Un masajista del popular hotel Fontainebleau de Miami Beach acusado de agresión sexual a una clienta

La denunciante dijo que el hombre le había introducido los dedos en su vagina

Un masajista del popular hotel Fontainebleau de Miami Beach acusado de agresión sexual a una clienta
Michel Mankarious admitió los hechos ante un interrogatorio de la policía.
Foto: Miami-Dade Corrections / Cortesía

Un hombre residente en el sur de la Florida y que trabajaba como masajista en el popular hotel Fontainebleau de Miami Beach ha sido arrestado y acusado de agredir sexualmente a una mujer que se hospedaba en esas instalaciones junto a su familia.

El acusado, identificado como Michel Mankarious de 30 años, tendrá que hacer frente a un cargo de agresión sexual. Todo ocurrió el pasado 27 de marzo en el Lapis Spa, que se encuentra en el complejo turístico.

Te puede interesar: Los hoteles de Miami no encuentran suficiente personal que quiera ir a trabajar

El informe policial señala que las autoridades respondieron a una llamada después de que la supuesta víctima notificara al responsable del spa que el hombre la había penetrado sus dedos durante el masaje que ella misma había programado.

Según la versión de la denunciante, al darse cuenta de lo que estaba pasando, se levantó inmediatamente de un salto y le preguntó qué es lo que estaba haciendo.

Mankarious, de acuerdo a la declaración que la mujer hizo a las autoridades, se disculpó repetidamente con ella e intentó reanudar el masaje colocando sus manos sobre los hombros. Pero ella lo paró en seco y le pidió que detuviera el servicio. Él acabó abandonando la sala.

Te puede interesar: Se viraliza video de pelea campal en área de espera del Aeropuerto Internacional de Miami

Poco después, la víctima se vistió y fue a buscar al gerente para pedirle explicaciones sobre lo que había pasado. Las autoridades, al poco tiempo, arribaron a las instalaciones del spa y, finalmente, pudieron interrogar a Mankarious a pesar de que en un principio se negó y quería permanecer en silencio. El hombre, ante la policía, dijo que su mente “no estaba clara” y que “entendió mal”. “No estaba en un estado de ánimo claro”, intentó excusarse la mujer.

El hombre también admitió que rozó la vagina de la víctima con la mano mientras masajeaba cerca de las nalgas y los muslos.

El hombre está en libertad bajo fianza y en los próximos días tendrá su audiencia por el cargo de agresión sexual.