De acuerdo con expertos, los cabellos en el cepillo no son un motivo para alarmarse.