Cómo tomar las semillas de moringa para adelgazar

Las semillas de moringa también tienen propiedades para la limpieza del organismo, efectos laxantes, aceleración del metabolismo, reducción del apetito y la transformación de los alimentos en energía

Las semillas de moringa tienen propiedades que ayudan a bajar de peso
Las semillas de moringa tienen propiedades que ayudan a bajar de peso
Foto: Amazon

La moringa, originaria de la región del Himalaya de India y cultivada en diversas partes del mundo, es reconocida por su grandes propiedades para la salud. Este árbol suele ser aprovechado en su totalidad, ya que su fruto, la semilla, raíz, corteza, hojas y ramas, aportan sustancias benéficas para el organismo, incluyendo cualidades para adelgazar.

Esta planta ayuda a proteger la piel y el cabello, así como al hígado; además, previene y trata el cáncer, diabetes, asma, anemia, molestias estomacales, depresión, ansiedad y fatiga. También ayuda a que los huesos sean más sanos gracias a su alto nivel de calcio, de acuerdo con el Medical News Today.

Una investigación de University of Ottawa señaló que las semillas de moringa también tienen propiedades para la limpieza del organismo, efectos laxantes, aceleración del metabolismo, reducción del apetito y la transformación de los alimentos en energía. Esto se debe a su alto contenido en nutrientes, como calcio, fósforo, hierro, vitamina A y yodo.

¿Cómo consumir las semillas de moringa?

Una de las formas de consumirlas para bajar algunos kilos es pelar las semillas hasta dejar su centro blanco al descubierto. Luego, se pueden tomar como cápsulas o en la comida como guisantes.

También puedes consumir el té, tanto de las semillas como de las hojas. Para ello, se pone una taza de agua al fuego y cuando esté a punto de ebullición se añaden tres cucharaditas de hojas secas, se retira del fuego, se deja reposar durante cinco minutos. Luego se cuela.

Se pueden consumir en cualquier momento del día ya que no tiene cafeína ni estimulantes. Sin embargo, los expertos recomiendan no excederse en el consumo con la idea de adelgazar. Lo mejor es acompañar su ingesta con una dieta balanceada y alguna actividad física para obtener resultados.

No es recomendable consumirla por un periodo que supera las dos o tres semanas, ya que pueden generar efectos secundarios como diarreas, náuseas y vómitos.

Aquellas personas que padecen algún problema de tiroides deben abstenerse de su consumo,al igual que quienes sufran de inconvenientes renales o hepáticos.

Tomando en cuenta estas recomendaciones, a continuación te mostraremos algunas marcas de semillas de moringa que puedes comprar en Amazon.

1. Solo Therapy– Semillas orgánicas de Moringa

Se trata de un paquete que contiene unas 1000 semillas orgánicas de Moringa Olifera de alta calidad que se pueden utilizar para consumo y plantación. Las semillas de moringa provienen de granjas cultivadas orgánicamente de la India, por lo que son completamente seguras y saludables.

2. Gilead Herbals– Semillas orgánicas de Moringa

Cada paquete contiene aproximadamente 1000 semillas de moringa orgánicas de Gilead Herbals que son buenas tanto para plantar como para comer. Tienen un sabor sutil para disfrutarlas como aperitivos o como comer frutos secos alrededor de 5 a 10 semillas por vez, por la mañana o por la noche. Contienen 30% de proteína a base de plantas, y más de 90 vitaminas y minerales totalmente naturales. Se usan generalmente para perder peso, como apoyo digestivo, para una piel saludable, aumentan la energía, ayudan a dormir, y son antiinflamatorias.

3. MR NAHW– Semillas de moringa oleifera

Es un paquete con semillas de moringa naturales que tienen un alto contenido de vitaminas y minerales como hierro, carotenoides, quercetina, vitamina C, polifenoles, ácido clorogénico, entre otros, que proporcionan un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio. Se utilizan para tratar algunas enfermedades respiratorias, disminuir la ansiedad, pérdida de peso e incluso controlar la glucosa en sangre en diabéticos.

También te puede interesar: Bebidas con probióticos: cuáles son sus beneficios para la salud intestinal