La inflación pone a prueba la capacidad de los bancos de alimentos a medida que los estadounidenses agotan sus recursos

Los bancos de alimentos han registrado un incremento en la demanda, pero la inflación también ha ocasionado una desaceleración en las donaciones

Los bancos de alimentos han notado un aumento de alrededor de 65% en la solicitud de ayuda.
Los bancos de alimentos han notado un aumento de alrededor de 65% en la solicitud de ayuda.
Foto: Michael Loccisano / / Getty Images

A medida que muchas familias estadounidenses siguen lidiando con los gastos adicionales en gasolina, alimentos e hipotecas ocasionados por la inflación, los bancos de alimentos también han registrado una mayor demanda, aunque las donaciones que reciben cada vez alcanzan para menos.

Los bancos de alimentos de todo Estados Unidos señalan que los costos de mano de obra y distribución están aumentando y las donaciones se están desacelerando.

Alrededor del 65% de los 200 bancos de alimentos de la red Feeding America informaron haber visto una mayor demanda de asistencia alimentaria en marzo en comparación con el mes anterior, con un aumento promedio del 15% más de personas, según los últimos datos del programa de alivio del hambre más grande del país.

Alrededor del 30% de los bancos de alimentos dijeron que habían atendido a la misma cantidad de clientes.

Algunos de los socios de despensa de alimentos de Feeding America han cerrado debido a la disminución de las donaciones y los costos más altos para recibir y entregar alimentos. Otros tienen menos alimentos en sus estantes a pesar de que tienen una mayor demanda.

El problema ha crecido hasta el punto en que la semana pasada el presidente Joe Biden convocó una Conferencia sobre el Hambre, la Nutrición y la Salud en septiembre, la primera desde 1969.

Más difícil costear gasolina y alimentos

A inicios de 2020, la pandemia de covid-19 obligó a aproximadamente 60 millones de estadounidenses a buscar ayuda para la inseguridad alimentaria, según Feeding America.

A finales de 2021, con el auge de las contrataciones, la demanda de bancos de alimentos volvió a niveles regulares. Pero el alivio duró poco.

La inflación del 8.3% en el índice de precios al consumidor en abril anunciada el miércoles y el precio promedio nacional de la gasolina que alcanzó un récord este domingo de $4.47 por galón son algunas de las principales razones que han empujado a esta situación.

Además, al problema se suma la escasez provocada por la guerra de Rusia contra Ucrania y otros problemas de la cadena de suministro.

En los bolsillos de las familias, estas complicaciones han ocasionado que, luego de recortar gastos en los últimos meses, a medida que la situación continúa, ya no tengan más opciones. Algunos de los padres, de acuerdo con un reporte de CNN, han recurrido a saltarse comidas para poder completar los alimentos de sus hijos.

Las luchas de las familias se ven acentuadas por el hecho de que los beneficios del gobierno que aumentaron durante la pandemia, como los cupones de alimentos o el seguro de desempleo, se han detenido o terminarán en breve.

También te puede interesar:
Duplican fondos federales para protección contra desalojos en EE.UU.: da servicios legales a familias en riesgo de perder su vivienda
Pagar las deudas atrasadas de la tarjeta de crédito será más difícil tras el aumento en las tasas de interés: a cuánto aumentarían
Más estadounidenses recurren a pedir préstamos a sus familiares y amigos que hace un año, según encuesta