El misterio de la mujer que desapareció a bordo de un crucero hace 24 años, al parecer víctima del tráfico sexual

La familia de Amy Lynn Bradley, sigue buscando respuestas sobre el paradero de su hija, desaparecida en 1998 a bordo de un crucero y de quien recibieron misteriosas fotos donde la muestran como posible víctima de tráfico sexual

Amy Lynn Bradley, de 23 años, desapareció sin dejar rastro, mientras viajaba a bordo del barco Rapsodia de los Mares de la empresa Royal Caribbean en 1998.
Amy Lynn Bradley, de 23 años, desapareció sin dejar rastro, mientras viajaba a bordo del barco Rapsodia de los Mares de la empresa Royal Caribbean en 1998.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Una familia sigue desesperada por obtener respuestas después de que su hija desapareció hace 24 años, a bordo de un crucero.

La parte más escalofriante del caso es que posteriormente les enviaron una foto donde la muestran viva, pero obligada a una vida de trabajo sexual.

Amy Lynn Bradley, de 23 años, desapareció sin dejar rastro, mientras viajaba a bordo del barco Rapsodia de los Mares de la empresa Royal Caribbean con sus padres Ron e Iva y su hermano Brad en marzo de 1998.

La familia abordó el crucero el 21 de marzo en Puerto Rico, después de volar desde su casa en los EE.UU. Dos días después, Amy desapareció.

La joven fue vista por última vez dormida en una silla en el balcón privado de su camarote a las 5.30 am, después de asistir a una fiesta en el club nocturno del barco.

Sin embargo, cuando su padre Ron se despertó media hora más tarde, descubrió que había desaparecido.

Las únicas posesiones que le faltaban eran los cigarrillos y un encendedor.

La tripulación registró todo el barco, pero nunca se volvió a ver a Amy, dejando a su familia desesperada por respuestas.

Siete años después, sin embargo, el caso tomó un giro aún más escalofriante cuando la familia recibió varias fotos de una mujer con un parecido sorprendente a Amy vistiendo lencería, luciendo angustiada y posando sobre una cama.

La familia mostró por primera vez las imágenes en un episodio de Dr. Phil en 2005, entre temores de que Amy hubiera sido secuestrada y vendida para el tráfico sexual.

Los funcionarios del FBI no lograron obtener ninguna pista de las imágenes y se ofreció una recompensa de $25,000 dólares por cualquier información sobre Amy, la cual sigue vigente.

El archivo de Internet contenía una versión en caché de las imágenes que se promocionaron en un sitio web desaparecido que anuncia vacaciones para adultos en el Caribe.

Identifica a la mujer como “Jas” e incluye dos fotografías de una mujer con el pelo largo y negro.

El sitio web anuncia “Vacaciones eróticas con todo incluido” que cuestan alrededor de $2,750 dólares y ofrecen acceso gratuito a las trabajadoras sexuales incluidas en el paquete.

Ha habido varios supuestos avistamientos de Amy en la isla de Curazao, donde estaba atracado el crucero, desde su desaparición.

Dos turistas vieron a una mujer que se parecía a ella con los mismos tatuajes distintivos, como un demonio de Tasmania haciendo girar una pelota de baloncesto en su hombro y un gecko en su ombligo, en una playa en agosto de 1998.

En 1999, un marinero de Estados Unidos afirmó que vio a Bradley en un burdel.

Dijo que ella le rogó que le ayudara ya que estaba “retenida contra su voluntad y no se le permitía irse”.

Otro avistamiento fue en 2005 cuando una mujer afirmó haberla visto en una tienda departamental en Barbados acompañada por tres hombres.

Ella alegó que después de que los hombres se marcharon, la mujer le suplicó que se llamaba Amy y que era de Virginia.

A pesar de estos incidentes, Amy fue declarada oficialmente muerta en marzo de 2010, pero su caso continúa abierto, mientras el FBI apela a cualquier persona que tenga información.