Curiosidades sobre la carrera de Aubrey Plaza, la reina de los personajes extraños

Ojos grandes, humor seco, frases tan ingeniosas como incómodas y personajes excéntricos son quizá salgunos de los aspectos que mejor definan a Aubrey Plaza. Tengo una gran obsesión admiración por ella; las razones son demasiadas y no convertiré este pequeño artículo en un listado de numerosos volúmenes al respecto, sino que me limitaré a hablar de su trabajo en cine y televisión, buscando generar un espacio de reconocimiento para quien considero una actriz y/o comediante sin igual.

Nombrada tras la canción Aubrey de la banda Bread (sí, vayan a oírla mientras leen esto), Plaza comenzó a llamar la atención a partir de su icónico personaje en Parks and Recreation, April Ludgate el cual, por cierto, se dice no estaba considerado de inicio, pero que se decidió agregar luego de que la directora del reparto, Allison Jones, conociese a Aubrey y dijese a Michael Schur (genio de la comedia televisiva) que acababa de conocer a la chica más extraña de toda su vida y que debía agregarla al programa. Esto así nos concedió a uno de los personajes femeninos más inusuales y, sin duda, geniales en comedias televisivas.

Como April, Aubrey presentó a una chica sarcástica pero ingeniosa, que odia a la gente pero ama a los animales y haría cualquier cosa por quienes estime (así no se los demuestre en directo) y capaz de decir las cosas más inadecuadas y graciosas en cualquier momento. Sus interacciones con Andy Dwyer, personaje interpretado por Chris Pratt, son un asunto aparte, volviéndoles una de las parejas favoritas de muchos programas de televisión.

Esta es una pareja perfecta que van de comer chili en platillos de frisbee a organizar un concierto para la mejora de la ciudad, y cuyos alter egos Bert Macklin y Janet Snakehole, darían contenido para su propia película. Todo esto, aunado a una actuación que se siente tan natural que a muchos ha hecho pensar que Aubrey es así en la realidad, volvieron a April Ludgate uno de los personajes favoritos en el programa. ¿Cómo no amarla?

Sin embargo, pese a su perfecta interpretación de April, Aubrey, se dice, dista de ser como ella en la realidad, asemejándole más a Leslie Knope (protagonista de la serie interpretada por Amy Poehler). ¿Es Aubrey una combinación de April y Leslie? Quizá. Da en qué pensar…

Pero bueno, la cuestión es que hay pocos personajes que sean capaces de equipararse a April Ludgate (especialmente antes de ella); y de la misma forma, hay pocas personas que puedan equipararse a Aubrey Plaza.

Siguiendo ese humor seco, incómodo o excéntrico, Plaza logró hacerse de algunos papeles menores en películas de comedia que van desde Funny People de Judd Apatow, hasta Scott Pilgrim vs The World de Edgar Wright, entre varias otras producciones pequeñas que, de una forma u otra, lograsen aprovechar su potencial humorístico.

No fue hasta la cinta independiente de Colin Trevorrow titulada Safety Not Guaranteed que Plaza obtuvo finalmente un papel protagónico que le permitiese además explorar su humor y talento en una historia que, aunque excéntrica, incursionase más en el drama. Como Darius Britt, Plaza entregó una actuación sensible, aún dentro del rango de personajes extraños o incómodos, pero bastante humanos.

A esto seguiría entonces, entre diversas producciones con papeles secundarios o de voz, la comedia sexual The To Do List (una de las primeras, diría, en explorar una trama así desde la perspectiva femenina) y la poco reconocida Life After Beth, excéntrica comedia de zombies dirigida por su novio, Jeff Baena – y en la cual interpreta a una zombie que no sabe lo que es, tratando interactuar con su novio y los demás como si nada.

No dejando de lado lo dramático, participó entonces en la comedia-drama About Alex y la película que no logró encontrar en ningún lado, Ned Rifle. Punto curioso de Ned Rifle: es la tercera parte de una trilogía comenzada por el director independiente Hal Hartley y la cual ha desarrollado con el mismo reparto a través de años.

Así, luego de hacer la voz de Grumpy Cat en la película navideña de tal reconocido personaje de la Internet y de aparecer en un par de películas que van desde lo indie (Addicted to Fresno) a lo comercial (Mike and Dave Need Wedding Dates), para 2017 protagonizó dos de sus mejores películas: la sucia e ingeniosa The Little Hours y la comedia negra sobre la era del Instagram, Ingrid Goes West.

En The Little Hours volvió a colaborar con Baena por tercera ocasión (por ahí antes estuvo Joshy, en la que tiene un papel muy pequeño), interpretando esta vez a una monja que practica brujería – y la cual la puso a lado de Alison Brie y Kate Micucci (otras dos actrices a destacar) y un reparto de soporte que incluye a Dave Franco, John C. Reilly, Molly Shannon, Paul Reiser y Fred Armisen, entre otros. Aunque muchos han interpretado la película como una sobre “monjas hablando sucio”, la verdad es que se basa en El Decamerón de Passolini, logrando un homenaje y parodia realmente ingenioso y divertido.

Por otro lado, Ingrid Goes West dio a Plaza uno de sus mejores papeles, tan extraño como sensible, como una chica inestable que se obsesiona con una celebridad de Instagram y se dispone a cualquier cosa con tal de ser su amiga. Una comedia negra que explora bien la insensatez, el vacío y el daño psicológico de las redes sociales, creo que es la mejor actuación de Plaza en una película. A lado de Elizabeth Olsen, brilla con un personaje tanto inquietante como sensible.

Mas es de destacar otro gran papel que tuvo Plaza en 2017, nuevamente en televisión, con la serie Legion. ¡Ufff! ¿Qué no decir de este programa? Es como ver a los X-Men dirigidos por David Lynch y Pink Floyd. Es tan extraño, complejo y visualmente magnífico que no hay absolutamente nada que se le equipare en televisión. Y pese a esto, y a un reparto que realmente se luce (Dan Stevens, caray), Plaza vuelve a ser uno de los mejores aspectos del programa.

Como la antagonista Lenny Busker, Plaza entrega su actuación más psicópata y que demuestra a la perfección su versatilidad. Lenny, la “amiga” de David Haller, se podría describir básicamente como una montaña rusa de locura que ningún otro villano en películas o series de superhéroes es capaz de equiparar. Cabe mencionar también que este papel se tenía pensado originalmente para un hombre de cuarenta años… y lo cual no se modificó para Plaza, sino que ella lo adecuó a su manera. En verdad, así no les gusten los superhéroes, esta serie es absolutamente otra cosa.

Tras esto, Plaza protagonizó la extraña comedia An Evening with Beverly Luff Linn, la cual no he podido ver porque es bastante difícil de localizar; y luego el remake de la serie de terror de Child’s Play (Chucky), en la cual si bien no apareció tanto como quisiese, ayudó a volver la película más divertida.

Ayudante sarcástica en una dependencia gubernamental, pasante en una revista que investiga a un supuesto viajero del tiempo, inexperta sexual buscando hacerse de toda la experiencia posible cuanto antes, chica zombi, monja que practica brujería, acosadora de celebridades de Instagram, villana mutante y enemiga de Chucky, Aubrey Plaza ha demostrado una gran versatilidad de personajes extraños e incómodos como los que nadie más.

Ni hombre, ni mujer, no hay nadie en su generación con esa capacidad de interpretar personajes inusuales, psicópatas o sensibles, con tal entrega; y me atrevería a decir que su nombre implica ya un tipo de personalidad por su cuenta – aunque uno que solo ella es capaz de realizar. Merece sin duda más atención del público.