¿Necesitas opciones saludables para sustituir la leche de vaca?

Hay opciones que puedes preparar en casa por ti misma...

Las leches de nueces son una buenísima opción. Son altas en nutrientes y minerales, y una buenísima opción para tu salud. Si ya te has sumergido en la búsqueda, de seguro has probado algunas entre la extensa variedad de leches de semillas o nueces que hay en el mercado. También es posible que si estás acostumbrada al sabor y la textura de la leche todavía no hagas click con ellas. Las leches que compras en el mercado son buenas cuando necesitas una opción rápida y accesible; pero es recomendable que te mantengas entre las que no tienen azúcares añadidas.

¿Sabías que puedes hacerlas en casa? No tiene que ser todos los días, pero de vez en cuando, creo que tu paladar te lo va a agradecer. Al hacerla en casa puedes controlar la textura que te gusta, el sabor, la dulzura, entre muchas otras cosas. Puedes experimentar más, añadiéndole especias o combinando sabores.

Así que aquí te dejo una receta base que puedes intentar con la mayoría de las nueces y semillas.

*Utiliza semillas crudas, sin tostar, endulzar o freír, así podrás sacarle más nutrientes 

INGREDIENTES Y PROCEDIMIENTO:

  • 1 taza de nueces remojadas durante la noche u 8 horas y enjuagadas (escoge entre: almendras, cashews, semillas de girasol, coco, etc.)
  • 3 a 4 tazas de agua filtrada (a más agua más líquida a menos agua más espesa)
  • Una pizca de sal
  • Endulzante natural (escoge entre dátiles, maple, miel o stevia)

Procedimiento:

Mezcla todos los ingredientes en la batidora y hasta que se vea espumosa y uniforme. Una vez lista, coloca una bolsita de nueces en un envase de mezclar grande:

 

También puedes usar una tela de hacer quesos como esta:

Trata que la tela sea de algodón sin blanquear para que te protejas de posibles contaminantes.

Exprime la bolsita o tela de hacer queso bien hasta que le saques la mayor cantidad de líquido. Una vez exprimido todo el contenido vierte la leche en un envase de cristal que selle bien como los marca Ball:

La leche vegetal te durará fresca en la nevera de 3 a 5 días. Experimenta añadiéndola al té o café, haciendo la avena de la mañana, tomándola fresquita o caliente y ¡Hasta cocinando con ella!

¡Salud!

 

Por: Mayra Ortiz-Nieves
Coach Holística de Salud Femenina
Maestra Certificada de Kundalini Yoga
Terapeuta de Masaje Licenciada
http://www.tulsiandrose.com
info@tulsiandrose.com
IG y FB @tulsiandrose