallaron que quienes mantuvieron o aumentaron su vida sexual durante los primeros seis meses luego de sufrir un infarto, presentaron un riesgo 35 por ciento menor de morir en comparación con quienes redujeron la frecuencia del sexo o incluso dejaron de practicarlo.

La reanudación de la actividad sexual poco después de un ataque cardíaco puede ser parte de la percepción de uno mismo como una persona sana, funcional, joven y enérgica. Esto puede conducir a un estilo de vida más saludable en general “, afirmó el profesor Yariv Gerber, autor de la investigación publicada en el European Journal of Preventive Cardiology.

Si bien el esfuerzo físico repentino y vigoroso, como una relación sexual, a veces puede provocar un ataque cardíaco, la actividad física regular reduce el riesgo a largo plazo de sufrir eventos adversos relacionados con el corazón, según el estudio.

Una mejor condición física, relaciones más fuertes con los cónyuges y una capacidad mental para ‘recuperarse’ del impacto inicial del evento en unos pocos meses se encuentran entre las posibles explicaciones del beneficio de supervivencia observado” entre las personas que mantuvieron o aumentaron su actividad sexual luego de pasar por un infarto.

“Estos hallazgos deberían servir para reducir las preocupaciones de los pacientes acerca de volver a su nivel habitual de actividad sexual poco después de un ataque cardiaco“, concluyó Gerber.