Las diferencias más notorias respecto de la película animada

En los últimos días, la versión live-action de Aladdin llegó a los más de mil millones de dólares en recaudación alrededor del mundo, lo que la convierte en uno de los clásicos más taquilleros de este año. A pesar de las críticas, el film dirigido por Guy Ritchie y protagonizado por, entre otros, Mena Massoud, Naomi Scott, Marwan Kenzari y Will Smith  se metió en el selecto grupo de producciones que recaudaron esta cifra y es solo la cuarta de 2019 en hacerlo.

Con eso en mente, veamos cuáles son las diferencias entre esta película y la de 1992, y cuánto afectaron estas modificaciones en la historia: 

1. Vestuario

La vestimenta de los personajes más importantes debió adaptarse para que Guy Ritchie pueda crear esta versión live action del clásico de DisneyEn el film de 2019 vemos a Aladdin usar una camisa debajo de su chaleco rojo, mientras que en la versión animada de los ’90 el protagonista portaba uno violeta y no tenía nada debajo de él. Por el lado de Jasmine, la princesa no utiliza un top celeste durante toda la película, sino que la vemos con varios atuendos mucho más largos y elegantes.

2. Personajes

Más allá de contar con los clásicos Aladdin, Jasmine, Jafar y el Genio, Guy Ritchie y compañía decidieron experimentar con nuevos personajes que no aparecieron en la versión animada. De esta forma Dalia, interpretada por Nasim Pedrad, y el príncipe Anders (Billy Magnussen) pudieron sumarse a esta peculiar aventura. Ambos son incorporaciones interesantes, ya que le dan al film un toque más humorístico. Pedrad como Magnussen cumplieron un gran trabajo destacándose en las limitadas escenas en las que aparecieron.

3. El Genio

A diferencia de la película original, en la versión live-action este personaje cobra mucho más protagonismo y eso se debe, en gran parte, a que lo interpreta Will Smith, el actor de más renombre dentro del elenco. Las escenas en las que el Genio aparece en la producción de 2019 son casi el doble en comparación a la versión animada. Pero eso no es todo: también nos cuentan más sobre su historia y descubrimos que tiene una esposa e hijos.

Smith apareció en todos los posters, entrevistas y videos relacionados a la película, así que lo anterior tiene mucho sentido. Además, creo que los creadores agregaron más datos sobre su historia para que, si el personaje se ganaba el amor de la audiencia, puedan hacer un spin off con él.

4. Jasmine

El personaje de la princesa es muchísimo más serio en la última versión de Disney. Los cambios de atuendo son solo superficiales, Jasmine es más inteligente, más audaz y está más interesada en cuestiones políticas y sociales. La canción de Jasmine refleja todas estas cosas que mencioné anteriormente y, además, la princesa también quiere el trono de su padre, cosa que no vimos en el film animado.

Por último, Jasmine también cuenta una historia sobre su madre y por qué usa el brazalete rosa, y eso es algo que sabemos desde un principio, a diferencia de la película de 1992.

5. Jafar

Este quizás sea el cambio más insignificante: Jafar y Aladdin se conocen de forma muy distinta en esta cinta de 2019.En la versión animada se cruzan porque el villano estaba persiguiendo a Jasmine en el mercado.

Además, Iago, el loro parlanchín que lleva en el hombro, aquí habla mucho menos. No obstante, todos sus comentarios sarcásticos son muy graciosos.