El corredor escarlata tiene una deuda contigo y te explicamos el porqué – The Flash

El corredor escarlata tiene una deuda contigo y te explicamos el porqué – The Flash

Hoy 9 de Octubre llega a nosotros la quinta temporada de The Flash. La serie que, allá por el 2014, se ganaba los corazones de todos los fans, ha perdido un poco de su buena fortuna y deberá empezar a reconstruir el romance con sus televidentes.

Si cuando empezó The Flash me hubieran dicho que, tan pocas temporadas después, iba a tener ganas de que termine para siempre, probablemente no les hubiera creído. En un comienzo, la serie que lo puso a Grant Gustin dentro del traje del velocista de Central City, tenía todo lo que queríamos: acción como su hermana mayor, Arrow, pero sin una trama tan oscura y asfixiante como ella. The Flash era una serie divertida, con referencias a la cultura pop, y una gama de villanos mucho más entretenida que su contrapartida de Oliver Queen

Si bien durante dos temporadas esto fue explotado correctamente, a partir de la tercera llegó la debacle.

La focalización innecesaria en un personaje pobremente construido como Iris West, el melodrama que eso conllevó y una selección muy pobre de villanos hicieron que la serie que tanto queríamos se viniera a pique. 

La mayoría de nosotros esperábamos que, luego de la tercera temporada, con Savitar como el villano y la obsesión por rescatar a un personaje por el que nadie se preocupa (a cuesta, encima, de matar a otro que sí queríamos), hubiera sido una suerte de llamado de atención para escritores y productores y, con la cuarta temporada, todos estos errores quedaran zanjados. ¡Qué ilusos! Si Savitar fue un mal villano, nos faltaba ver todavía a Clifford DeVoe

La cuarta temporada de The Flash, a la que todos entramos con dudas, terminó siendo aún peor que la anterior. Ninguno de los errores anteriores fueron solucionados: Iris siguió al mando del Team Flash (sin ninguna calificación ni explicación lógica), Barry continuó tomando malas decisiones y el villano fue tan obvio que en pocos capítulos ya sabíamos cuál sería su destino y cuáles sus puntos débiles.

DeVoe nos desilusionó a varios: con The Thinker esperábamos un villano sagaz, cruel, y sin embargo sólo nos encontramos con una repetición, episodio tras episodio, del mismo plan de recolectar metahumanos al que, misteriosamente, Barry siempre llegaba tarde. Para colmo de males, desde un primer momento, fue evidente que DeVoe era tan perverso que los suyos serían quienes terminaran traicionándolo, en especial su amada esposa Marlize. Y, como si fuera a pedido, sucedió exactamente así: Marlize fue la pieza clave para derrotar a un villano que nos dormía con sus monólogos y que aterrorizaba bastante poco.

Tal vez el mejor momento de la cuarta temporada se dio en el crossover. El mega- evento televisivo que The CW puso a disposición, cruzando sus cuatro shows de superhéroes (Arrow, Supergirl, Legends Of Tomorrow y The Flash), nos mostró la boda West-Allen, interrumpida por la presencia de villanos de otra Tierra, la Tierra X. El detalle: en esa boda, nos muestran a una torpísima camarera que felicita a Barry, de forma poco sutil, indicándonos que probablemente sería retomada más adelante. 

Así fue, poco a poco, esa camarera comenzó a cruzarse con todos los personajes de The Flash en su cuarta temporada y las sospechas se transformaron en certezas: se trataba de la hija de Barry e Iris, Dawn Allen. Demorado hasta el hartazgo del último episodio de la temporada, en lugar de sorprendernos con un nuevo personaje, los escritores de The Flash confirmaron nuestras sospechas e intentaron shockearnos con algo que realmente resultó muy ingenuo: un mínimo cambio de nombre. Si bien la hija de Iris y Barry en los cómics se llama Dawn, en la serie pasó a llamarse Nora

La llegada de Nora, anticipada hasta el hartazgo (para los memoriosos: lo primero que dice Barry al salir de la Speed Force en el primer episodio de la cuarta temporada es “Nora shouldn’t be here“), y develada recién en el último episodio, transformándola en el punto clave para derrotar a DeVoe, será probablemente uno de los grandes arcos argumentales de la quinta temporada. Si Jessica Parker Kennedy estará a la altura de las circunstancias, deberemos verlo con el correr de los episodios. Lo que sabemos hasta ahora es que hay un viaje en el tiempo involucrado, así que podemos esperar algunas transformaciones en la historia.

Por el lado del villano, llegará a nosotros Cicada. Interpretado por el Chris Klein, Cicada es un villano que promete: tiene enormes poderes, dagas en forma de rayo y viene por The Flash

El gran misterio es si la quinta temporada logrará reconquistar a un fandom que está, cada vez más, con un pie afuera de la historia. Sin embargo, algo podemos anticipar: por fin veremos el mítico anillo de The Flash. Nora se lo trae a su padre, con un traje nuevo, que también hizo bastante ruido antes de ser develado completamente por Grant Gustin.

El corredor escarlata está en deuda con sus fans. ¿Logrará ponerse al día con ellos?