La misteriosa y terrorífica nueva serie que rinde honor al universo literario de King – Castle Rock

Con tan solo tres episodios emitidos, ya podemos afirmar que la nueva serie de Hulu es la gran candidata a consagrarse como una de las ficciones más brillantes del año. El extraño universo de Castle Rock acaba de desembarcar en la plataforma de streaming y los amantes del género no podrían estar más satisfechos.

La ciudad ficticia de Maine que ha servido de escenario para historias como Cujo, La Zona Muerta o The Body, vuelve a cobrar vida en esta intrigante y perturbadora ficción que homenajea la bibliografía del indiscutido Rey del Terror, Stephen King.

Acompáñanos a recorrer los oscuros caminos de este pueblo tan misterioso como familiar.

Todo comienza con el extraño suicidio del antiguo alcalde la prisión estatal de Shawshank (si, aquella que pudimos ver en The Shawshank Redemption, el exitoso filme de 1994). Un día antes de jubilarse, Dale Lacy (Terry O’Quinn de Lost), decide acabar con su vida de la forma más violenta y repentina. Cuando la nueva jefa de Shawshank llega a la ciudad, se encuentra con que Lacy ha decidido dejarles un no tan agradable regalo a sus sucesores. En lo profundo de la cárcel, uno de los oficiales descubre a un joven misterioso encerrado en una jaula.

Este joven sin nombre (interpretado por Bill Skarsgård de IT), resulta toda una incógnita. Su fotografía no aparece en los listados de los presidiarios y sus huellas dactilares no coinciden con el de ningún habitante del pueblo. Como si fuera poco, el desorientado hombre tampoco parece poder emitir palabra alguna. Luego de innumerables intentos por lograr que hable, finalmente el joven expresa sus únicas tres palabras: Henry Matthew Deaver.

Henry Daver (André Holland) es un abogado penalista y antiguo habitante del pueblo que hace años decidió marcharse y rehacer su vida en Texas. Además de la mala fama cosechada por ser un reconocido defensor de presuntos asesinos, Henry lleva a cuestas un oscuro pasado. Cuando apenas era un niño, él y su padre adoptivo desaparecieron en el bosque de Castle Rock, situación que desemboco en una extensa investigación policial. Mientras que a su padre lo encontraron congelado y casi sin vida en el lago, Henry fue hallado tiempo más tarde en el mismo lugar, sin ninguna secuela y declarando no recordar nada de lo sucedido. Desde entonces, todos en la pequeña ciudad creen que Henry engañó y asesinó a su padre.

Cuando Daver recibe una llamada anónima desde la cárcel, el abogado resuelve volver a su ciudad natal para investigar la identidad de aquel sujeto que solo puede repetir su nombre. Allí lo esperará su madre, Ruth Daver (Sissy Spacek, nuestra eterna Carrie), quien padece demencial senil y ahora vive junto al ex sheriff Alan Pangborn (Scott Glenn), el hombre que lo rescató de pequeño.

La serie retrata la decadencia de aquella fría ciudad cuyo único motor económico está centrado en la corrupta y brutal prisión. Luego de que los grandes locales comerciales se marcharan, Castle Rock ha permanecido como una localidad fantasma, rodeada de bares de mala muerte, perros rabiosos, traficantes y adultos traumatizados por los recuerdos familiares.

A medida que avanza la historia, esta especie de pueblo maldito va revelando los oscuros secretos de los habitantes. Uno de los personajes más interesantes es el de Molly Strand (Melanie Lynskey) la antigua vecina de Henry y dueña del único negocio de bienes raíces de todo Castle Rock. Esta atormentada mujer vive consumiendo pastillas, que consigue de forma ilegal, con el fin de apaciguar unas extrañas voces que solo ella puede escuchar. Desde muy pequeña, Molly esconde una poderosa habilidad (¿un resplandor?), que le permite escuchar y percibir las mismas sensaciones que Henry.

Además de una atmósfera espeluznante y cercana a las adaptaciones de los ochenta, la serie producida por J.J. Abrams (Lost) y escrita por el mismísimo King, presenta incontables guiños y homenajes que todo buen fanático sabrá interpretar. De hecho, el personaje de la joven Jane Levy lleva el nombre de Jackie Torrance y, según lo que pudimos saber de boca de la actriz, parece ser que está aún  más relacionado con la familia de El Resplandor de lo que imaginamos.

Sin duda, las actuaciones son el punto fuerte de la historia y el hecho de contar con artistas reconocidos del universo King la hacen mucho más atractiva. El personaje dócil y misterioso de Skarsgård demuestra que el actor sabe jugar muy bien con la dicotomía de ángel o demonio, inquietando a los espectadores y manteniéndolos a la espera de alguna reacción bestial.

Atrapante y perturbadora, Castle Rock es la serie de terror que estábamos necesitando. Un excelente tejido de historias que explotan los temores más universales y que fascinará tanto a los seguidores de King como a quienes recién comiencen a iniciarse en este encantador mundo de pesadillas.