El regreso de la polio y la vuelta a clases: lo que debes saber

Las personas pueden desarrollar el síndrome post-polio décadas después de la infección. Los síntomas pueden incluir dolor muscular y debilidad

Quienes no están familiarizados con la temida enfermedad necesitan un manual para protegerse a sí mismos y a sus hijos.
Quienes no están familiarizados con la temida enfermedad necesitan un manual para protegerse a sí mismos y a sus hijos.
Foto: JPC-PROD / Shutterstock

Antes de que las vacunas contra la poliomielitis estuvieran disponibles en la década de 1950, las personas que desconfiaban de esta enfermedad incapacitante tenían miedo de que sus hijos salieran a la calle, y mucho menos que fueran a la escuela. 

Ahora que la poliomielitis vuelve a aparecer décadas después de que se considerara eliminada en Estados Unidos, los que no están familiarizados con la temida enfermedad necesitan un manual para protegerse a sí mismos y a sus hijos, muchos de los cuales están saliendo del trauma de la pandemia de covid-19.

¿Qué es la poliomielitis?

Polio es la abreviatura de “poliomielitis”, una enfermedad neurológica causada por una infección por poliovirus. De los tres tipos de poliovirus salvajes —serotipos 1, 2 y 3—, el serotipo 1 es el más virulento y el que tiene más probabilidades de causar parálisis.

La mayoría de las personas infectadas por el poliovirus no enferman ni presentan síntomas. Alrededor de una cuarta parte de los infectados pueden experimentar síntomas leves como fatiga, fiebre, dolor de cabeza, rigidez de cuello, dolor de garganta, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Por tanto, al igual que con el covid-19, las personas que no presentan síntomas pueden contagiar sin saberlo al interactuar con otras personas. 

  • ¿Peligra la meta de erradicación?

Pero en hasta una de cada 200 personas con esta infección, el virus puede atacar la médula espinal y el cerebro. Cuando infecta la médula espinal, las personas pueden desarrollar debilidad muscular o parálisis, incluso de las piernas, el brazo o la pared torácica. El poliovirus también puede infectar el cerebro, provocando dificultades para respirar o tragar.

Las personas pueden desarrollar el síndrome post-polio décadas después de la infección. Los síntomas pueden incluir dolor muscular y debilidad.

Las personas con poliomielitis pueden permanecer en silla de ruedas o ser incapaces de respirar sin la ayuda de un respirador por el resto de sus vidas.

¿Cómo se propaga la poliomielitis?

El virus que causa la poliomielitis se propaga por la “vía oral-fecal”, lo que significa que entra en el cuerpo a través de la boca por medio de las manos, el agua, los alimentos u otros artículos contaminados con heces que contienen el poliovirus. En raras ocasiones, el poliovirus puede propagarse a través de la saliva y las gotitas de las vías respiratorias superiores. El virus infecta entonces la garganta y el tracto gastrointestinal, se extiende a la sangre e invade el sistema nervioso.

¿Cómo se diagnostica la poliomielitis?

La poliomielitis se diagnostica mediante una combinación de charlas con el paciente, exámenes físicos, pruebas de laboratorio y exploraciones de la médula espinal o el cerebro. Los proveedores de salud pueden enviar heces, frotis de garganta, líquido cefalorraquídeo y otras muestras para su análisis en el laboratorio. 

Pero como la poliomielitis ha sido cada vez menos frecuente en Estados Unidos durante décadas, los médicos pueden no considerar el diagnóstico en pacientes con síntomas. Y las pruebas para la sospecha de poliomielitis deben enviarse a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ya que incluso los centros académicos ya no realizan las pruebas.

¿Cómo se puede prevenir la transmisión del poliovirus?

Los CDC recomiendan que se vacune a todos los niños contra la poliomielitis a las edades de 2, 4, 6 a 18 meses y 4 a 6 años, para un total de cuatro dosis. Los 50 estados y el Distrito de Columbia exigen que los niños que van a la guardería o a la escuela pública sean vacunados contra la polio, pero algunos estados permiten exenciones médicas, religiosas o personales. 

El programa Vaccines for Children proporciona la vacuna contra la polio de forma gratuita a los niños que tienen Medicaid, que no tienen seguro o que tienen un seguro insuficiente, o que son miembros de comunidades indígenas americanas o nativos de Alaska. 

La mayoría de las personas nacidas en Estados Unidos después de 1955 probablemente hayan recibido la vacuna contra la polio. Pero en algunas zonas las tasas de vacunación son peligrosamente bajas, como en el condado neoyorquino de Rockland, donde es del 60%, y en el condado de Yates, donde es del 54%, debido a que muchas familias alegan exenciones religiosas.

Hay dos tipos de vacunas contra la polio: la vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV) y la vacuna antipoliomielítica oral debilitada (OPV). La IPV es una vacuna inyectable. La OPV puede administrarse en gotas o en un terrón de azúcar, por lo que es más fácil de administrar. Ambas vacunas son muy eficaces contra la poliomielitis paralítica, pero la OPV parece ser más eficaz para prevenir la infección y la transmisión.

  • Vacuna contra la polio IPV

Tanto el poliovirus salvaje como los virus vivos y debilitados de la OPV pueden causar la infección. Dado que la IPV es una vacuna de virus muertos, no puede infectar ni replicarse, ni dar lugar a poliovirus derivados de la vacuna, y tampoco causar la enfermedad de la poliomielitis paralítica. Los virus debilitados de la OPV pueden mutar y recuperar su capacidad de causar parálisis, lo que se denomina poliomielitis derivada de la vacuna.

Desde el año 2000, en Estados Unidos sólo se administra la IPV. Dos dosis de IPV tienen una eficacia de al menos el 90% y tres dosis de IPV tienen una eficacia de al menos el 99% en la prevención de la enfermedad de la poliomielitis paralítica. Estados Unidos dejó de utilizar la OPV debido al riesgo de parálisis de 1 en 2,000 entre las personas no vacunadas que la recibían. Algunos países siguen utilizando la OPV.

En Estados Unidos, la vacunación contra la poliomielitis comenzó en 1955. Los casos de poliomielitis paralítica se redujeron de más de 15,000 al año a principios de esa década a menos de 100 en la década de 1960, y luego a menos de 10 en la década de 1970. En la actualidad, el poliovirus tiene más probabilidades de propagarse en los lugares donde la higiene y el saneamiento son deficientes, y las tasas de vacunación son bajas.

¿Por qué la polio se está extendiendo de nuevo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a Norteamérica y Sudamérica libre de poliomielitis a partir de 1994, pero en junio de 2022, a un joven adulto que vivía en el condado de Rockland, Nueva York, se le diagnosticó el poliovirus del serotipo 2 derivado de la vacuna. 

El paciente se quejó de fiebre, rigidez en el cuello y debilidad en las piernas. No había viajado recientemente fuera del país por lo que se supuso que se había infectado en Estados Unidos. Desde entonces, los CDC han empezado a vigilar las aguas residuales para detectar el poliovirus.

El poliovirus vinculado genéticamente al caso del condado de Rockland se ha detectado en muestras de aguas residuales de los condados de Rockland, Orange y Sullivan, lo que demuestra la propagación en la comunidad desde mayo de 2022. También se han detectado poliovirus no relacionados con la vacuna en las aguas residuales de la ciudad de Nueva York.

¿Cómo puedo saber si he sido vacunado contra la poliomielitis?

No existe una base de datos nacional de registros de vacunación, pero los 50 estados y el Distrito de Columbia tienen sistemas de información sobre vacunación con registros que se remontan a la década de 1990. Tu departamento de salud estatal o territorial también puede tener registros de tus vacunas. 

Las personas vacunadas en Arizona, el Distrito de Columbia, Louisiana, Maryland, Mississippi, Dakota del Norte y Washington pueden acceder a sus registros de vacunación mediante la aplicación MyIR Mobile, y quienes se vacunaron en Idaho, Minnesota, Nueva Jersey y Utah pueden hacerlo mediante la aplicación Docket.

También puedes preguntar a tus padres, al pediatra, a tu médico o farmacéutico, o a las escuelas de K-12, colegios o universidades a las que fuiste si tienen registros de tus vacunas. Algunos empleadores, como los sistemas de salud, también pueden guardar registros de tus vacunas en su oficina de salud ocupacional.

No hay ninguna prueba para determinar si eres inmune a la polio.

¿Necesito un refuerzo de la vacuna antipoliomielítica si fui vacunado completamente contra la poliomielitis cuando era niño?

Todos los niños y adultos no vacunados deben completar la serie de cuatro dosis de vacunas contra la polio recomendada por los CDC. No necesitas un refuerzo de la IPV si recibiste la OPV.

Los adultos que estén inmunodeprimidos, que viajen a un país en el que circule el poliovirus o que estén en mayor riesgo de exposición al poliovirus en el trabajo, como algunos trabajadores de laboratorio y sanitarios, pueden recibir un refuerzo de la IPV una sola vez.

¿Cómo se trata la polio?

Las personas con una infección leve por poliovirus no necesitan tratamiento. Los síntomas suelen desaparecer por sí solos en un par de días.

La poliomielitis paralítica no tiene cura. El tratamiento se centra en la fisioterapia y la terapia ocupacional para ayudar a los pacientes a adaptarse y recuperar la funcionalidad.

¿Por qué no se ha erradicado el poliovirus?

La viruela es el único virus humano que se ha declarado erradicado hasta la fecha. Una enfermedad puede ser erradicada si solo infecta a los seres humanos, si la infección viral induce una inmunidad a largo plazo contra la reinfección y si existe una vacuna eficaz u otro tipo de prevención. Cuanto más infeccioso sea un virus, más difícil será su erradicación. Los virus que se propagan sin presentar síntomas también son más difíciles de erradicar.

En 1988, la Asamblea Mundial de la Salud se propuso erradicar la poliomielitis para el año 2000. Los conflictos violentos, la propagación de teorías conspirativas, el escepticismo sobre las vacunas, la financiación y la voluntad política inadecuadas, y los esfuerzos de vacunación de baja calidad ralentizaron el progreso hacia la erradicación, pero antes de la pandemia de coronavirus, el mundo había estado muy cerca de erradicar la poliomielitis. 

Durante la pandemia, la vacunación infantil, incluida la de la poliomielitis, disminuyó en Estados Unidos y en todo el mundo.

Para erradicar la poliomielitis, el mundo debe eliminar todos los poliovirus salvajes y los poliovirus derivados de las vacunas. Los serotipos 2 y 3 del poliovirus salvaje han sido erradicados. El serotipo 1 del poliovirus salvaje, la forma más virulenta, sigue siendo endémico solo en Pakistán y Afganistán, pero los poliovirus derivados de la vacuna siguen circulando en algunos países de África y otras partes del mundo. 

Para erradicar definitivamente la poliomielitis del planeta, es probable que se necesite un enfoque por etapas que incluya el uso de la OPV, luego una combinación de OPV y IPV, y después, la IPV sola.

KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre salud. Es uno de los tres principales programas de KFF, una organización sin fines de lucro que analiza la problemática de salud y salud pública de la nación.