Con sus limitaciones, la cinta realiza un noble homenaje a The Beatles

“Dios bendiga a The Beatles“, sería un resumen muy acertado de los pensamientos que genera Yesterday, la nueva producción del afamado director Danny Boyle, pues inevitablemente el furor y adrenalina que genera en nuestros sentidos el escuchar alguna de las composiciones de este talentoso cuarteto de Liverpool, se traslada de manera cautivadora a la pantalla grande.

Yesterday nos invita a un mundo de ficción, a conocer de cerca la historia de Jack Malik (Himesh Patel), un cantautor británico que sueña con el éxito y la fama. Dentro de su vida cuenta con el apoyo incondicional de su querida amiga Ellie, una joven maestra que funge además como su representante. Luego de un día largo y tras un accidente en bicicleta, el frustrado Jack se da cuenta que ahora él es la única persona que puede recordar a The Beatles, por lo cual emprenderá un camino hacia la cima utilizando el increíble repertorio musical del icónico grupo, una acción que inevitablemente tendrá repercusiones en su vida personal.

https://www.youtube.com/watch?v=w5wLsfeP0Vc

Dentro de sus deficiencias, encontramos que la historia y el director son muy conscientes de lo inverosímil de su eje central, aunque utilizan la desaparición repentina de la famosa agrupación para generar complicidad hilarante entre el espectador y el protagonista (aunado a diversas referencias dentro de la cultura pop, con Harry Potter incluido), tornándose encantadora y energética por momentos. A esto le sumamos una insípida relación amorosa que sobre su final encuentra el único camino viable, la felicidad. Situación que a más de uno lo dejará con un extraño sabor de boca, aunque con la satisfacción pretendida por el realizador (aquí todo sale bien para Malik).

En el apartado musical, y como se ha visto reflejado dentro de la historia de la humanidad y más en especifico en la cinematografía de la última década, es vehículo excepcional para trasladar a la audiencia sobre un camino cimentado con nostalgia, pasión y carisma, provocando un sentimiento de satisfacción y alegría para quien lo vive. Aquí no es la excepción, y aunque se utilice de forma simple la discografía del famoso cuarteto, la chispa está ahí, sin importar el hecho de que las versiones que interprete Malik sean dignas de una noche de jueves en el karaoke local, pues la importancia que genera The Beatles, no pasa desapercibida (en más de una ocasión vas a corear las diversas icónicas canciones).

Generalizando, las actuaciones cumplen con su cometido y están a la altura de lo que el guión ofrece, teniendo por un lado a un Jack Malik, que con su interpretación cómica y ligera entrega a un personaje disfrutaba durante la duración de la producción, pero olvidable al momento de salir de la sala de cine. Por otro lado, Lily James nos regala a una carismática Ellie que le roba la cámara al protagonista y termina por enamorar a la audiencia con su simplicidad y transparencia. Aquí hacemos mención especial a la participación que tiene dentro de la película el famoso cantante Ed Sheeran, pues sus intervenciones, aunque son ríspidas, generan una sonrisa sincera en el público (por el contexto de su participación y sus celos mal logrados hacia Malik). El resto del elenco pasa sin pena ni gloria (ojo a una aparición muy especial que pondrá a gritar a más de uno).

Algo hay que tener muy en claro sobre Yesterday, pues aunque carece de un guión sostenible y sólido y de personajes entrañables, sabe perfectamente cuál es su cometido y lo consigue sin mayor problema; pues funciona a la perfección como una corta carta de amor hacia John Lennon, Ringo Star, Paul McCartney y George Harrison, The Beatles.

Recomendable.