Beneficiarios de cupones de alimentos SNAP recibirán 25% más de dinero bajo Administración Biden

Los cambios anunciados este lunes al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria por parte del Departamento de Agricultura federal (USDA) establecen que el aumento impactará a unas 42 millones de personas de bajos ingresos en EE.UU.

El secretario del Departamento de Agricultura, Tom Vilsack, muestra una tarjeta EBT para cupones de alimentos SNAP.
El secretario del Departamento de Agricultura, Tom Vilsack, muestra una tarjeta EBT para cupones de alimentos SNAP.
Foto: Alex Wong / Getty Images

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) anunció la revisión al programa de cupones de alimentos (SNAP) que se traducirá en el incremento más grande en la historia de este beneficio, equivalente a, como mínimo, un 25% adicional de dinero en comparación con el periodo antes de la pandemia.

Los cambios anunciados este lunes al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria establecen que el aumento impactará a unas 42 millones de personas de bajos ingresos en EE.UU.

El alza en los beneficios viene a sustituir las provisiones de las pasadas leyes de estímulo que expiran próximamente. El “Plan de rescate estadounidense” de la Administración Biden incluyó un aumento del 15% en fondos por cupones de SNAP como parte de una extensión de los estatutos previos.

En medio de la crisis sanitaria y económica que desató el coronavirus muchas familias en el país y en  territorios como Puerto Rico dependen de esta ayuda para llevar comida a la mesa.

Aún la Casa Blanca no ha realizado una conferencia de prensa para hablar a fondo sobre este importante cambio en más de 45 años.

Un promedio de $36 adicionales por mes

Bajo las nuevas reglas, al promedio mensual por persona de $121 dólares se sumarán unos $36.

La transición se realizará como parte de una reevaluación del Plan Económico de Alimentos “Thrifty” (Thrifty Food Plan, TFP), cuyos datos son usados para calcular la cantidad de beneficios de SNAP.

En virtud de la Ley Agrícola (Farm Bill) del 2018 aprobada de manera bipartidista en el Congreso de EE.UU. y la Orden Ejecutiva del presidente Joe Biden del 22 de enero, el USDA inició la revisión que se extenderá por cuatro años.

Aumento de beneficios no había cambiado desde 1975

“Es la primera vez que el poder adquisitivo del plan ha cambiado desde que fue introducido por primera vez en el 1975, reflejando cambios notables en el mercado de alimentos y en las circunstancias de los consumidores sobre los últimos 45 años”, precisó la agencia federal en un comunicado en su página web este lunes.

USDA basa evaluación en cuatro factores

Cuatro factores clave identificados en la Ley Agrícola del 2018 guían el proceso: los precios actuales de los comestibles, lo que los estadounidenses típicamente comen, recomendaciones dietéticas, y los nutrientes en las comidas.

“Por ejemplo, el plan actualizado incluye más pescado y vegetales rojos y anaranjados para alinearse mejor con las recomendaciones de las Guías alimentarias para los estadounidenses del 2020-2025. El plan también fue calculado usando datos actualizados sobre compras de alimentos—estos fueron colectados de comercios en vez de ser información reportada por individuos voluntariamente—con el fin de reflejar los precios de los alimentos en el mercado hoy día. El plan actualizado además incluye un aumento modesto en calorías para reflejar los datos más actuales y para apoyar un estilo de vida activo”, agrega la entrada de prensa.

No está claro cuándo los recipientes comenzarán a ver el incremento en el pago mensual. Los beneficios se otorgan en una escala móvil, y la nueva cantidad máxima para una familia de cuatro sería de hasta $835 al mes.

Organizaciones como Center for American Progress aplaudieron los cambios a SNAP y los catalogaron como un gran paso para atajar el problema de inseguridad alimentaria en el país.

“Los aumentos anunciados son un paso importante hacia la modernización del programa y para asegurar una recuperación justa y equitativa. Durante mucho tiempo, SNAP ha sido uno de los programas de lucha contra la pobreza más importantes y efectivos en los Estados Unidos. La administración Biden dio un paso importante y vital para fortalecerlo. Esperamos trabajar con la administración en los próximos meses para asegurar que SNAP llegue a todas las familias en riesgo de padecer hambre”, indicó Arohi Pathak, directora de política del Programa de Pobreza a Prosperidad de la entidad.

Estos aumentos en SNAP ayudarán a aliviar el hambre de decenas de millones de personas y, al mismo tiempo, aumentarán la capacidad de las familias para mantener alimentos más saludables y frescos en sus mesas. SNAP no sólo es un programa de nutrición vital, sino también un estímulo económico determinante que genera hasta $1,80 por cada dólar gastado en SNAP durante la última recesión. Por demasiado tiempo, el fracaso del programa SNAP para adaptarse a las realidades de la vida del siglo XXI ha mantenido los montos de los beneficios deplorablemente insuficientes, lo que gracias al racismo estructural y profundamente sistémico, así como la discriminación de género, ha dañado en su mayoría a mujeres, niños y personas de color”, añadió Pathak.

Te puede interesar: