La quinta temporada nos recuerda por qué amamos a Thomas Shelby – Peaky Blinders

Después de esperar casi dos años completos para los nuevos episodios de Peaky Blinders, Steven Knight, creador de la serie, nos ha entregado una temporada que se disfruta no solo por su bellísima fotografía y excelentes actuaciones, sino por un complejo desarrollo del personaje principal.

ATENCIÓN: SPOILERS DELANTE.

https://www.youtube.com/watch?v=ZHZG6UArE3I

Gracias a su ambición, Tommy Shelby logra meterse a la política como miembro del partido laborista en Birmingham, representando a la clase trabajadora. Pero este ascenso es acompañado por paranoia, falta de sueño, alucinaciones con su esposa muerta Grace y deseos suicidas.

Con tanto poder, Tommy presiente que alguien lo querrá derrumbar, y no duda en señalar a su primo Michael como el posible traidor, después de que pierde el dinero de la familia en Nueva York. Esta falta de confianza es el perfecto empuje para que Michael se revele por completo hacia el final de la temporada.

Por otro lado, Tommy cree que es su deber detener al político fascista Oswald Mosley por su discurso xenófobo y racista que podría iniciar una nueva guerra. Sin embargo, no todo sale como él espera y descubre que no tiene el control sobre todas las cosas (y personas). Después de todo “aún no es un Dios” y, aunque está por encima de todas las leyes, su plan no es lo suficientemente fuerte para detener la ruptura de su familia y el levantamiento de esta nueva ideología política.

Los encuadres y actuaciones, la belleza de la serie

Esta quinta temporada además nos sorprende con una sublime fotografía y edición. Cada encuadre, cada símbolo, nos entrega un sinfín de emociones. Arthur machacando al amigo de Linda en un cuarto donde entra una luz por la ventana, pero que lo mantiene en las penumbras. Tommy sumergiéndose en el campo, rodeado de neblina, mientras ve al fantasma de Grace, quien le pide unírsele en el más allá… SUBLIME.

Sin lugar a dudas, Cillian Murphy es el que se lleva todas las palmas por su excelente actuación. Realmente, con sus gestos, podemos sentir las emociones de Shelby. Pero tampoco podemos dejar atrás a Sam Claflin, quien se luce en el quinto episodio con un discurso que nos pone la piel de gallina.

Siempre existe un pero…

A pesar de todo lo anterior, encontramos dos puntos desfavorables para la serie en esta temporada. En primer lugar, el regreso de Alfie Solomons cuando se había dado por muerto en la temporada pasada. Sí, es un personaje al que le tenemos cariño, pero su aparición es inverosímil, y vuelve predecible la trama (recordemos la falsa muerte de Arthur la temporada pasada).

También se volvió un problema el número de episodios, pues a diferencia de las temporadas pasadas, la nueva entrega se siente inconclusa. Parece que no se ha resuelto del todo las subtramas planteadas. Afortunadamente, se sabe que habrá una sexta (y séptima) temporada que podrá dar un cierre debido a la historia.

En resumen

Aun con unos cuantos tropiezos, la quinta temporada de Peaky Blinders logra defenderse con sus excelentes actuaciones, cinematografía impecable y un complejo desarrollo del personaje principal que nos hace preguntarnos ¿hasta dónde será capaz de llegar Tommy por ambición de poder, sin tener que pagar terribles consecuencias por ello?