Por qué el precio de la carne de res y de cerdo se dispara en Estados Unidos durante el Memorial Day

La inflación está haciendo que los precios de los alimentos están aumentando durante los últimos meses donde la carne de res y de puerco encabezan la lista de los productos más caros

Desde hace meses los precios de la carne se han disparado, hasta el momento la alza no se ha podio frenar
Desde hace meses los precios de la carne se han disparado, hasta el momento la alza no se ha podio frenar
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Si estás preparando tu comida para este fin de semana del Memorial Day y has visitado los supermercados, te habrás dado cuenta que los precios de la carne están por encima de otros alimentos.

No se trata de una confusión, el precio de los alimentos está subiendo y la carne de res y de cerdo están en los primeros lugares de la lista.

Según la Oficina de Análisis Económico los precios de los alimentos aumentaron en un 0.4% en marzo y un 1% respecto al año anterior. Sin embargo, el precio de la carne de cerdo se disparó un 2.6% en abril y un 4.8% si la comparamos con el precio que tenía hace un año. Mientras que el precio de la carne de res se mantuvo estable en el mes pero su precio subió un 3.3% con relación al mismo periodo pero del año pasado.

¿La culpa es del Memorial Day?

En realidad en esta época del año la demanda de carne de cerdo y de res aumenta cuando más personas deciden cocinar en su jardín y hacer una comida para su familia y amigos. Sin embargo, existen otras razones por las que el precio de la carne ha aumentado más que otros productos:

Después de un año de pandemia por COVID-19 las empacadoras de carne registraron escasez de mano de obra tras los cierres que sufrieron por pandemia. El cierre de las plantas de procesamiento de carne en abril de 2020 provocó la mayor caída desde 1996.

También la apertura de restaurantes en todo el país elevó la demanda de carne, además el precio de los cereales y alimento para ganado se incrementó debido a los costos del transporte y al aumento en la demanda interna.

A inicios de mayo de este año los restaurantes estuvieron luchando por mantener un suministro constante de carne de pollo después que se registró una escasez de aves de corral.

El año pasado las compras de pánico por la pandemia de coronavirus provocaron escasez de carne en abril y muchos estantes de los supermercados se quedaron vacíos después de que la cadena de suministro se rompió.

Restaurantes como Wendy’s eliminaron de manera temporal de su menú las hamburguesas y productos a base de carne debito a la escasez de carne de res fresca.

Los precios en general aumentaron un 3.6% en abril en comparación con el año anterior de acuerdo con la Oficina de Análisis Económico.

La inflación se sintió en todo el mundo ya que el precio de la carne aumentó un 5.1% de acuerdo a la FAO y fueron la carne, las aves, el pescado y el huevo los alimentos que más se incrementaron en Estados Unidos en casi 50 años.

¿Y los cheques de estímulo?

Los pagos que el gobierno federal ha entregado a través de las tres rondas del cheque de estímulo provocaron que existiera dinero en los bolsillos de los consumidores a pesar de que una gran cantidad no tenía empleo lo que permitió seguir comprando alimentos en los supermercados.

Una tormenta invernal

En febrero el suministro de carne, especialmente de pollo, se redujo después de que una gran cantidad de las granjas que están ubicadas en Texas y en estados circunvecinos tuvieron que cerrar debido a la presencia de la tormenta invernal Uri. La región es la principal zona productora de carne de pollo en el país.

¿Qué tiene que ver el ataque al oleoducto de Colonial?

Los precios de los combustibles también subieron durante mayo después que el oleoducto Colonial registró un ciberataque que paralizó la distribución de combustible en toda la costa este y con ello impidió que el transporte de carne se realizara de manera normal.

Según el índice de precios el costo de la energía aumentó un 24.8% en abril respecto al año pasado cuando inició la pandemia.

La buena noticia es que en algún momento del año los precios de la carne serán tan altos que la demanda disminuiría y los precios tenderán a bajar.

¿Quiénes ganan y pierden?

A pesar de que los consumidores somos los que estamos pagando un precio alto por la carne también se está registrando un fenómeno en donde los productores de ganado han estado recibiendo un menor precio por sus productos por lo que muchos están al borde de la quiebra.

El aumento del precio de la carne está beneficiando a las grandes empacadoras de carne que existen en el país como Tyson, Cargill, National Beef Packing Company y JBS.

Estas empresas controlan cerca del 85% del mercado de carne y han estado enfrentando acusaciones de fijar los precios de los alimentos que venden.

Tan solo Cargill que es la empresa privada más grande en el país está teniendo su año más rentable de su historial al obtener unos $4,300 millones de dólares de ingresos netos durante los primeros nueve meses de su año fiscal, según un reporte dado a conocer por el Washington Post.

Te podrá interesar: