Conoce a Patricia Maya, la guapa esposa mexicana de Rob Schneider que lo convirtió en fanático de los Tigres

El exitoso comediante cumple 57 años y ha compartido 15 de ellos junto a la atractiva conductora, quien es 25 años menor que él

Conoce a Patricia Maya, la guapa esposa mexicana de Rob Schneider que lo convirtió en fanático de los Tigres
Rob Schneider.
Foto: Imago 7
Guia de Regalos

Rob Schneider se ha posicionado como uno de los comediantes más entrañables en Hollywood.

Acompañando siempre a su mejor amigo Adam Sandler en casi todas sus películas, el nacido en San Francisco acumula una carrera importante y con mucho recorrido.

Quien hoy cumple 57 años empezó su andar en el programa “Saturday Night Live” y de ahí despegó a la fama saliendo en diversos filmes desde 1990 a la fecha.

Pero Schneider tiene un vínculo peculiar con México que lo ha hecho ser querido por los fanáticos de aquel país. Desde el 2005 conoció a la actriz y conductora de Yucatán, Patricia Maya, con quien se casó en 2011, por lo que ya suman 15 años de relación, además de que tienen una hija juntos.

Incluso, tal ha sido su apego con la cultura mexicana, que, se dice, Patricia lo llevó a volverse fanático del equipo de Monterrey, los Tigres de la UANL, algo que se ha dejado ver en varias fotografías y promocionales en relación con la institución deportiva.

Maya, de 32 años, ha estado en programas como “El Monchis”, “CuentameLove”, “Que Show con Alejandra Bogue” y “Guerra de Chistes”.

La relación entre ambos famosos siempre ha sido muy romántica. Él ha venido a México para estar con ella y acompañarla a los juegos de los felinos, mientras que ella ha estado con él en todo momento en Estados Unidos.

No reparan en demostrar su amor en todos lados. Incluso, la guapa presentadora le dedicó un romántico mensaje en su cuenta de Instagram por su cumpleaños, lo que refleja lo mucho que disfruta el compartir su vida al lado de él.

A pesar de la diferencia de edades, Rob Schneider y Patricia Maya forman una de las parejas más bonitas y estables del medio, demostrando que para el amor los años y la nacionalidad no es importante.