¿Cuándo se casó Carolina Sandoval? Así fue el mágico día de su boda

La Venenosa se unió a los 41 años con Nick Hernández, compartiendo con el mundo entero su romántica historia

¿Cuándo se casó Carolina Sandoval? Así fue el mágico día de su boda
Carolina Sandoval y Nick Hernández.
Foto: Isaac Brekken / Getty Images
Guia de Regalos

Amada por unos, odiada por otros, la Venenosa Sandoval es sin lugar a dudas uno de los personajes más polémicos del espectáculo y, desde su salida de ‘Suelta la Sopa’, su popularidad ha aumentado exponencialmente. Sobre todo en redes sociales, donde ya tiene su propio programa de entrevistas.

Sin embargo, hace cinco años que decidió dar el “Sí, acepto”, al lado de su hoy esposo, la venezolana todavía no era tan reconocida y pocos se enteraron del especial suceso. Con 41 años y después de ser madre soltera por un largo periodo tras el abandono del padre de su hija Bárbara Camila, la presentadora pudo finalmente hacer realidad su cuento de hadas.

Y es que la romántica historia de amor de La Venenosa y Nick se remonta a su niñez en Venezuela, tiempo en el que ambos eran amigos, pero no fue hasta décadas después cuando cupido decidió darles la oportunidad de ser felices.

Aunque su esposo ya venía de un matrimonio previo, para Carolina representó su primera unión nupcial y por ello se encargó de que cada detalle fuera perfecto, transmitiendo incluso la exclusiva por el programa de Telemundo que desde entonces y hasta hace apenas unos meses condujera.

El 11 de abril del 2015, frente al altar de la iglesia St Raymond de Miami, Florida, la pareja se juró amor eterno en el nombre de Dios y dio inicio a la aventura que les traería, tan solo un año después, a su pequeña Amalia Victoria, segunda hija de Sandoval y tercera para Hernández.

Tras cinco años de tan especial día, la pareja parece más unida que nunca. Nick ha defendido a capa y espada a Carolina de las críticas que la señalan constantemente, y la venenosa no para de presumir a su amoroso esposo a través de redes sociales. Sin duda esta es una de esas historias que demuestran que el destino siempre trae a ti al verdadero amor.