“O nos cumplen, o se van”

Migrantes exigen una reforma migratoria al Congreso antes del Dia de los Trabajadores; amenazan que, de no hacerlo, les pasarían la factura en las elecciones de noviembre próximo

Decenas de inmigrantes marcharon ayer en las calles del centro de Los Ángeles.
Decenas de inmigrantes marcharon ayer en las calles del centro de Los Ángeles.
Foto: Jorge Macías / Cortesía

Fueron pocos los manifestantes, pero suficientes para levantar la voz en el 30 de abril “Día del Niño”, y en ocasión previa a la celebración del 1 de Mayo, Día de los Trabajadores en Los Ángeles y en Estados Unidos.

Apenas un centenar de personas se congregaron en la intersección de la calle Broadway y el bulevar Olympic para señalar que forman parte de una comunidad sedienta porque se cumpla la promesa de una reforma migratoria por la que han peleado durante más de tres décadas.
“Le pasaremos la factura a los demócratas o republicanos”, declaró Juan José Gutiérrez, director de la Coalición Derechos Plenos de los Inmigrantes. “A lo largo de 36 años la promesa de legalización no ha llegado”.

El activista recordó que la comunidad inmigrante “está igual” con demócratas o republicanos.
“Se daba por hecho la reforma migratoria con [el expresidente de México] Vicente Fox y George W. Bush, pero llegó el 11 de septiembre de 2001 y así como se desplomaron las Torres Gemelas de Nueva York, también se desplomó la reforma migratoria”.

Gutiérrez agrego que durante los ocho años de gobierno del expresidente Barack Obama, aun cuando el Partido Demócrata tuvo la mayoría absoluta para legislar sobre inmigración, el llamado “Deportador en Jefe” que repatrió a 3 millones de indocumentados, después de que su presidencia contó con el respaldo del voto latino, igual que el presidente Joe Biden, en el presente.

“Si no hay avances, y no hay reforma migratoria, no habrá voto latino y el Partido Demócrata será ciertamente una minoría en el Congreso”, dijo Gutiérrez a La Opinión.

Bajo el grito de “Si no cumplen, se van” y “¿Qué queremos? ¡Justicia! ¿Cuándo? ¡Ahora!”, el pequeño contingente marchó por la calle Broadway hasta la intersección de la avenida Temple, resguardados por varias patrullas del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

“Yo marcho, no porque quiero algo para mí, sino por los que no tienen un papel que les de dignidad a sus vidas”, comentó Heriberto Pérez, de 81 años, un residente de Oxnard que nació en Pénjamo, Guanajuato. “Familias enteras y sus niños ya han sufrido por muchos años”.

Por su parte, Emilio Silva, un guerrerense de 56 años que viajó desde San Francisco para participar en la manifestación, señaló que, a pesar de vivir por 33 años en Estados Unidos, no ha podido arreglar su situación migratoria.

“Tenemos que seguir protestando para que nos escuchen”, dijo el hombre, quien cuida a una anciana.

Hoy: Esenciales y Unidos por la Justicia

El tema de la Coalición Primero de Mayo, que encabezan dirigentes y activistas de CHIRLA es: “Esenciales y Unidos por la Justicia”.

“Se han hecho avances para los derechos de los inmigrantes y trabajadores esenciales en California, pero en el resto de la nación se continúan violando o retrasando sus derechos”, dijo a La Opinión, Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes.

“A nivel nacional la reforma migratoria continúa ausente”, añadió. “El valor de los políticos para avanzar el derecho básico de poder trabajar legalmente y vivir sin miedo a la deportación aún no se ha logrado”.

Cabrera refirió que la falta de prioridad por parte de la Administración Biden, la falta de unión en el Partido Demócrata para encontrar condiciones de solución al problema y la ausencia total de cualquier respaldo de los republicanos hacia cualquier tema que busca justicia para los inmigrantes son parte de las razones que han detenido una elusiva reforma migratoria.

La marcha del 1 de mayo coincide con un informe publicado por el Centro Laboral de UCLA, que indica que los trabajadores de Los Ángeles en trabajos de bajos salarios pierden aproximadamente 1,400 millones por robo de salarios cada año.

“A los trabajadores de Los Ángeles se suman los trabajadores de Chicago y Nueva York”, dijo Víctor Narro, uno de los autores del reporte. “Colectivamente, las tres ciudades representan 3,000 millones en robo de salarios cada año”.

El informe señala que unos 650,000 trabajadores de bajos salarios en Los Ángeles pierden $26.20 millones en robo de salarios cada semana. La cantidad promedio de salarios robados es de $40 semanales, lo que representa el 12.5% ​​del ingreso total de un trabajador.

A los trabajadores que ya ganan menos de $20,000 se les descuenta un promedio de $2,070 al año, aunque muchos casos del Wage Justice Center incluyen montos de robo de salarios que son mucho mayores.

Los inmigrantes piden que millones de latinos puedan salir de las sombras.

La gran mayoría de las infracciones por robo de salarios en Los Ángeles, casi el 55 %, se deben a la falta de pago del salario mínimo.

De los trabajadores que denuncian el robo de salarios o intentan sindicalizarse, el 43 % sufre algún tipo de represalia, que va desde el despido directo hasta la reducción de horas o el abuso verbal.
“California es la quinta economía del mundo, gracias a las contribuciones de la comunidad inmigrante”, dijo Víctor Narro. “En esta marcha vamos a celebrarlos y reconocer que tenemos seguir luchando por una reforma migratoria”.

A promover un ‘perdón presidencial’

El profesor Armando Vázquez-Ramos, director del California-Mexico Studies Center destacó que contempla movilizar a al menos un centenar de estudiantes “soñadores” para promover su campaña de un “perdón presidencial” para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos y los padres de familia que fueron obligados al exilio desde México y Centroamérica, debido a su deportación.

“Sabemos que ninguno de los grupos nacionales [de defensa de los inmigrantes] tiene la posibilidad de que logre una reforma migratoria”, dijo a La Opinión. “Nosotros marcharemos con la consigna de decirle al presidente [Joe Biden] que ya, basta de juegos y que él tiene la autoridad de perdonar a 11 millones de indocumentados, el castigo de la deportación por haber entrado ilegalmente”.

“Se trata de un perdón, no de una amnistía, que no es inmediata sino un proceso hacia la legalización que solo le corresponde legislar al Congreso “agregó. “Estamos viendo que a los demócratas les están doblando las manos y a nosotros n o nos queda nada. Y si no nos conceden un compromiso, hay que negarles el voto”.


Vendedores en Acción en la Lucha
En representación de 5,000 vendedores callejeros de la organización Vendedores en Acción (VEA), se unieron a la marcha Faustino Martinez, de Oaxaca; Paty Archuleta, de Sinaloa y Caridad Vázquez, de Colima.

Los vendedores exigen sus derechos.

“Nosotros venimos a pedir que se haga ley la SB972 para que se nos autorice trabajar libremente en la venta de comida”, dijo Faustino, quien vende bolis, Topo Gigios y charamuscas en el sur centro de Los Ángeles.

A pesar del hecho de que la Ley de Ventas Seguras en las Aceras de California de 2018 (Proyecto de Ley del Senado 946) despenalizó la venta ambulante de alimentos cuando el exgobernador Jerry Brown promulgó el proyecto de ley, muchos vendedores ambulantes de alimentos han tenido problemas debido a los códigos de venta de alimentos del estado.

El proyecto de ley SB 972 de la senadora estatal Lena González (D-Long Beach) tiene como objetivo actualizar el código y facilitar que los vendedores ambulantes de alimentos naveguen por el proceso de permisos de salud y vendan sus alimentos.

“Yo vendo pambazos, enchiladas, pozole, quesadillas y todo tipo de comida mexicana y necesito un permiso para librarme ya del hostigamiento de la policía”, describió Caridad Vázquez, quien suele instalarse entre la calle 4 y Breed, en el barrio de Boyle Heights.

El proyecto de ley superó su primer obstáculo legislativo en el comité de salud del senado estatal. Ahora se dirige al comité de apropiaciones y, de ser aprobado, llegaría al escritorio del gobernador Gavin Newsom para su aprobación y convertir SB972 en ley.

“Los vendedores son parte de la cultura y de la economía gastronómica de Los Ángeles”, dijo Mari Flores, una activista de VEA. “Ellos son los trabajadores más acosados y deberían respetar su derecho a ganarse la vida honradamente”.

Marchas y protestas en Los Ángeles
Marcha: 11 am. Coalición Primero de Mayo (CHIRLA/CARECEN).
Numerosos grupos defensores de los inmigrantes se reúnen en la intersección de Olympic y Broadway para marchar en dirección a Grand Park.


Marcha: 2 pm seguida de un picnic.

Organiza Revolution Club de Los Ángeles. Reunión en la esquina de Wilshire y Alvarado, cerca de la estación de la línea roja del metro Westlake/MacArthur Park. Picnic a las 3:30 pm Teatro Frida Kahlo, 2332 W. 4th St.