La nueva serie de misterio española en Netflix es correcta – Alta Mar

¿Quién puede decirle que no a una serie de misterio con asesinato como eje incluido? Pocos, muy pocos. En mi caso, es uno de los géneros que más me gustan. Por eso, y porque es española, dado que las producciones ibéricas están en alza, celebré que Netflix invierta en Alta Mar

Pero, ¿vale la pena? Veamos.

Eva y Carolina, dos hermanas que se conducen al muelle para embarcarse en un lujoso barco que se dirige a Brasil desde España, se topan con una joven llamada Luisa, que dice estar huyendo de su esposo abusivo. Al esconderla entre sus pertenencias, las mencionadas hermanas se encuentran en el centro de un gran misterio: Luisa cae desde el camarote al agua a altas horas de la noche, presuntamente muerta. A medida que pasan los episodios salen a la luz más revelaciones, incluida una confesión falsa, secretos familiares y rostros que hacen eco en el pasado y en el presente. Punto a favor: su trama de múltiples capas, con suficientes giros y vueltas para que valga la pena la inversión de tiempo.

Ok, el reparto es muy amplio (gracias Netflix por darnos la posibilidad de ver nuevamente en pantalla a José Sacristán)y puede ser difícil discernir quiénes son todos al principio, pero a medida que avanzan los episodios esto se vuelve más fácil, sobre todo porque lo que se esclarece en la trama también la mete aún más en un fondo oscuro de tretas varias.

Punto en contra: hay una buena cantidad de relleno en forma de subtramas románticas, humorísticas muy tiradas de los pelos y tonos melodramáticos exagerados y bien propios de los países de raíces latinos, cosa que hace que la trama se vuelva un tanto fuera de los tiempos que corren, faltándole así dinamismo, cosa que la lleva a emparejarse con aquellas tiras diarias que en nuestros países abundan. Pero esto forma parte de un pequeño grupo de piedras que son fáciles de sortear. 

Cuando se trata de la historia, hay tantos giros y vueltas que a veces es difícil hacer un seguimiento: pistas falsas y personajes con motivaciones variadas se combinan para crear un misterio que es casi imposible de adivinar en un principio. Y eso sí que es un punto a favor, más allá que luego se simplifique todo a medida que se resuelven la mayoría de los misterios, los mismos que nacen una y otra vez de los cliffhangers entre episodios.

Por otro lado, tenemos el tema de la producción. También, con un estilo de TV de cable regular, Alta Mar peca mucho de los escenarios, dejando mucho que desear al ser un trabajo para el gigante del streaming: el contraste es MUY fuerte entre lo tomado por la cámara y lo animado por computadora (la escena del buque en la tormenta es un dolor de ojos tremendo). Una verdadera lástima. Pero todo es solucionado por el constante ir y venir del misterio: una de cal y otra de arena.

Repetimos: muchas veces el romance inentendible mueve los hilos, hay demasiados cliffhangers innecesarios entre los episodios, y el decorado / CGI deja mucho que desear, pero la trama es correcta. Alta Mar es una serie de misterio que roza lo clásico, y muchas veces necesitamos de la normalidad para poder apreciar cosas más rebuscadas. 

Correcta y recomendable para verla de una sentada.