Resurge en tribunal reporte de que “El Chapo” habría pagado $5,000 por menores para drogarlas y tener sexo

En febrero de 2019, un documento judicial reveló que "El Chapo" Guzmán habría pagado por menores de 13 años para drogarlas y tener sexo con ellas, al considerarlas "vitaminas", según uno de los testigos; los abogados del líder del Cártel de Sinaloa consideran que eso pudo influenciar al jurado

La historia de "El Chapo" y su relación sexual con menores se dio a conocer en febrero de 2019.
La historia de "El Chapo" y su relación sexual con menores se dio a conocer en febrero de 2019.
Foto: Corte de Distrito Este en NY / Getty Images

El 2 de febrero del 2019, en la etapa final del juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán, fueron revelados documentos judiciales donde se estipulaba que uno de los testigos había confesado que él y el líder del Cártel de Sinaloa tuvieron relaciones sexuales con menores de edad, por las que pagaban $5,000 (no se especificó si pesos o dólares) y a quienes drogaban.

“(El testigo) CW1 ha indicado que un asociado del acusado conocido como ‘Commadre Maria’ (sic) enviaría regularmente fotografías de niñas de tan solo trece años al acusado”, revela el documento donde se ubica como CW1 a un cooperante, pero sin decir su nombre. “Por aproximadamente $5,000, el acusado o uno de sus asociados podrían pedir que la niña de su elección fuera llevada a uno de los ranchos del acusado para tener relaciones sexuales”.

Esa historia fue parte de los argumentos orales en el proceso de apelación en el tribunal de Segundo Circuito este lunes, donde el abogado de Guzmán Loera, Marc Fernich, señaló que dicha información no revelada durante el juicio, sino a través de medios de comunicación, era un ejemplo de cómo el jurado había sido influenciado en su decisión para declarar culpable a “El Chapo” de 10 cargos en su contra.

El abogado Fernich, especializado en procesos de apelación, destacó ese ejemplo, pues exponía supuestos comportamientos de su cliente, a quien se señaló de abusar de las menores, a las que se refería como “vitaminas” que le daban energía.

Sin embargo, ese argumento no es el central en el proceso de apelación de “El Chapo”, sino la entrevista que VICE News realizó a un jurado, quien reveló que al menos cinco miembros del panel que halló culpable al narcotraficante habían revisado información en internet y redes sociales, a pesar de que el juez Brian Cogan ordenaba todos los días evitar consultar el caso fuera de la corte.

“Esto es algo serio”, consideró el juez Gerard E. Lynch, uno de los tres miembros del panel en la Corte de Apelaciones. Incluso señaló que la posición de Fernich “no era un mal argumento”.

La historia sexual con menores de “El Chapo” fue mencionada someramente, pero cuando fue dada a conocer en 2019, la defensa en la corte de Brooklyn, incluidos los abogados Jeffrey Lichtman y Eduardo Balarezo, la consideraron perjudicial para su cliente.

Durante la preparación del juicio, los fiscales decidieron no incluir esa información para las declaraciones públicas del testigo involucrado.

“Actividades sexuales con parejas menores de edad”, indica un apartado del archivo originalmente sellado el 9 de octubre de 2018. “El gobierno busca excluir el interrogatorio sobre las actividades sexuales de un testigo colaborador con menores. Específicamente, CW1 vivió con el acusado aproximadamente entre 2007 y 2008”, señalaron los fiscales en sus alegatos para excluir el dato.

Un caos en el juicio

Cuando se dio a conocer el reporte, Balarezo criticó la decisión del Gobierno de filtrar los documentos del testimonio y afirmó que su cliente negaba los hechos.

“Joaquín niega las acusaciones, que no fueron corroboradas y se consideraron demasiado perjudiciales y poco fiables para ser admitidos en el juicio”, afirmó Balarezo en un comunicado y calificó de desafortunado que la información fuera dada a conocer justamente antes de la decisión del jurado. “No haremos más comentarios”.

En la audiencia del 4 de febrero de 2019, la defensa pidió al juez revisar el impacto en el jurado de la información sobre las menores y “El Chapo. El procedimiento ocurrió en en dos partes: el juez preguntó a todos los miembros del jurado sobre la información y luego separó a dos integrantes que indicaron haber leído o escuchado algo. La conclusión del juez es que no se vieron influenciados.

“No tengo evidencia de que el jurado haya sido afectado sobre el asunto”, dijo el juez Cogan. “No puedo estar más confiado en que siguieron mis instrucciones”, dijo en referencia a que los miembros del jurado tenían prohibido leer, buscar en internet, ver videos o escuchar audios relacionados con el caso.

Luego, el juez Cogan y la fiscal Gina Parlovecchio y el abogado Luchtman se reunieron con los miembros que tuvieron contacto con información externa a la corte. No se dio a conocer la decisión final y el juicio continuó su curso.