Renuncia cofundadora de BLM en medio de controversias por dinero: hoy es su último día al frente de “Black Lives Matter”

La renuncia de Patrisse Cullors se produce en medio de una polémica sobre las finanzas del grupo y su riqueza personal, incluida supuestas compras millonarias de bienes raíces

 Patrisse Cullors, 2018.
Patrisse Cullors, 2018.
Foto: CHRIS DELMAS/AFP / Getty Images

Patrisse Cullors, cofundadora de “Black Lives Matter” (BLM), anunció ayer que hoy sería su último día como directora ejecutiva del movimiento nacional anti racismo, en medio de críticas por su lujoso estilo de vida.

Cullors, de 37 años, quien había estado al frente de “Black Lives Matter Global Network Foundation” durante casi seis años, dijo que se va para concentrarse en un contrato de libros y televisión. “He creado la infraestructura y el apoyo, y los huesos y los cimientos necesarios, para poder irme”, dijo. “Parece que es el momento adecuado”.

Pero su renuncia se produce en medio de una controversia sobre las finanzas del grupo y la riqueza personal de Cullors, incluida una supuesta juerga de compra de bienes raíces en la que se apoderó de cuatro casas de lujo por $3.2 millones de dólares en EE.UU., según los registros de propiedad informados el mes pasado.

Pero Cullors dijo que su partida ha estado en proceso y no está vinculada a esos “ataques”. “Esos fueron ataques de la derecha que intentaron desacreditar mi carácter, y no opero con lo que la derecha piensa de mí”, afirmó.

La fundación BLM reveló en febrero que recibió algo más de $90 millones dólares el año pasado, luego del asesinato en mayo de 2020 de George Floyd, un hombre negro cuyo último aliento bajo las rodillas de un oficial de policía blanco de Minneapolis inspiró protestas en todo el mundo, algunas con saqueos, como en Nueva York.

La fundación dijo que terminó 2020 con un saldo a favor de más de $60 millones de dólares, después de gastar casi una cuarta parte de sus activos en gastos operativos, subvenciones a organizaciones dirigidas por negros y otras donaciones caritativas.

Los críticos de la fundación sostienen que más de ese dinero debería haber ido a las familias de las víctimas negras de la brutalidad policial que no han podido acceder a los recursos necesarios para lidiar con su trauma y pérdida.

“Ese es el aspecto más trágico”, dijo el reverendo T. Sheri Dickerson, presidente de un capítulo BLM de la ciudad de Oklahoma y representante del #BLM10, un grupo nacional de organizadores que ha criticado públicamente a la fundación por el financiamiento y la transparencia.

“Sé que algunas de (las familias) se sienten explotadas, su dolor (ha sido) explotado, y eso no es algo con lo que yo quiera estar afiliado”, comentó Dickerson.

Cullors y la fundación han dicho que apoyan a las familias sin hacer anuncios públicos ni revelar montos en dólares, acotó New York Post.