Grupo extremista Proud Boys afirma estar listo para Trump

La organización supremacista responde a "llamado" del presidente para elecciones

Grupo extremista Proud Boys afirma estar listo para Trump
El grupo Proud Boys es considerado un grupo extremista y armado.
Foto: Gerardo Mora / Getty Images

El presidente Donald Trump desató polémica al hacer una especie de llamado a grupos supremacistas durante el proceso electoral y de inmediato obtuvo respuesta de la organización Proud Boys, ubicado como de extrema derecha.

El moderador del debate, Chris Wallace, pidió al presidente Trump que rechazara la supremacía blanca, pero el mandatario pidió un nombre. El exvicepresidente Joe Biden llamó a los Proud Boys.

“Proud Boys, retrocedan y esperen, pero les diré algo, alguien tiene que hacer algo con Antifa y la izquierda, porque este no es un problema de derecha. Es un problema de izquierda”, acusó Trump.

El llamado llegó a oídos de los miembros de ese grupo, quienes respondieron en redes sociales y hasta camisetas mandarán a hacer.

“De pie y de pie junto al señor”, escribió en la aplicación Telegram un miembro del grupo, reportó NBC News, quien citó a la experta Megan Squire, profesora de informática en la Universidad de Elon en Carolina del Norte que rastrea el extremismo en línea, sobre el hecho de que Trump “diera órdenes a los Proud Boys”, porque era la “fantasía” del grupo.

Esta organización es considerada un grupo de odio violento, nacionalista, islamófobo, transfóbico y misógino, según la Liga Anti-Difamación.

El grupo organizó un mitin en Portland, Oregon, en fechas recientes, pero acudieron 200 personas, algunas armadas, aunque la congregación fue menor a sus expectativas.

En la aplicación mencionada, el organizador de Proud Boys, Joe Biggs, tomó en cuenta el llamado del presidente.

“El presidente Trump les dijo a los Proud Boys que esperaran, porque alguien tiene que lidiar con ANTIFA … ¡Bueno, señor! ¡¡Estamos listos!!”, escribió Biggs.

El FBI y otras instituciones de la Comunidad de Inteligencia están en monitoreo constante por las amenazas internas durante el proceso electoral, principalmente por grupos extremistas.