Las evidencias en caso por asesinato de Keishla Rodríguez en Puerto Rico que podrían complicarle la vida a Félix Verdejo

Imágenes de cámaras de vigilancia en el puente Teodoro Moscoso, intercambios telefónicos y hasta la confesión del presunto compinche del boxeador son solo parte de los elementos que sostienen las acusaciones

Las evidencias en caso por asesinato de Keishla Rodríguez en Puerto Rico que podrían complicarle la vida a Félix Verdejo
Félix Verdejo en su encuentro con Antonio Lozada Jr., en el 2018, en el Madison Square Garden de Nueva York.
Foto: Abbie Parr / Getty Images

Imágenes de cámaras de vigilancia en el puente Teodoro Moscoso, comunicaciones telefónicas y la confesión de un colaborador son solo parte de la evidencia con la que cuentan las autoridades federales en Puerto Rico para sostener las acusaciones contra el boxeador Félix Verdejo y el coacusado por los hechos que desencadenaron en el asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz.

Desde antes que el cuerpo de la joven de 27 años fuera hallado flotando en la laguna San José a donde fue arrojada, el pasado 29 de abril, supuestamente por Verdejo y Luis Antonio “Tony” Cádiz Martínez, ya las autoridades policiales locales y federales estaban recabando prueba.

Intercambios comprometedores de llamadas y textos entre Félix Verdejo y Keishla Rodríguez

Específicamente, el 30 de abril, un día después de que Keishla desapareciera, los agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) obtuvieron datos de las llamadas de celular entre Keishla y Verdejo y establecieron la localización del móvil de la víctima.

El reporte de El Vocero indica que el análisis de dicha data arrojó que, en horas de la mañana de ese jueves, los teléfonos asociados con la víctima y Verdejo estuvieron conectados en varias torres de comunicación celular, localizadas muy cerca unas de otras.

Los archivos de las llamadas telefónicas obtenidas por el FBI confirmaron varias comunicaciones entre Verdejo y la víctima no solo el día del asesinato, sino el previo. La evaluación identificó varias llamadas y mensajes de texto entre las partes -que mantenían una relación sentimental- el 28 de abril en horas de la mañana.

La madre de Keishla, Keila Ortiz Rivera, fue una de las primeras en declarar públicamente a medios de prensa que su hija le comunicó que se reuniría con Verdejo ese jueves para mostrarle los resultados positivos de la prueba de sangre que confirmaban su embarazo.

Según el relato de Ortiz Rivera a medios como Telemundo y Primera Hora, le advirtió a Keishla que tuviera cuidado, porque ya Verdejo la había amenazado y le había pedido que abortara la criatura.

Sangre en el puente Teodoro Moscoso podría ser de Keishla

Otra evidencia que ayudaría a adelantar el caso es el hallazgo de sangre en las vallas del puente, según confirmaron fuentes a NotiCentro luego de que se recuperara el cadáver de Keishla del agua el sábado.

Personal del Instituto de Ciencias Forenses examinó el área sobre la laguna San José, y eso fue parte de lo recopilado.

Incautación del vehículo Dodge Durango de Verdejo

Otro dato relevante de la pesquisa que ha trascendido a los medios es la incautación de la camioneta Dogde Durango de Verdejo en la que este habría golpeado a Keishla antes de inyectarle, junto a su compinche, una mezcla de fentanilo y heroína que la dejó inconsciente.

Personal de la Policía de Puerto Rico llegó hasta una residencia propiedad del púgil en el barrio Caimito de San Juan en horas de la madrugada del pasado domingo para ocupar el vehículo propiedad del atleta.

Imágenes de cámaras de seguridad en el puente Teodoro Moscoso

La misma camioneta  habría sido captada en horas de la mañana del 29 de abril por las cámaras de seguridad del puente Teodoro Moscoso, desde donde fue arrojado el cuerpo aún con vida de Keishla.

Los aparatos habrían captado parte de los movimientos del dúo por la zona ese día.

Primera Hora reseñó que el material disponible muestra un vehículo parecido al de Verdejo detenerse en el puente, pero que sería necesario análisis adicionales para confirmar el dato debido a que la imagen se veía algo borrosa.

El mismo domingo en que fue confiscada la camioneta del boxeador, este se entregó a las autoridades federales y fue trasladado al Centro de Detención Federal Metropolitano en Guaynabo.

El testimonio de Cádiz Martínez al FBI que sirvió como base para la presentación oficial de cargos contra ambos por parte de un gran jurado este jueves, indica que él se trasladó hasta el puente en el vehículo Kia Forte de Keishla y Verdejo con la víctima en la Dodge, y que luego sacaron el cuerpo que estaba atado con alambre de pies y manos, le amarraron un bloque de cemento y lo lanzaron al agua. Mientras Keishla caía a la laguna, Verdejo le disparó en dos ocasiones sin alcanzarla.

De hecho, el testimonio del colaborador además menciona que ambos dieron algunas vueltas por el área antes de estacionarse para lanzar a Keishla.

Testimonio de alegado compinche de Verdejo corrobora evidencia física, dice abogado

El testimonio del testigo colaborador que es también coacusado en el caso federal corrobora la evidencia física del crimen, según dijo a medios televisivos puertorriqueños, el abogado Edwin Prado.

Prado, quien representó a Cádiz hasta que bajaron las acusaciones del gran jurado, fue el “hilo conductor” entre el implicado y los fiscales federales.

“Lo primero que hicimos fue lo lógico, ‘¿dónde está el cuerpo?’, y me autorizó a darle esa información al Gobierno federal, y de ahí en adelante, como él no tenía dinero para contratar mis servicios, el tribunal me designó de oficio… Una designación especial para representarlo en este periodo hasta que bajaran las acusaciones”, relató el jurista quien fue el hilo conductor entre Cádiz Martínez y el Gobierno federal.

Ambos acusados permanecen detenidos en espera de la audiencia de fianza el próximo 11 de mayo. Enfrentan cargos
de “carjacking” y secuestro que desembocó en el asesinato de la joven así como de un bebé por nacer, ya que Keishla estaba embarazada presuntamente de Verdejo.

El púgil además enfrenta un cargo por usar y portar un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia. Este cargo hace referencia al momento en que, supuestamente, Verdejo le disparó en dos ocasiones a la víctima sin alcanzarla mientras caía en el agua.

Cabe señalar que ningún pariente o amigo de Verdejo y tampoco sus abogados han reaccionado al trágico caso que ha impactado la fibra más sensible del pueblo puertorriqueño y ha incentivado el llamado contra los feminicidios en el país.

Te puede interesar: