Las tres propuestas para una segunda ronda de cheques de estímulo en el Congreso de EEUU

Una nueva legislación demócrata está por ser presentada a partir de la próxima semana

Las tres propuestas para una segunda ronda de cheques de estímulo en el Congreso de EEUU
Uno de los temas que más preocupa a los estadounidenses son los fondos extra semanales por desempleo.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

La incertidumbre parece ser la constante en la discusión sobre la aprobación de un nuevo paquete de estímulo que incluya una segunda ronda de cheques para individuos y familias.

La proximidad de las elecciones y el nombramiento de una nueva jueza en la Corte Suprema representan nuevas trabas para que una legislación de rescate económico se atienda con prontitud.

Hace más de un mes que las conversaciones entre los legisladores y los representantes de la Casa Blanca permanecen estancadas.

La buena noticia es que esta espera le permite a los medios de prensa exponer y ampliar sobre el alcance de las medidas sobre la mesa al momento, que disponen para nuevos cheques de estímulo.

Esta semana, líderes demócratas de la Cámara de Representantes anunciaron que trabajan en el borrador de una nueva propuesta que llevarían a votación antes del 2 de octubre cuando se supone inicie el próximo receso legislativo.

Nueva propuesta demócrata en desarrollo

Aunque no está claro el contenido del proyecto, un reporte de The Washington Post destaca la posible la inclusión de nuevos cheques de estímulo, así como ayuda a pequeños negocios, asistencia por desempleo y fondos para ciudades y estados, entre otros.

“Los contornos ya están ahí. Yo pienso que ahora es sobre plazo de tiempo y cosas como ésas”, dijo el representante Richard Neal al ser cuestionado por reporteros sobre el potencial de la medida.

El presidente de la Comisión de Formas y Medios de la Cámara agregó:  “Yo asumo, dado que la Cámara deberá recesar por el ciclo electoral, entonces pienso que la próxima semana sería apropiado” para presentar el plan.

Nancy Pelosi, portavoz de la mayoría demócrata en ese cuerpo legislativo, fue quien instruyó a Neal para que encabezara los trámites relacionados con la nueva propuesta de ley.

Pelosi también dijo esta semana a periodistas que los demócratas están “listos para la negociación”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó por su parte en una audiencia en el Congreso federal que ha estado en comunicación con Pelosi por los pasados días en aras de retomar las negociaciones.

Lo cierto es que cuando Pelosi y el secretario del Tesoro hicieron las expresiones apenas la delegación demócrata había empezado a mencionar la nueva propuesta  “reducida”, y no hay garantía de que los republicanos consideren el proyecto.

Tampoco hay certeza de que la propuesta sea acogida por la Casa Blanca. El jefe de personal de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo que el presidente Donald Trump está dispuesto a firmar un paquete que no exceda el desembolso de $1.3 billones de dólares.

Sin embargo, la nueva propuesta demócrata se estima en entre $2.2 y $2.4 billones.

HEROES Act

La ley previa aprobada en mayo pasado por los demócratas es “HEROES Act”. Sin embargo, los republicanos no la han considerado desde que la mayoría en la Cámara le dio paso.

El plan que implica la liberación de $3.4 billones incluye, no solo cheques de estímulo de $1,200 mínimos y la misma cantidad por dependientes hasta un máximo de tres; además dispone para una extensión de $600 semanales extra por desempleo hasta enero del 2021, uno de los temas que más divide a demócratas y republicanos.

Adicional, la legislación establece más fondos para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), incluido un aumento del 15% en el beneficio máximo; y $175,000 millones en ayuda para pago de alquiler e hipoteca, entre otras provisiones.

“March To Common Ground”

En la Cámara de Representantes se encuentra sobre la mesa la propuesta presentada hace casi dos semanas por el grupo que se autodenomina los “resolutores del problemas” (Problem Solvers Caucus). La pieza legislativa bipartidista, nombrada “March To Common Ground” (Marcha hacia un terreno común), busca acortar las distancias entre republicanos y demócratas para aprobar un paquete que incluya las preferencias de cada delegación.

Aparte de los cheques de estímulo por $1,200 a individuos y $500 por dependiente -como dispuso la ley CARES– la propuesta que implicaría un desembolso escalonado de $1.5 billones,  incluye una moratoria de desalojos para los inquilinos que no pueden cumplir con la obligación de pago con sus caseros.

En cuanto a fondos por desempleo, se establece un periodo de ocho semanas de transición en el que los trabajadores que perdieron sus empleos debido a la pandemia recibirán $450 extra en beneficios. Pasado ese tiempo, los recipientes serían elegibles para cheques extra semanales de $600 por 13 semanas hasta enero del 2021. Sin embargo, los beneficios no podrán exceder el 100 % del salario que ganaban antes de la pandemia.

También dispone para más fondos de SNAP y del Programa Especial de Alimentos Suplementarios para Mujeres, Bebés y Niños (WIC); así como más partidas para estados y gobiernos locales, tema sobre el que los demócratas insisten con regularidad.

Sin embargo, ya algunos miembros de ese partido encargados de comisiones clave en la Cámara mostraron su oposición por entender que la iniciativa se queda corta en cuanto a la asignación de dinero para ese asunto.

“HEALS Act”, ¿letra muerta?

La propuesta republicana nombrada “HEALS Act” se tradujo en el desarrollo de una versión aún más “reducida” sin cheques de estímulo.

La inversión requerida inicialmente para HEALS Act, que sí incluía cheques de estímulo, era de  $1.1 billón de dólares.

Sin embargo, la propuesta actualizada de unos $500 mil millones de dólares no logró el aval necesario para ser aprobada en el Senado, liderado por el portavoz de la mayoría, Mitch McConnell.