Estos son los tés que ayudan a limpiar el hígado graso

Tratamientos naturales que ayudan al hígado graso.

Estos son los tés que ayudan a limpiar el hígado graso
Foto: Shutterstock

El hígado graso es aquel que tiene más grasa en las células que constituyen al hígado. Hay varios razones por lo que este puede suceder: desde sobrepeso, un consumo alto de bebidas azucaradas y carbohidratos, problemas intestinales, resistencia a la insulina y grasa en la zona abdominal. Tiene solución siempre y cuando sea atendida de manera pronta. Hay tés para aliviar el hígado graso y que pueden servirte como un complemento para tu tratamiento para hígado graso. 

1. Té de diente de león:  elimina la grasa del hígado

El té de diente de león es ideal para construir, depurar y favorecer el detox el hígado graso. Lo que hace es que puede contribuir a eliminar esa grasa de exceso que están en las células del hígado, asimismo ayuda a eliminar toxinas, cuidar el organismo del estrés oxidativo. El té de diente de león es un diurético y que puede reducir los niveles de azúcar en la sangre. 

Al consumir té de diente de león te ayudará a que te sientas más ligero. Esto es gracias por su gran contenido de fibra prebiótica, por lo que puede mejorar la digestión y eliminar lo que no necesitas.

2. Té de sábila: calma la acidez estomacal 

El té de sábila puede mejorar el funcionamiento del hígado graso, ayuda a que puedas absorber mejor los nutrientes y calmar la acidez estomacal e incluso las náuseas. La sábila para el hígado graso puede ayudar a prevenir que se almacene más grasa, previene el síndrome de intestino irritable o colitis, que en ocasiones se pueden desencadenar estos problemas. 

La sábila también la puedes consumir en forma embotellada, solo mira el contenido de azúcar y opta por el que tenga menos. Este es un té de sábila y nopal, su sabor puede ser muy fuerte, lo puedes combinar con un zumo de espinaca. 

3. Té de cúrcuma: elimina las toxinas y evita la inflamación

La cúrcuma puede evitar que haya daño hepático y ayuda a que no haya una inflamación severa, además que ayuda a eliminar las toxinas que pueden afectar el hígado graso. La cúrcuma actúa como un analgésico por lo que puede aliviar dolor. La cúrcuma también puede tratar el síndrome del intestino irritable. La cúrcuma la puedes encontrar en diferentes maneras ya sea, en cápsulas, polvo, té o en extracto. 

Cualquier opción, puede funcionar para mejorar el estado del hígado graso. La cúrcuma la puedes consumir a cualquier hora, no tiene cafeína o algún estimulante que afecte tu ciclo de sueño. 

También te puede interesar: ¿Granitos en la espalda? 3 exfoliantes que los eliminan y dejan suave tu piel