No a la Proposición 22

De una vida entera en el activismo social he aprendido que las reformas llegan solo cuando la gente se une para exigir la justicia. En esta elección los californianos necesitamos unirnos, exigir justicia, y decir No a la Proposición 22

No a la Proposición 22
La líder Dolores Huerta también asistió a la protesta.
Foto: Alejandro Cano. / La Opinión

Respecto a la Proposición 22, yo reconozco la injusticia y la explotación laboral cuando la veo. Este año está en la boleta de California.

Yo crecí en el Valle de San Joaquín, donde fui testigo de la injusticia racial en contra de los latinos, y la explotación de los trabajadores del campo – muchos de los cuales también eran latinos y otra gente de color. La gran parte de mi carrera la he dedicado a luchar por los derechos de los inmigrantes de bajos recursos y de la gente trabajadora.

Hoy la Proposición 22 presenta una amenaza a las leyes laborales de California. Uber, Lyft y Doordash están gastando más de 185 millones de dólares en esta iniciativa peligrosa y engañosa que les permitiría seguir explotando a los conductores.

Si se aprueba, la Proposición 22 creará una excepción la cual eliminará permanentemente las leyes diseñadas para proteger los derechos de los conductores que trabajan para empresas de transporte de pasajeros – y únicamente para estos trabajadores. No tendrían derecho a pago por horas extras trabajadas, compensación al trabajador, seguro de desempleo, días de enfermedad pagados, ni a un sueldo mínimo.

No debería sorprenderle a nadie quienes son estos trabajadores. Una encuesta reciente encontró que el 41 por ciento de latinos en los Estados Unidos trabajan para empresas que funcionan con aplicaciones. Otros estudios han demostrado que más de la mitad de los conductores de viajes compartidos son inmigrantes. Estos son los trabajadores de los cuales Uber, Lyft, Doordash y otras compañías quieren seguir aprovechándose para aumentar sus ganancias con la Proposición 22.

La arrogancia del interés propio de estas empresas me enfurece.

Las empresas alegan que la Proposición 22 mejorará la situación para sus trabajadores. Pero si estas empresas en verdad quieren mejorar las condiciones de sus trabajadores, ¿por qué necesitan gastar más de $185 millones en esta campaña para hacerlo? ¿No podrían mejorar las condiciones para los trabajadores por su propia cuenta?

En realidad, la 22 sólo empeorará la situación para los conductores ya que ellos tendrán que trabajar más horas para ganar lo mismo que están ganando ahora.

Por ejemplo, Uber y Lyft prometen que los conductores serán pagados más que el sueldo mínimo. En realidad las empresas les continuarán pagando cero dólares a los conductores por el tiempo gastado entre viajes y cero dólares por desinfectar sus carros para el siguiente pasajero. Puesto a esto, los conductores ganarían menos del sueldo mínimo, con algunos estudios calculando que los trabajadores ganarían aproximadamente $5.64 la hora.

También alegan las empresas que los conductores serán compensados si se lastiman en el trabajo o se discapacitan a causa de sus heridas. En realidad la Proposición 22 propone un sistema en donde tendrían beneficios limitados a diferencia de la compensación al trabajador que otros trabajadores reciben.

De una vida entera en el activismo social he aprendido que las reformas llegan solo cuando la gente se une para exigir la justicia. En esta elección los californianos necesitamos unirnos, exigir justicia, y decir No a la Proposición 22.

Legendaria activista de derechos civiles y organizadora de trabajadores, cofundadora de United Farm Workers con Cesar Chavez