Abbott: Menores migrantes “han sufrido agresiones sexuales” en albergue de San Antonio

El gobernador de Texas denunció los abusos, pero admitió que no ingresó para recorrer las instalaciones

Abbott: Menores migrantes “han sufrido agresiones sexuales” en albergue de San Antonio
Greg Abbott (centro) en San Antonio.
Foto: Texas Governors Office / Cortesía

TEXAS – Sin haber recorrido las instalaciones de un albergue temporal para menores migrantes en San Antonio el gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que los niños alojados “han sufrido agresiones sexuales”.

En una rueda de prensa este miércoles Abbott indicó que la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas y el Departamento de Servicios Familiares y Protección de Texas recibieron varias denuncias anónimas el miércoles sobre supuestos abusos a los que han sido sujetos los menores migrantes en el Coliseo Freeman.

La Oficina del Alguacil del Condado Bexar informó que se desplegaron varios oficiales al albergue luego de haber recibido información sobre una agresión sexual, según el portavoz Johnny García.

El gobernador Abbott denunció en conferencia de prensa que los menores han sido agredidos sexualmente, algunos no han recibido alimentos, aquellos contagiados con COVID-19 no están siendo separados de quienes están sanos, y que no hay personal suficiente para atenderlos.

Hasta este miércoles 7 de abril, alrededor de 1,600 menores migrantes se encontraban alojados en el Coliseo Freeman, según un informe de Caridades Católicas, organización que está asistiendo con el cuidado de los niños. La capacidad máxima del albergue temporal es de 2,300, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Abbott aseguró en sus declaraciones que el número de menores sobrepasaba la cantidad permitida bajo la ley.

“La administración Biden debe cerrar inmediatamente esta instalación”, exigió Abbott.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas y los Texas Rangers habrían abierto una investigación inmediata con relación a las denuncias.

“Esta instalación es una pesadilla”, precisó el gobernador Abbott, aunque admitió que no ingresó para recorrer las instalaciones.

La comisionada Rebeca Clay Flores, del Precinto 1 del Condado Bexar, aseguró que los menores migrantes no sufren abusos en el Coliseo Freeman.

“He visitado la instalación como una funcionaria electa y después por separado en mi tiempo libre, los fines de semana, con mi iglesia como voluntaria”, dijo Flores. “Puedo decirles sobre las condiciones que he hablado directamente con muchos de los maravillosos, hermosos jóvenes en esta instalación. Ellos reciben tres comidas al día, más dos meriendas”.

Flores explicó que los menores, voluntarios, y cualquier persona que entra al albergue temporal es sujeta a una prueba de COVID-19, y los niños que arrojan positivo son separados del resto de inmediato.

Se han habilitado múltiples albergues temporales en diferentes puntos de Texas para transferir a los migrantes indocumentados y aliviar la sobrepoblación en los centros de procesamiento.