Madre de 57 años sostiene una relación sexual con su propio hijo de 38, pero afirma que no es incesto, sino una rara condición genética

Ben Ford, de 38 años, abandonó a su esposa para poder mantener una relación sexual con su propia madre, Kim West y la pareja afirma que su romance obedece a una rara condición llamada "atracción genética sexual" y no se trata de incesto

La relación rápidamente se tornó sexual e hicieron público su romance en 2016.
La relación rápidamente se tornó sexual e hicieron público su romance en 2016.
Foto: Pixabay

Una madre de Michigan, quien se enamoró de su hijo biológico, afirmó que su relación no puede calificarse como incesto, ya que se trata de un raro fenómeno “genético”.

Kim West, de 57 años, quedó embarazada cuando era adolescente y entregó a su bebé, Ben Ford, en adopción a mediados de la década de 1980.

Ford, quien ahora tiene 38 años, localizó a su madre hace ocho años y la pareja formó un estrecho vínculo.

La relación rápidamente se tornó sexual e hicieron público su romance en 2016, con West alardeando de haber tenido “sexo alucinante” con su hijo.

Posteriormente, la pareja mantuvo un perfil bajo en un intento por evitar ser procesados ​​por sus relaciones sexuales ilegales, pero dicen que la ciencia es la razón por la que no pueden quitarse las manos de encima.

“Esto no es incesto, es GSA. Somos como guisantes en una vaina y estamos destinados a estar juntos”, declaró West a New Day, hablando sobre un fenómeno conocido como “atracción sexual genética”.

El fenómeno fue identificado por primera vez en la década de 1980 por Barbara Gonyo, una mujer que dirigía un grupo de apoyo en Chicago para personas adoptadas y sus nuevos parientes.

Ella acuñó el término “GSA” (atracción sexual genética, por sus siglas en inglés) después de notar que numerosas personas asociadas con el grupo se sintieron atraídas sexualmente por los miembros de su familia cuando se conocieron como adultos.

La psicóloga Corinne Sweet le dijo previamente a New Day que se había encontrado con el fenómeno mientras trataba a pacientes que habían estado en hogares de acogida.

“A nivel genético, estamos condicionados a encontrar atractivas a las personas que se parecen a nosotros”, afirmó Sweet.

“Tenemos una conexión casi tribal con miembros de la familia con características similares. Al mismo tiempo, las personas adoptadas o acogidas se sienten profundamente rechazadas. Han experimentado una herida profunda que no se cura fácilmente”, explicó.

“Entonces, cuando un hijo conoce a su madre biológica, siente una gran necesidad. Hay una atracción y un anhelo allí, y cuando se combina con el atractivo de la similitud genética, se convierte en un cóctel muy poderoso y complejo que es increíblemente seductor”.

Otros expertos médicos se muestran escépticos con respecto a GSA, y el terapeuta sexual de la ciudad de Nueva York, Ian Kerner, le dijo a Women’s Health que el fenómeno nunca se ha estudiado científicamente.

“Creo que nuestros sistemas de apareamiento tienden a buscar más la diferencia genética que la similitud”, declaró. “En el caso del incesto o amor romántico entre familiares, creo que hay que mirarlo caso por caso en lugar de generalizarlo como un trastorno o condición genética”.

Mientras tanto, el psicólogo clínico John Mayer le dijo sin rodeos a la revista: “Mi opinión profesional es que la GSA es una excusa para permitir que estas personas rompan las normas sociales”.

Un psicólogo dice que el fenómeno de GSA tiene sentido desde una perspectiva biológica, incluso si es un tabú social.

Sin embargo, West y Ford dicen que GSA explica adecuadamente la atracción instantánea que sintieron el uno por el otro.

“Sé que la gente dirá que somos repugnantes, que deberíamos ser capaces de controlar nuestros sentimientos, pero cuando te golpea un amor que te consume tanto que estás dispuesto a darlo todo por él, tienes que luchar por él”, dijo West a New Day.

La amada mamá continuó: “Es una oportunidad única en la vida y algo de lo que Ben y yo no estamos dispuestos a alejarnos”.

Su hijo declaró: “Cuando conocí a Kim, no podía pensar en ella como mi madre, sino como un ser sexual. Había visto a un terapeuta en un grupo de apoyo a la adopción y había aprendido sobre el fenómeno GSA”.

Lo que hizo que su relación fuera más impactante fue el hecho de que Ford estaba casado en el momento en que se conocieron. El hijo enamorado pronto dejó a su esposa para tener una relación con su madre.

Ford le dijo a New Day que no podía quitarse a su madre de la cabeza y le dijo a su cónyuge: “Cada vez que he tenido sexo contigo desde que la conocí, imagino que es a ella a quien estoy besando, de lo contrario no puedo actuar”.

Mientras tanto, West dijo que se sentía como si ella y su hijo se “conocieran durante años” después de que se conocieron como adultos, y describió su sexo como “increíble” y “alucinante”.

Pero la pareja debe tener cuidado de alardear de su relación sexual, ya que las relaciones incestuosas entre adultos se castigan con hasta 15 años de prisión en su estado natal de Michigan. Cualquier persona declarada culpable de tal delito deberá firmar el registro de delincuentes sexuales de por vida.

Leer más
* Tres muertos, incluido un peatón decapitado y desmembrado, cuando SUV a exceso de velocidad se estrella contra una estación de tren
* Niño de 2 años sufre terribles heridas cuando su padre lo arrolló al retroceder con cortadora de césped
* Ex oficial carcelaria que ayudó a escapar a su amante convicto, murió al dispararse a sí misma cuando la policía se aproximaba