El asesinato de John F. Kennedy

John Fitzgerald Kennedy, el 35º presidente de los Estados Unidos, fue asesinado mientras viajaba por Dallas, Texas, en un descapotable, el 22 de noviembre de 1963.

El presidente John F. Kennedy habla en una conferencia de prensa el 13 de septiembre de 1962
El presidente John F. Kennedy habla en una conferencia de prensa el 13 de septiembre de 1962
Foto: National Archive/Newsmakers / Getty Images

La primera dama Jacqueline Kennedy rara vez acompañaba a su esposo, el presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy, en salidas políticas, pero estuvo a su lado, junto con el gobernador de Texas John Connally y su esposa, en una caravana de 10 millas por las calles del centro de Dallas el 22 de noviembre.

Sentada en un convertible Lincoln, los Kennedy y Connally saludaron a las grandes y entusiastas multitudes reunidas a lo largo de la ruta del desfile. 

Cuando su vehículo pasó por el edificio de depósito de libros escolares de Texas a las 12:30 p. m., Lee Harvey Oswald supuestamente disparó tres tiros desde el sexto piso, hiriendo fatalmente al presidente Kennedy y lesionando gravemente al gobernador Connally. 

Kennedy fue declarado muerto 30 minutos después en el Hospital Parkland de Dallas, tenía 46 años.

El vicepresidente Lyndon Johnson, que iba tres autos detrás del presidente Kennedy en la caravana, prestó juramento como el 36.° presidente de los Estados Unidos a las 2:39 pm, en el Aeropuerto de Dallas Love Field. El juramento fue presenciado 1por unas 30 personas, incluida Jacqueline Kennedy, que aún vestía ropa manchada con la sangre de su esposo. Siete minutos después, el avión presidencial despegó hacia Washington.

Al día siguiente, 23 de noviembre,1 el presidente Johnson emitió su primera proclamación, declarando el 25 de noviembre, día de duelo nacional por el presidente asesinado

Ese lunes, cientos de miles de personas se alinearon en las calles de Washington para ver un cajón tirado por caballos que transportaba el cuerpo de Kennedy desde la Rotonda del Capitolio hasta la Catedral Católica de St. Matthew para una misa de réquiem.

La procesión solemne luego continuó hasta el Cementerio Nacional de Arlington donde los líderes de 99 naciones se reunieron para el funeral de estado. Kennedy fue enterrado con todos los honores militares en una pendiente debajo de Arlington House, donde su viuda encendió una llama eterna para marcar para siempre la tumba.

Presunto asesino

Lee Harvey Oswald, nacido en Nueva Orleans en 1939, se unió a la Marina de los EE. UU. en 1956. Fue dado de baja en 1959 y nueve días después partió hacia la Unión Soviética, donde intentó sin éxito convertirse en ciudadano. 

Trabajó en Minsk y se casó con una mujer soviética y en 1962 se le permitió regresar a los Estados Unidos con su esposa y su pequeña hija. A principios de 1963, compró un revólver .38 y un rifle con mira telescópica por correo, y el 10 de abril en Dallas disparó y falló al ex general del Ejército de los EE. UU. Edwin Walker, una figura conocida por sus puntos de vista de extrema derecha.

Más tarde ese mes, Oswald fue a Nueva Orleans y fundó una rama del Comité Fair Play for Cuba, una organización procastrista. En septiembre de 1963 viajó a la Ciudad de México, donde los investigadores alegan que intentó obtener una visa para viajar a Cuba o regresar a la URSS. En octubre, regresó a Dallas y tomó un trabajo en Texas School Book Depository Building.

Menos de una hora después de que le dispararan a Kennedy, Oswald mató a un policía que lo interrogó en la calle cerca de su casa de huéspedes en Dallas. Treinta minutos después, la policía arrestó a Oswald en una sala de cine en respuesta a los informes de un sospechoso. Fue procesado formalmente el 23 de noviembre por los asesinatos del presidente Kennedy y el oficial JD Tippit.

El 24 de noviembre, Oswald fue llevado al sótano de la sede de la policía de Dallas de camino a una cárcel más segura del condado. Una multitud de policías y prensa con cámaras de televisión en vivo se reunieron para presenciar su partida. Cuando Oswald entró en la habitación, Jack Ruby emergió de la multitud y lo hirió fatalmente con un solo disparo de un revólver .38 oculto. Ruby, quien fue detenido de inmediato, afirmó que la ira por el asesinato de Kennedy fue el motivo de su acción. Algunos lo llamaron héroe, pero, no obstante, fue acusado de asesinato en primer grado.

Jack Ruby, originalmente conocido como Jacob Rubenstein, operaba locales de striptease y salones de baile en Dallas y tenía conexiones menores con el crimen organizado. Ocupa un lugar destacado en las teorías del asesinato de Kennedy, y muchos creen que mató a Oswald para evitar que revelara una conspiración mayor. 

En su juicio, Ruby negó la acusación y se declaró inocente con el argumento de que su gran dolor por el asesinato de Kennedy le había hecho sufrir “epilepsia psicomotora” y le disparó a Oswald inconscientemente. El jurado encontró a Ruby culpable de “asesinato con malicia” y lo condenó a muerte.

En octubre de 1966, la Corte de Apelaciones de Texas revocó la decisión sobre la base de la admisión inapropiada del testimonio y el hecho de que Ruby no pudo haber recibido un juicio justo en Dallas en ese momento. En enero de 1967, mientras esperaba un nuevo juicio, que se celebraría en Wichita Falls, Ruby murió de cáncer de pulmón en un hospital de Dallas.

El informe oficial de la Comisión Warren de 1964 concluyó que ni Oswald ni Ruby formaban parte de una conspiración mayor, ya sea nacional o internacional, para asesinar al presidente Kennedy. 

A pesar de sus firmes conclusiones, el informe no logró silenciar las teorías de conspiración en torno al evento, y en 1978 el Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara concluyó en un informe preliminar que Kennedy fue “probablemente asesinado como resultado de una conspiración” que pudo haber involucrado a múltiples tiradores y crimen organizado. Algunos siguen cuestionando las conclusiones del comité, al igual que las de la Comisión Warren.

Seguir leyendo: