¿Quién mató a Elvis?

La nueva película de Baz Luhrmann ahonda en la relación de Elvis Presley con su manager, desde su éxito sin precedentes hasta su trágico final

Austin Butler como Elvis Presley en un momento de la película.
Austin Butler como Elvis Presley en un momento de la película.
Foto: Warner Bros.

Elvis Presley murió el 16 de agosto de 1977 en Graceland, su mansión en Memphis. Tenía 42 años. Poco más de dos décadas antes había pasado de ser un adolescente criado en los barrios más pobres de Tupelo y Memphis, Tennessee, a convertirse en la persona más famosa del mundo. Su éxito fue fulgurante, su popularidad desconocida hasta entonces, su influencia en la música se siente hasta nuestros días. Aún tiene el récord de más singles en el top 40 de la historia.

Una figura central en ese viaje de Elvis hacia la eternidad fue el coronel Tom Parker, quien descubrió el potencial de un chico blanco que sonaba como los negros. Parker dirigió toda la carrera de Elvis, construyendo una marca que se convertiría en un imperio y, a la vez, exprimiendo al artista sin ninguna consideración por su salud física o mental.

“¡Cuando murió era aún tan joven!”, comenta Baz Luhrmann, director del film “Elvis”, en entrevista para este diario. “Y había tenido una vida inconmensurable. Parecía que hubiera muerto a los 62, no a los 42”.

“En los años 50 era el Elvis rebelde, un chico joven que crecía en la comunidad negra, fusionaba la música negra y blanca, se saltaba la barrera racial, la Policía quería meterlo en la cárcel y había gente que quería matarlo- apunta Luhrmann. Después llegó el Elvis de Hollywood, que estaba como en una burbuja, el actor mejor pagado. Y después el Elvis de Las Vegas, que cayó en una trampa…”.

Con su peculiar estilo, el director responsable de “Moulin Rouge!” y “The Great Gatsby” nos lleva por esas diferentes etapas de Elvis narradas desde el punto de vista del coronel Parker en sus últimos años de vida, quién se pregunta sobre el final de Elvis. Tom Hanks interpreta al manager del artista.

Tom Hanks (dcha.) caracterizado como el coronel Tom Parker. / Foto: WB

“La relación de Tom Parker con Elvis era básicamente vender, vender, vender”, apunta Luhrmann. “El coronel fue mi punto de entrada porque era el gran vendedor, el maestro de ceremonias del carnaval. Él se defiende: ‘No me culpen de la muerte de Elvis, yo no le maté. Yo sé quién lo hizo’. Así que el film es un poco sobre quién fue. Pero el coronel también me ayuda a traer esa dicotomía sobre vender vs. alma. El espíritu, la autenticidad de Elvis, su vulnerabilidad, la humanidad vs. vender a toda costa. Cuando no se logra un balance, se termina con un final muy trágico para una vida maravillosa”.

Una vida que el film repasa en sus dos horas y media largas de duración, en la que no faltan las personas fundamentales en la vida de Elvis, como sus padres, su esposa Priscilla, su hija Lisa Marie y leyendas del blues y el rock and roll como B.B. King, la hermana Rosetta Tharpe o Little Richard. Estos tres últimos eran afroamericanos, como la mayoría de músicos que escuchaba Elvis en sus años de formación.

El film destaca como Elvis Presley cruzó la barrera racial, pero también apunta a la paradoja –o más bien, injusticia– de que fuera un joven blanco quien se llevara la máxima gloria a partir de una música de raíces negras. Uno no puede dejar de preguntarse si hoy día estaríamos ante un caso de apropiación cultural. Por el contrario, Elvis hoy sigue siendo una figura universal, pese a que nunca actuó fuera de Estados Unidos y sólo salió del país cuando se enroló en el ejército, enviado unos meses a Alemania.

“Hoy hablamos de él porque la historia es increíble, es realmente difícil de creer, pero es una historia muy emocional. Sí, es la música… Pero es la emoción, lo que este hombre realmente hizo sentir a la gente a través de sus canciones. Por eso aún hoy seguimos hablando de Elvis, porque queremos sentirlo nosotros también”, concluye Luhrmann.

Austin Butler se convirtió en Elvis

A Elvis lo interpreta Austin Butler, un actor muy poco conocido que completa un trabajo excepcional. Canta todas las canciones de la primera parte del film, cuando Elvis es joven, y logra un parecido extraordinario en diferentes etapas de la vida del cantante.

Austin Butler como el Elvis aún adolescente. / Foto: WB

“No creo que haya ningún material sobre Elvis que no haya visto”, asegura Butler sobre su preparación para este papel. “Lo he visto todo. He leído cada libro que se ha escrito sobre su vida”.

Butler, 30, nació exactamente 14 años y 1 día después de la muerte de Elvis.

“No sabía mucho de él antes”, asegura. “Y hasta que supe que Baz estaba haciendo está película, jamás pensé ni nadie me dijo que yo podía interpretar a Elvis. Las estrellas se alinearon”.

El actor descubrió muchas cosas sobre la vida del rockero en el proceso de este film.

“No sabía que era un gemelo”, dice Butler sobre el hecho de que Elvis tenía un mellizo que nació muerto minutos antes que él. “Ese hecho le creó un vacío durante toda su vida, y hacía que su madre le viera como un niño milagro”.

“Su madre murió cuando él tenía 23 años, la misma edad que yo tenía cuando murió mi madre”, apunta Butler. “Hay muchas cosas que me golpearon, que no podía creer”.

Elvis (Butler) y el coronel Parker (Tom Hanks) en una escena de “Elvis”. / Foto: WB

En varias ocasiones durante el film vemos a Elvis traicionarse a sí mismo, casi siempre empujado por Parker, muchas veces con terribles consecuencias.

“Los momentos en los que más brilló fueron momentos en que fue honesto consigo mismo. Hay algo de universal en eso”, explica Butler.

El actor californiano destaca la personalidad de Elvis para, por ejemplo, ir al high school en los años 50 con esas patillas que luego se harían populares en todo el mundo. Creaba estilo de una forma radical. Pero, por supuesto, lo más relevante al final fue su legado musical.

“Hizo alguna de la mejor música que nunca se haya grabado. Y es música atemporal”, sentencia.

“Elvis” se estrena en cines este viernes 24 de junio.

Leer más:
· Tras dos años estudiando a Elvis, Austin Butler no puede dejar de hablar como él