La Batalla de Winterfell vs la Batalla del Abismo de Helm: diferencias y similitudes – Game of Thrones

Hasta el día de ayer El Señor de los Anillos tenía el récord de la batalla más larga tanto en cine como en la televisión, pero eso fue hasta que llegó The Long Night y nos regaló una hora de pura acción. En la previa de esta guerra, creadores, actores, productores y demás personas relacionadas a Game of Thrones compararon a estas dos batallas, diciendo que la de GOT iba a ser mucho más larga y épica, pero ¿realmente cumplieron esa promesa? Veamos cómo se manejó cada producción.

 

Diferencias

1. Lo sobrenatural

Mientras en El Señor de las anillos tenemos un enfrentamiento entre los hombres y los orcos, sin ningún tipo de magia en el medio, en Game of Thrones tuvimos a Melisandre, dragones, tormentas de nieve, Bran, y muchas cosas más.

En Helm, decidieron apostar a la batalla cuerpo a cuerpo, sin recurrir a la magia de Saruman o Gandalf, sólo al final, cuando los árboles matan a los orcos. En GOT tuvimos eso y también mucha magia de la mano de Melisandre haciendo crecer el fuego, el Night King reviviendo a los muertos y, por supuesto, tres dragones peleando en el cielo.

2. La sangre

Mientras Game of Thrones apuesta por una batalla sangrienta, donde vemos claramente cómo la sangre salpica y baña a los soldados, en El Señor de los Anillos no. Las muertes son múltiples en ambos casos, claro, pero en Helm no vemos un chorro de sangre saliendo de la boca, el estómago o el cuello de alguien. En Game of Thrones sí. Es una diferencia lógica teniendo en cuenta el tono de cada producción.

3. Las muertes

Aquí no nos referimos a las muertes de los soldados, pues es imposible contabilizarlas, pero el fallecimiento de los personajes importantes son tratados de diferentes maneras.

En Lord of the Rings solo muere uno y la escena es olvidada rápidamente; en GOT los decesos son varios:  a algunos se les dedica más tiempo y a otros no tanto, cosa que es totalmente entendible porque de otra manera se hace un capítulo de dos horas.

Además, en Helm, nunca sentimos que Aragorn, Legolas, Gandalf o Gimli podían morir. En Winterfell nos pasamos una hora y media comiéndonos las uñas porque cualquiera podía ser asesinado en cualquier momento. Jon, Daenerys, Sansa, Tyrion y Arya, por nombrar algunos, fueron salvados a último momento.

4. La musicalización y el humor

Soo una línea de “comic relief” nos dieron los creadores de Game of Thrones, que es cuando Sansa le dice a Tyrion que es el mejor de los Lannister y él responde que eso es algo terrible. Luego, fue todo acción, violencia, sangre, muertes y tensión.

Del otro lado, del de El Señor de los Anillos, tenemos algo muy diferente, con Legolas y Gimli teniendo varios momentos donde nos sacaban una risa. Desde el principio, donde hacen chistes antes de que comience la batalla, hasta el final donde cada uno cuenta cuantos orcos mató.

Por otra parte, en cuanto a la música, la serie de HBO apostó más por el sonido ambiente, aunque en varios pasajes utilizó la música para que ayude a ciertas escenas. En la película, el sonido ambiente solo se utiliza momentos antes de que empiece la guerra, de ahí en adelante la música va cambiando de acuerdo a cómo se da la batalla.

Similitudes

1. Los enemigos

Ambos son brutales, claro, pero hay un detalle más a tener en cuenta: también son inteligentes, y el plan de batalla de ellos termina siendo mejor al de nuestros queridos personajes. Eso los obliga a emprender la retirada.

Mientras en Helm los Orcos detonan una parte del muro y un grupo de ellos ataca por el costado para sorprender, en Winterfell los muertos esperan a que las trincheras se terminen de quemar para poder pasar a la fortaleza y empezar a atacar.

Inteligencia militar pura.

2. Los lugares

Dejando de lado la batalla de los dragones, el enfrentamiento entre ambos bandos fue bastante similar, combatiendo en prácticamente los mismos lugares implementado soluciones parecidas.

Ambas batallas comienzan en las afueras de la fortaleza, con los arqueros disparando a los enemigos; luego pasamos a los muros, donde los Orcos y los muertos tratan de escalarlos, mientras nuestros héroes los están esperando arriba y los van bajando; y por último, los castillos, los buenos deben recurrir a retirarse y se ven obligados a combatir dentro de sus Casas porque fueron superados en número.

3. Los planos

Sería muy difícil que guerras tan masivas sean filmadas de manera muy diferente. En ambos casos vemos planos aéreos que nos ayudan a ver la verdadera dimensión de cada ejército, un zoom a la cara de los protagonistas cuando hay una escena de tensión o alguien se encuentra muy nervioso y mucho más protagonismo de los humanos que de los Orcos / Caminantes Blancos.

Obviamente, en The Long Night, la pelea entre los dragones no tiene comparación con lo que sucede en Helm, pero si nos centramos solo en la guerra cuerpo a cuerpo, encontraremos varias similitudes.