Las diferencias entre la serie y cómic no dejan para nada mal parado al show – The Umbrella Academy

Hay muchas cosas que se pueden decir de la nueva serie basada en un cómic que nos presentó Netflix la semana pasada… Estamos hablando de The Umbrella Academy y no podemos negar que nos tiene a todos más que emocionados.

Si bien el fandom del cómic es muy grande y muy exigente, creemos que la mayoría está de acuerdo en que se le está haciendo justicia a la obra escrita por Gerard Way e ilustrada por Gabriel Bá.

Como bien sabemos, siempre que se hace una adaptación a la televisión de algo escrito es muy complicado que todo sea exactamente igual ya que el impacto necesita ser diferente. En el caso de The Umbrella Academy hemos encontrado varias diferencias relacionadas con el cómic pero que sin lugar a dudas resultan muy gratas ya que en conjunto logran crear una atmósfera única aunada a una estética que consideramos va muy de acuerdo a lo que nos presenta la novela gráfica.

La idea que nos plantea en primer plano el cómic es que alrededor del mundo, el mismo día y a la misma hora, nacieron niños cuyas madres no tenían ningún signo de estar embarazadas. Esto es un poco fuera de la realidad y no hay manera alguna en que eso pueda cambiar, pero lo que sí logran hacer en la serie es  adaptar muchas de las ideas locas que plasma Way como las luchas con calamares alienígenas y poner a la Torre Eiffel como una nave espacial; todas estas ideas han sido cambiadas para hacer del show algo más realista.

Así mismo, muchos de esos cambios se han hecho en los poderes de los personajes siendo los más notables los de Allison y KlausEn el cómic, los mundos de Allison cambian a su voluntad mientras que en el show ella cambia las emociones de los demás a su voluntad. En el caso de Klaus, su poder ha sido simplificado un poco haciendo que solo se pueda comunicar con la muerte. Como bien sabemos en el cómic tiene poderes de telequinesis y si usa zapatos los pierde.

Por su parte Sir Reginald Hargreeves también es muy diferente. Way lo imaginó como un alienígena que ocupa el cuerpo de un hombre y no tiene amor alguno por nadie en este mundo. En contraste, nos encontramos en la serie a un Sir Reginald mucho más humano; incluso vemos varias escenas en las que nos deja claro que le preocupaban sus niños, pero no tenía la forma de expresarlo correctamente. En el cómic solo vemos cómo los juzga y los trata como una herramienta para conseguir algo más.

La historia de Vanya ha sido reescrita completamente. Por ejemplo, en Apocalyse Suite ella está bajo el poder de The Orchestra Verdammten, quienes planean destruir al mundo entero con una sola pieza musical; en la serie vemos cómo ella es manipulada por un solo hombre, Leonard Peabody. En ambos casos su viaje termina casi de la misma manera, teniendo un gran poder y tratando de acabar con el mundo al adoptar la identidad de White Violin.

Otro cambio significante tiene que ver con Number Five: en la serie vemos cómo está implicado en el asesinato de JFK, contrario al cómic de Dallas en el cual intenta salvarlo.

Por su parte, Hazel y Cha- Cha son personajes muy interesantes. En el cómic los vemos muy poco tiempo, y aunque logran destruir al planeta cuando roban un dispositivo nuclear, honestamente no son tan fuertes como los presenta la serie de Netflix: en el show podemos ver que son tan principales como todos los demás personajes; incluso Hazel tiene un romance que en el cómic jamás nos hubiéramos imaginado.

Por lo general los fans de los comics siempre queremos que las adaptaciones a la televisión o al cine sean lo más parecidas posibles al original; en este caso podemos decir que la serie sobrepasó al cómic. Creemos que esto es en parte gracias a que es una serie de 10 episodios en la cual los personajes se pueden desarrollar más y de cierta manera tienen más espacio, pero también es debido a que lograron unir elementos tanto de Apocalypse Suite como de Dallas en una sola narrativa.

Otro punto muy importante que debemos mencionar es que la serie de Netflix es menos fantasiosa que el cómic y eso de una manera muy extraña funciona a la perfección ya que sitúa a los personajes en un mundo más parecido al nuestro. Por ejemplo, el arco de Luther en particular es mucho más fuerte; el descubrir que Hargreeves lo envió a La Luna sin ningún propósito es más desconcertante, interesante e importante que las misiones que tiene en el cómic.

La fuerza de The Umbrella Academy recae en su caracterización, la decisión de reemplazar a Temps Aeternalis con The Commission y a la Orchestra Verdammten con Leonard Peabody crea una historia mucho más íntima. La relación de Vanya y Leonard es particularmente efectiva ya que ni siquiera los fans del cómic pueden deducir hacia dónde va la historia.

Primero vemos cómo Leonard es alguien bueno y el romance entre los dos es conmovedor, pero rápidamente se convierte en algo siniestro y muy abusivo. La relación entre Vanya y Allison es el centro emocional de la historia ya que las dos hermanas se reúnen, pero al final de alguna manera todo termina quebrándose. Algunas de las escenas que vemos entre ellas son salidas directamente del cómic solo que cobran vida de una manera increíble debido a las poderosas actuaciones de Ellen Page y Emmy Raver- Lampman.

Al final podemos decir que la primera temporada respetó al comic, pero sin lugar a dudas creemos que de haber una segunda temporada (todavía no se ha confirmado nada) va a ir mucho más allá de lo que sabemos y eso es lo que nos tiene emocionados porque no tenemos ninguna pista de lo que pueda pasar.

🙂

The Umbrella Academy es la serie que necesitas ver ya seas fan del cómic o no; es que si bien ha sido ganador de un premio Eisner y no podemos negar la magia de Way, el giro que Netflix le ha dado a la historia solo nos deja queriendo ver muchas temporadas más.