Los mejores consejos para bajar de peso si tienes más de 40 años

Se puede perder peso a cualquier edad, y hacerlo al mismo tiempo que optimizas tu bienestar en general.

Bajar de peso después de los 40 puede ser un desafío, pero estas sencillas estrategias te funcionarán si las sigues al pie de la letra.
Bajar de peso después de los 40 puede ser un desafío, pero estas sencillas estrategias te funcionarán si las sigues al pie de la letra.
Foto: Shutterstock

Llegar a los 40 tiene muchos beneficios, como la sabiduría ganada, mayor conciencia de uno mismo y confianza en sí mismo. Sin embargo, para muchas personas que llegan a esta edad es difícil acostumbrarse a algunos de los cambios físicos.

Un problema importante es un cambio descendente en el metabolismo, que puede hacer que el mantenimiento del peso sea más complicado y la pérdida de peso más desafiante. Pero, perder peso después de los 40 no es imposible. Se puede perder peso a cualquier edad, y hacerlo al mismo tiempo que optimizas el bienestar en general. Aquí te compartimos algunos consejos que te pueden funcionar si te sientes identificado o identificada con esta situación.

1. Date un capricho con chocolate negro:


Incorporar chocolate negro a tu alimentación ayuda a frenar los antojos de alimentos dulces y salados. El chocolate negro también puede ayudar a reducir el estrés, uno de los principales desencadenantes emocionales de la alimentación. Un estudio encontró que comer alrededor de una onza y media de chocolate negro al día durante dos semanas redujo los niveles de hormonas del estrés en voluntarios que se calificaron a sí mismos como altamente estresados.

Cinco cuadrados de chocolate amargo al 70% contienen menos de 250 calorías, pero proporcionan antioxidantes, fibra y magnesio, un mineral ligado a la relajación, que mejora del sueño y mejora del estado de ánimo.

2. Come muchos vegetales:


Comienza a incluir vegetales en tu alimentación primero, luego construye tus comidas alrededor de ellos. Se recomienda incluir al menos dos tazas en cada almuerzo y cena. Un mínimo de 4 tazas al día (piense en 4 porciones del tamaño de una pelota de tenis). Incluirlos te proporcionará nutrientes valiosos y te ofrecerá protección contra enfermedades. En adición, te ayudarán a regular los niveles de azúcar en sangre e insulina y apoyarán una digestión saludable, todo lo cual se suma a un control de peso sostenible.

La mayoría de las mujeres de más de 40 sobreestiman su ingesta de vegetales y, según organizaciones de la salud, solo el 9% de los adultos consumen la ingesta mínima recomendada de dos a tres tazas de vegetales por comida, por día.

3. Reduce, pero no elimines los carbohidratos:

Los carbohidratos son combustible y las fuentes de alimentos integrales, como la fruta fresca, los cereales integrales y las patatas, se combinan con vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Eliminar los carbohidratos priva completamente a su cuerpo de nutrientes importantes. Esto puede provocar efectos secundarios no deseados como estreñimiento, fatiga e irritabilidad.

Pero después de los 40 años, el requerimiento diario de carbohidratos puede disminuir. Muchas personas descubren que no pueden comer grandes porciones de carbohidratos sin aumentar de peso o sin luchar para perder peso. La mejor resolución es optimizar la calidad de los carbohidratos que consumes (por ejemplo, la calabaza sobre el pan procesado) y pensar en los carbohidratos como un complemento más pequeño de una comida, en lugar de la atracción principal.