5 semillas que puedes comer para mantener una buena salud


Si el mundo de las semillas hasta ahora era desconocido para tí, ya no más. Aunque no todas las semillas necesariamente son comestibles, existe una buena cantidad de ellas que sí. Añadirlas a tus alimentos no sólo te llenarán de salud y energía, sino que le dará variedad a tus platillos. Hoy te presento cinco de las más conocidas y que utilizo frecuentemente en mi cocina.

Antes de adentrarnos al mundo de las semillas, te dejo con 2 recomendaciones importantes, que aplican a todas ellas:

Ajonjolí o Sésamo:

Esta es la estrella de los huesos fuertes. Su contenido de calcio, magnesio y zinc es la mezcla de nutrientes perfectos para mantener huesos saludables. Así mismo, contiene vitamina B1, cobre, hierro y manganeso. El ajonjolí promueve la descomposición de grasas, carbohidratos y proteínas saludablemente.

Ayuda a mantener la presión baja y a la producción de energía ya que mejora el transporte de oxígeno en el cuerpo, así que de una vez va a ayudar a relajar tus músculos y mejorar la circulación sanguínea. No sólo eso, también promueve la producción de leche en madres lactantes ¿Una joyita no? Las puedes consumir en semillas, en mantequilla conocida como Tahini o en leche vegetal. Añade las semillas o mantequilla a tus batidas, ensaladas y comidas o cómete un puñado de ellas como snack. Cuando están crudas remójalas durante una noche y enjuágalas antes de consumir o antes de hacer horchatas o batidas.

Chía:

Similar al ajonjoí, las semillas de chía promueven la salud en los huesos, mantienen la presión sanguínea en check y ayudan al transporte de oxígeno a través del cuerpo. Así mismo esta pequeñina ayuda a mantener tu corazón en óptimas condiciones, disminuyendo el LDL o “colesterol malo” y aumentando el HDL, “colesterol bueno”.

Las semillas de chía son buenísimas para hidratar tu cuerpo y desintoxicarlo, sin embrago tienen un truco, atrapan líquido. Al echarlas en agua podrás ver que crecen en tamaño y crean una textura similar a la de una clara de huevo. Si las consumes tal cual, sin hidratarlas primero, tu digestión podría sufrir ya que se nutrirán del líquido más accesible, osea el líquido en tu estómago. Pero que no cunda el pánico, hay solución: remójalas al menos 4 horas antes de consumirlas o toda la noche y listo. También puedes molerlas con un mortero, en una moledora de café o procesador de alimentos. Si tienes una licuadora de alta velocidad puedes molerlas junto a tu batida sin problemas. Contienen calcio, hierro, proteínas, y ácidos grasos esenciales.

Calabaza:

Brindan energía y ayudan al crecimiento adecuado ya que promueven huesos fuertes. Así mismo auxilian en el metabolismo saludable de grasas y carbohidratos. Crean enzimas saludables, balancear hormonas y le dan un “boost” de energía a tu sistema inmunológico.

Son altas en magnesio, cobre, zinc, manganeso y fósforo. Puedes añadirlas a tus ensaladas, comerlas como snack, echarlas encima de una tostada de aguacate, hacer una leche, en fin, ¡No hay excusas para no usarlas! ¿Sabías que también ayudan a relajar tus músculos, por lo tanto, mejoran la circulación de la sangre?

Cáñamo o Hemp:

Las semillas de Hemp, cáñamo o canabis, como prefieras llamarlas, son maravillosas para tu salud cardiaca porque disminuyen los niveles de LDL o colesterol “malo” y aumentan los de HDL o colesterol “bueno” detalle que ayuda a mantener tus arterias en óptimas condiciones. Estas semillitas contienen ácidos grasos esenciales que las convierten en una excelente fuente de proteína, así que no seas tímida y añádela a las batidas, ensaladas y platos.

Linaza o Flax:

Es alta en Omegas 3, 6 y 9, lo que hace que sea maravillosa para promover la salud cardiaca, mejorar la función cerebral, balancear hormonas, reducir inflamación y mejorar tu digestión. También son altas en fibra y tiene magnesio y manganeso. Fibra, grasa, magnesio e hidratación es la fórmula perfecta para ir al baño sin problemas. Su alto contenido de lignanos ayuda a detener el exceso de estrógeno ayudando a un mejor balance hormonal- ¿PMS alguien? Los lignanosson químicos naturales que se encuentran en las plantas y han sido relacionados la inhibición de células cancerosas.

Girasol:

Estas semillas están cargadas de proteínas y son una gran fuente de vitamina E, lo que las hace altas en antioxidantes y antiinflamatorios. No sólo eso, su contenido de magnesio, ayuda a nutrir tu sistema nervioso, muscular y vasos sanguíneos. Entre los otros nutrientes que poseen se encuentran el cobre, las vitaminas B1, B6 y B3, manganeso, selenio, fósforo y ácido fólico. Puedes usarlas como snack o añadirlas a tus comidas y disfrutar de una rica bomba de nutrición.

Como ves, las semillas pueden ser tus mejores aliadas a la hora de comer saludable y mantener una buena salud. Como siempre, te invito a experimentar con ellas y ver las que más te funcionan y te gustan. ¿Cuál te llama más la atención? ¿Cómo la añadirías a tus comidas?

Por: Mayra Ortiz
Coach Holística de Salud Femenina
Maestra Certificada de Kundalini Yoga
Terapeuta de Masaje Licenciada
www.tulsiandrose.com
info@tulsiandrose.com
IG y FB @tulsiandrose

Te puede interesar: Los mejores 5 aceites que debes probar en tu cocina

Los productos han sido elegidos por nuestros editores sin intervención de anunciantes o fabricantes para dar la mejor información de compra para nuestros lectores. La Opinión participa de programas de afiliados y en algún caso podría recibir una comisión por venta de productos.